martes, 21 de febrero de 2017

Niños sacerdotófilos y la doble moral de la Iglesia

Imagen montaje tras las marchas del 20 de septiembre en México.
Un montaje sobre una fotografía dio mucho de que hablar en los últimos días. El pasado 10 de septiembre en México se realizó una multitudinaria marcha evangélica en la que los creyentes manifestaron su oposición al matrimonio igualitario. Una de las fotografías fue objeto de un intencional montaje en el que el texto original se cambió por: "Niños pecadores: Dejen ya de seducir a nuestros sacerdotes".

El mensaje que para muchas personas causó asombro, risas o incluso enojo, es a todas luces fuente de un par de reflexiones. Que compartiré en esta texto.

1. ¿Quien diría tal cosa?

En el mensaje cambiado se acusa a los niños de seducir a los sacerdotes católicos, lo que a todas luces parece absurdo y descarado. Habría algún prelado que dijera tal cosa? En verdad si. De hecho, el montaje a colación se inspiro en esto.

Fue en el 2007 cuando el obispo católico de Tenerife, Bernardo Álvarez en una entrevista al diario local La Opinión excusó así los escándalos de abuso sexual tan frecuentes y extendidos en la Iglesia Católica:
"Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan".
Además del anterior mensaje, la Diócesis de Cali en Colombia haría que este cartel montaje fuera su posición oficial tras una demanda por reparación a cuatro víctimas de uno de sus sacerdotes.

Hablando de los padres de los niños abusados por el sacerdote católico William Mazo, dice la Iglesia a la justicia:

"[L]a causa del daño es atribuible de manera exclusiva a las víctimas indirectas, quienes faltaron en su deber del cuidado, vigilancia, comunicación, protección" Más adelante dicen que "los padres serán siempre responsables del daño causado por las culpas o los delitos cometidos por sus hijos menores, y que conocidamente provengan de mala educación o hábitos viciosos que les han dejado adquirir"

Aparte de la defensa de la Iglesia Católica colombiana en el caso de reparación
por las violaciones de su sacerdote William Mazo.
Ver vídeo

2. ¿Dónde están los defensores de la familia?


Causa extrañeza que los católicos y evangélicos que se dicen ser los guardianes morales del país y de estar siempre en defensa de la familia no hayan dicho mayor cosa. La Iglesia Católica afirmó que pagar indemnizaciones a las víctimas era quitarle dinero que no tenía a todos los fieles católicos. Mientras que el youtuber de la derecha evangélica dijo que los llamados de una marcha de rechazo era cristianofobia y un acto mezquino.

Está visto que las iglesias consideran que el mundo de la moral se limita, erróneamente, a reconocer derechos la población LGBTI. Eso en verdad los lleva a mover esfuerzos, llenar calles,  presionar por destituir ministros de educación en Lima y Bogotá, inventarse documentos inexistentes, amalgamar una base electoral. Pero, cuando ya se ven casos reales y concretos en los que niños y familias son destrozados, deciden callar o considerarlos casos aislados.




Los familiares de las víctimas están citando a un plantón de apoyo para el próximo miércoles 1 de marzo en Cali frente a la Arquidiócesis de esa ciudad. De igual manera en Pereira y Bogotá se realizarán plantones de apoyo a los 11:45 a.m. en las respectivas Plazas de Bolivar de esas ciudades.
Ver evento en Facebook.


domingo, 19 de febrero de 2017

¿Por qué los ateos saben más sobre la Biblia que los religiosos?

Curiosamente la mayor parte de los ateos saben más de la Biblia que los católicos. Ha sido la lectura de sus textos, el análisis de sus contradicciones y la reflexión sobre la Biblia, lo que ha llevado a muchos a abandonar la religión.

Texto de Diego Baner, miembro de American Atheists.

Según el resultado de una reciente investigación llevada a cabo por el Grupo Barna, el número de personas escépticas y agnósticas en relación a las escrituras de la Biblia casi se ha duplicado, mientras que la gente que dice leer la Biblia ha disminuido.

Ya en el 2010 habíamos visto los resultados de una encuesta que llevó a cabo el Pew Research Center, en donde se refleja el poco conocimiento que tiene la mayoría de la gente religiosa en relación a las escrituras bíblicas. Los resultados de dicho estudio dieron al segmento ateo como el más conocedor y al segmento de católicos hispanos como el menos conocedor.

Sobre un total de 32 preguntas los ateos y agnósticos tuvieron un resultado de 20.9, mientras que los católicos hispanos tuvieron un pobre resultado de tan solo 11.6. Participaron en esta encuesta también personas de la religión judía (quienes salieron en segundo lugar luego de los ateos) y de todas la ramas del Cristianismo (Evangelistas, Mormones y Protestantes).

¿Se sorprende? Si usted es una persona creyente, le tengo una pregunta muy simple para formularle: ¿por qué usted cree en la Biblia si nunca se tomó la molestia de leerla completa?

Es una pregunta simple pero pareciera ser que la respuesta no es tan sencilla, aunque tengo curiosidad por saber qué piensa al respecto. Los estudios realizados en los últimos años, incluyendo los dos que mencioné anteriormente, demuestran que la gente que menos cree es la que posee una educación superior universitaria.


Es decir que podríamos decir que cuánto más uno sabe menos cree. Usted me dirá “pero yo conozco a un doctor que es religioso.” Por supuesto. No es esta una generalización, pero se da en la gran mayoría de los casos.

El viejo dicho “hay que ver para creer” no pareciera ser aplicado cuando hablamos sobre temas religiosos. Otro de los resultados de estos estudios nos demuestra que la gente de mayor edad es la que más cree, y la gente más joven (entre 18 y 29 años) es la que menos cree.

¿Podríamos entonces decir que es un asunto generacional? En parte sí, y tiene que ver con el acceso a la información que las nuevas generaciones tienen, frente a las viejas generaciones. Es seguramente difícil imaginar para mucha gente joven, que una persona de más de 50 años pasó su infancia y gran parte de su adolescencia sin haber conocido que cosa era la Internet, la TV a color, un fax o un teléfono celular.

Seguramente si toda esta tecnología y acceso a la información hubiera existido durante los años que se fundaron las religiones, las mismas no hubieran prosperado. Pero para llegar a la respuesta de por qué la gente cree en aquello que no lee, no necesitamos un software especial ni una computadora sofisticada, sino el uso de la razón y el sentido común.

Y para ello es necesario formular una pregunta fundamental: ¿por qué usted cree en Dios? Es una pregunta difícil y complicada. No va a encontrar la respuesta en la superficie sino en la profundidad. No me conteste “porque soy Cristiano”.

Esa respuesta es infantil y no posee ningún contenido explicatorio. Si su respuesta es “porque creo en la Biblia”, usted mismo se está engañando si nunca la leyó completa. Un sacerdote dominico-francés llamado Roland de Vaux, que fue un prestigioso arqueólogo e historiador, dirigió el equipo católico que inicialmente trabajó sobre los Rollos del Mar Muerto.

Al no encontrar evidencia sobre muchas de las escrituras dijo: “Si la fe histórica de Israel no tiene sus raíces en la historia, entonces es errónea y lo mismo ocurre con nuestra fe.”

Recordemos que el Nuevo Testamento está basado en el Antiguo Testamento. Tomemos por ejemplo el caso de la Madre Teresa de Calcuta, quien fue perdiendo su fe y su fe en Dios a lo largo de sus últimos años de vida.

En una carta remitida al reverendo Michael van der Peet tres meses antes de recibir un reconocimiento internacional, Teresa confesaba a su amigo: “Jesús tiene un fuerte amor por ti. ¿Pero por mí? Los silencios son demasiados. Miro y no veo. Escucho y no oigo. Te pido que reces por mí.

Ruégale que me eche una mano”. En otra de las misivas ante un problema personal afirma que “en mi propia alma siento un dolor terrible por esta pérdida. Siento que Dios no me quiere, que Dios no es Dios, y que él verdaderamente no existe.”

A Mark Twain, quien no tenía grandes simpatías por las religiones organizadas, se le atribuye la siguiente frase: “La cura para el Cristianismo es leer la Biblia”. Si bien esta frase es muy provocadora, contiene una gran verdad.

¿Cómo usted puede justificar creer en algo si nunca lo ha leído? Usted dirá “bueno... es que mis padres me dijeron que es así... y cuando fui a la escuela me enseñaron que era así...” Pero yo le estoy preguntando por qué cree. No le estoy preguntando quién le hizo creer.

Recuerdo la primera vez que decidí leer la Biblia completa, tuve una sensación extraña; cuando la abrí me dije: “ahora vamos a ver de que se trata todo esto.” Al terminar las dos primeras páginas de Génesis, me puse a pensar cómo hizo Dios para crear la luz en el primer día si el sol lo creó en el cuarto día y por qué dice que creó dos grandes luces - la luz más grande para gobernar durante el día, y la luz menor para gobernar durante la noche.

Evidentemente la Biblia se equivoca, porque la luna no tiene luz propia, sino que refleja la que recibe del sol. Y seguí leyendo la Biblia tomando nota sobre todos aquellos versículos que contenían errores y contradicciones.

Cuando llegué al libro del Éxodo, mi escepticismo no hizo más que seguir aumentando, sobre todo al leer el versículo 11 del capítulo 18, el cual reconoce la existencia de otros dioses”. Ahora conozco que Jehová es más grande que todos los dioses; porque en lo que se ensoberbecieron prevaleció contra ellos.”

Más de un lector estará pensando: “bueno, pero entonces es mejor no saber...porque si sé me da miedo.” El problema no es saber, el problema es el miedo a saber. Sin embargo aquellos que saben más pueden ver al mundo que los rodea con una mente mucho más abierta, con menos prejuicios y más libertad.

Un día le pregunté a un amigo mío que es muy católico y muy creyente, si él abandonaría su fe católica en caso que se probara que en realidad su creencia no es más que un invento de seres humanos y el contenido es mayormente falso. Su respuesta fue: no.

Tuve ganas de preguntarle por qué seguiría creyendo, pero preferí en aquel momento abandonar el tema ya que veía que su cara se iba transformando y su color también.

¿Por qué la gente religiosa se ofende si uno les cuestiona sus creencias con fundamentos válidos y manteniendo una actitud respetuosa? ¿No es ésta una debilidad de casi todas las religiones? ¿No es la inseguridad y el miedo las que disparan las reacciones violentas?

Cuando Galileo Galilei afirmó el sistema Copernicano diciendo que la Tierra giraba alrededor del Sol, fue la Iglesia Católica quien se opuso firmemente a esta teoría, y fue llevado a juicio por la Inquisición acusado de hereje y fue condenado a vivir bajo arresto domiciliario durante los últimos años de su vida. Pero Galileo tuvo razón. La curiosidad y el saber son una virtud y no merecen ser condenados por nadie sino todo lo contrario.

Entonces, ¿por qué no lee la Biblia completa?

sábado, 11 de febrero de 2017

Iglesia Católica culpa a madres por abusos de sus sacerdotes e intenta sobornar a abogados de las víctimas

Niños de barrios humildes de la ciudad de Cali, en el suroccidente de Colombia, fueron objeto de abuso sexual por un sacerdote católico. Ahora que el caso se ha conocido la Iglesia culpó a los familiares de "fungir de víctimas" e intentó sobornar al abogado de la contraparte.


El horror

Los menores de edad abusados vivían en el barrio Alfonso Bonilla Aragón, al oriente del Cali, en el que viven familias humildes en el que las madres trabajan en trabajos domésticos en casas de familia. Las madres confiaron en el sacerdote William Mazo, quien dijo que prepararía a los niños en la fe católica y como monaguillos. Dos de sus víctimas tenían 9 y 12 años de edad hace 8 años.

Mazo ejercía como clérigo del catolicismo en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria del barrio Alfonso Bonilla Aragón fue denunciado por los padres por abusar de los menores y pedirles su silencio a cambio de dinero y regalos.

La madre de dos de las víctimas le dijo a El Espectador que “recordar esto es muy horrible. El cura empezó con que él ayudaba a los niños para que fueran monaguillos y se los llevaba para que lo ayudaran en la eucaristía, formó una banda marcial para que no estuvieran en la calle, porque por acá se ve mucho niño en la calle mientras los padres trabajan”.


El descaro

Gran consternación causó la respuesta de la Iglesia Católica por la respuesta de su abogado en el caso de abuso sexual cometido por el clérigo William Mazo a cuatro menores de edad.

“(L)a conducta del señor Mazo Pérez no puede mirarse de manera aislada”, le dijo al juez 22 penal la Arquidiócesis de Cali “Hoy su despacho debe mirar si la participación de las hoy llamadas víctimas indirectas (padres, abuelas y tío) fue la más coherente al sentido común (…) y el juicio de reproche sobre si se hizo como familia lo que se tenía que hacer. ¿Se actuó con el sumo cuidado preventivo? O, por el contrario,“¿se fue laxo, permisivo, omisivo, abandonado y desinteresado y hoy concurren ante un juez para aprovechar un hecho dañino de un tercero y fungir como víctimas indirectas?”.

La Arquidiócesis de Cali repite así la fórmula que la Iglesia Católica ha repetido alrededor del mundo de acusar a los padres de querer lucrarse con las demandas y revictimizar a las víctimas.


Monseñor ofreció dinero a abogado de las víctimas

Según informó el abogado de las víctimas, José Elmer Montaña, el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, le ofreció pagarle sus honorarios con tal que abandonara el caso. Estas declaraciones fueron dadas a Blu Radio

“La segunda o tercera vez que hablé con él en la Arquidiócesis de Cali, Darío de Jesús Monsalve me propuso que la Iglesia me pagaba a mí los honorarios profesionales si yo renunciaba al caso. Cosa que no acepté”, denunció.

Agregó que el prelado le dijo que hacía la propuesta porque quería asumir directamente el hecho.

“Dígame cuáles son sus honorarios. Renuncie al tema y nosotros nos encargamos de las víctimas. Eso para mí fue irrespetuoso y le puso en manifiesto que eso era grosero y que era una falta gravísima a la ética”, enfatizó.

Dijo que, en ese sentido, Monsalve tiene un “doble discurso”.

“De dientes para fuera es una persona que envía un mensaje que lo posiciona como un pastor destacado en la Iglesia y en privado asume posiciones como estas: tratar de corromper el abogado de la contraparte”, indicó.

Precedentes

En otro triste caso colombiano, esta vez en el departamento del Tolima, la Corte Suprema de Justicia condenó a la Iglesia Católica a pagar una indemnización a las víctimas. En el caso del sacerdote Luis Enrique Duque Valencia la Corte declaró que:

“En los eventos de acceso carnal violento o acto sexual abusivo cometidos por sacerdotes, no hay duda de que el autor del delito es responsable penal y civilmente por su acción autónoma; pero puede suceder –y de hecho ocurrió en el caso que se analiza- que el clérigo haya actuado con ocasión de su ministerio, prevalido de su posición de figura pública y respetable, y aprovechando la confianza que los feligreses depositan en la reputación espiritual y moral de su pastor religioso, lo que hace a la diócesis incardinante directamente responsable por las consecuencias civiles de la conducta punible ejecutada por el sacerdote a ella incardinado”

Esperamos que en este caso la Iglesia logre indemnizar a las víctimas. Cabe recordar que el sacerdote William Mazo cumple una condena de 33 años de prisión en una cárcel de Jamundí, Valle del Cauca.


Plantón en apoyo a las víctimas

Según información de El Espectador, los familiares harán un plantón el próximo miércoles 1 de marzo para denunciar que quienes han sido laxa. permisiva y omisiva es la Iglesia Católica y no los padres como ha acusado la Arquidiócesis. el plantón también busca pedir que la Iglesia pague las respectivas indemnizaciones y cesen los abusos y su encubrimiento.