martes, 11 de mayo de 2021

Cristianos no condenan la violencia policial en Colombia

 

El Paro Nacional de 2021 que atraviesa Colombia ha sido ampliamente cubierto por medios nacionales, extranjeros y por los ciudadanos que han registrado actos vandálicos de unos pocos, pero también violencia policial por una respuesta desmedida de la fuerza pública. Respuesta que a la fecha dejan, según la ONG Temblores, 31 muertes a manos de la policía, 1,443 casos de violencia policial y 814 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes.

El partido de las iglesias evangélicas, Colombia Justa Libres, en su cara más visible, el pastor John Milton Rodríguez envío un mensaje en vídeo por redes sociales en el que afirmó que “ahora considerando que la Reforma Tributaria ha sido retirada de su trámite en el Congreso, que actualmente no existe ningún trámite de reforma pensional, esto permite clarificar un escenario de confianza para entender que podemos avanzar en un escenario de confianza sin necesidad de acudir a la violencia”, Luego llamó a un diálogo fraternal.

Si bien el llamado al diálogo fraterno es bienvenido y justamente necesario, el discurso del pastor John Milton también es revelador por lo que no dice. Y es que no hay en este comunicado condena alguna por la violencia policial, el uso desproporcionado, que llegó a incluir disparos contra manifestantes, muy bien documentados por vídeos ampliamente difundidos.

En su llamado de oración por la paz, del viernes 7 de mayo, tampoco se escucharon mensajes que condenaron las acciones desproporcionadas de la fuerza pública.

Respecto al sentido pésame expresado por el pastor solo hay un trino por el asesinato del Capitán Solano. “Mi sentido pésame a la familia del capitán Jesús Solano, mi rechazo e indignación con los criminales que acabaron con su vida que todo el peso de la ley caiga sobre estos maleantes. Mi condolencia y solidaridad con la @PoliciaColombia @FuerzasMilCol”

El 30 de mayo hizo un llamado a la Fiscalía “Hago llamado a @FiscaliaCol celeridad para judicializar a responsables de estos atentados contra los bienes públicos y privados.” No hubo entonces ningún mensaje igual por los desmanes del lado de los uniformados.

Similar comportamiento presentó en septiembre de 2020 tras las manifestaciones por exceso de uso de fuerza en Bogotá, que llevaron a la muerte, primero al estudiante de derecho Javier Ordóñez por uso de pistola taser y posteriormente de ocho manifestantes por este hecho.

A finales de septiembre de 2020 publicó:

“Felicito a todos los colombianos de bien, que de manera unida asumieron firmemente el rechazo a los vándalos y delincuentes, los que a través de la violencia, pretendían desastibilizar nuestro país han quedado en vergüenza, apoyemos a @PoliciaColombia y @FuerzasMilCol”

Más atrás en el tiempo, en el Paro nacional de 2019, su reacción fue similar. A pocos días de inicio de ese paro (precursor del de 2021) el pastor John Milton junto con Ricardo Rodríguez de la iglesia Avivamiento, Andrés Corson de El Lugar de Su Presencia, y el senador cristiano Eduardo Emilio Pacheco se reunieron con el presidente Duque, por pedido de este último paraorar por el presidente y el país”. El pastor Corson publicó la foto del encuentro indicando que Fuimos invitados por nuestro presidente a orar por él y por la nación. En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos. Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila. 1 Timoteo 2:1-2”.

Tras el encuentro ninguna iglesia se posicionó a favor de las reclamaciones del paro, ni condenó de manera alguna el exceso de la respuesta policial en esas marchas, ni las posteriores.

El día de ayer, domingo 9 de mayo, en medio del supuesto dialogo con toda la sociedad, el presidente Duque repitió el libreto de 2019 reuniéndose con “todas” las iglesias. Un intento más del primer mandatario de ganar tiempo en espera que el paro pierda fuerza mientras no dialoga directamente con los líderes del paro. De las iglesias se escuchó nuevamente el llamado al fin de la violencia, pero faltaron de nuevo la firma condena al exceso de fuerza policial, o pedir que la policía cambié su Fuero Penal, raíz de tanta impunidad en estos lamentables casos.

Reunión del presidente con los líderes religiosos el 9 de mayo de 2021. Se reunió con ellos antes que con los líderes del paro.

Y es que las iglesias poco le pueden reprochar a Duque cuando sus dos partidos políticos, Colombia Justa Libre y el MIRA, son parte del gobierno.  El viceministro para la Participación e Igualdad de Derechos es Carlos Alberto Baena, del MIRA y de la iglesia IDMJI.  La reforma tributaria no tocó, y probablemente no tocará en el futuro a las iglesias, (¿Sabían que en Bogotá la Universidad Nacional y la Distrital pagan impuesto predial y las iglesias no?). Los pastores saben también que a mayor nivel educativo menor afiliación a religiones fundamentalistas, así que tampoco los conviene una ampliación de la educación pública estatal.

Por lo anterior, se explica el silencio de los pastores sobre el abuso policial. Si tan hubieran dicho un 10% de lo usado contra el matrimonio igualitario y al aborto, para denunciar los excesos policiales y recordar el nombre de las víctimas con su nombre, así como lo hacen por los policías fallecidos, habría habido una voz de condena adicional en el país. El epíteto de provida queda reservado si se trata de una gástrula, embrión o feto humano. Pero si se trata de un joven muerto por el ESMAD, no hay pronunciamiento. Por el contrario, hay apoyo a un cuerpo antidisturbios entrenado para combatir guerrillas y con fuero penal militar absolutorio.

El proceso de superación de la violencia es difícil de alcanzar si no se señalan también las violaciones a los derechos humanos que existen también en las fuerzas del Estado, que deberían ser ejemplares en el cumplimiento del derecho internacional humanitario. Ocultar estas atrocidades por tres años por parte del sector evangélico pentecostal no ayudan de manera alguna para alcanzar la reconciliación por la que dicen orar. 

jueves, 8 de abril de 2021

Es injusto que las iglesias en Colombia no paguen impuestos

La nueva reforma tributaria que plantea el gobierno del presidente Duque propone que los ciudadanos con ingresos al año de 30 millones de pesos ($ 8,228.67 dólares estadounidenses) paguen el impuesto de renta. Esta acción sin duda afectaría a la clase media colombiana.

Varios analistas han señalado que en las últimas reformas tributarias el sector bancario y las grandes multinacionales se han visto beneficiadas con rebajas de impuestos. Otros han añadido que, las multinacionales de la fe, es decir, las iglesias, siempre han estado exentas del impuesto de renta, entre otros impuestos, siendo de hecho un nicho idóneo para enriquecerse lícitamente.

El panorama de las iglesias cristianas (principal segmento de la diversidad religiosa) es de constante crecimiento. En promedio una iglesia nueva se registra cada día en Colombia en el Ministerio del Interior. Ya hay más de 8000 entidades religiosas con personería jurídica especial, y no hay barrio de clase media o baja en Colombia que no cuente con una iglesia autocéfala o que carezca de una sede de una denominación mayor.

El dinero fluye a las iglesias por medio del diezmo: el diez por ciento de los ingresos de un feligrés; ofrendas, que son aportes voluntarios adicionales, y “siembra de promesas o pactos”, que son dineros que se le entregan a “Dios” (en este caso a los pastores, porque no hay un banco en el reino de los cielos, pero sí en la Tierra cuentas bancarias a nombre de las iglesias) a cambio de obtener trabajo, un éxito personal, sanación, etc. El mensaje es claro: el diezmo le pertenece a dios. Si no lo pagas le están robando al todopoderoso; si no ofrendas no recibirás salud, empleo, etc. Los réditos económicos de esta estrategia para los pastores son significativos.

Las iglesias que predican la bendición a cambio de dinero siguen la “teología de la prosperidad”. Entre ellas está el G-12 Misión Carismática Internacional, Avivamiento, Iglesia Universal del Reino de Dios, El Lugar de su Presencia, Ríos de Vida, Manantial de Vida Eterna, entre muchas más. Según ellas, si te va mal económicamente es porque no tienes suficiente fe y no diezmas. ¿Qué hay que reclamarle al Estado por políticas de bienestar social? ¡Jamás! Eso es comunismo y es del diablo. ¿Ahora ven porque la afinidad entre muchas de las anteriores iglesias con los sectores de derecha y extrema derecha?

Otras solo piden el diezmo, y no incluyen la teología de la prosperidad, como los adventistas, bautistas, pentecostales. Otros no piden diezmos, pero hacen que los feligreses compren publicaciones, siendo un gran negocio editorial, como los testigos de Jehová.

Los pastores cristianos más reconocidos del país tienen tantos lujos y opulencia como invocaciones a Dios y a la Biblia. Por ejemplo, el pastor Miguel Arrázola, de la Iglesia Ríos de Vida de Cartagena, vendió en 2016 un apartamento en el edificio Regatta en Cartagena por 1500 millones de pesos para mudarse al exclusivo sector de Barcelona de Indias, a una casa avaluada en unos tres mil millones de pesos (según información de El Bullerengue que adjunta Certificado de Tradición y libertad del inmueble).


Los pastores Arrazola de "Ríos de Vida"
Los pastores Arrázola de Ríos de Vida

Hablando de los ingresos de, solo esta iglesia en la capital de Bolívar, El Bullerengue dice que:

Según fuentes de personas que han trabajado con la Iglesia, el recaudo de Ríos de Vida puede llegar a 1.250 millones de pesos mensuales [del 2016]. La inmensa mayoría de este dinero llega en efectivo, y otra parte se entrega en tarjeta de crédito e incluso cheques. Dos veces por semana los camiones de la agencia de transporte de valores se estacionan por el lado de la avenida Pedro de Heredia para llevar la plata del señor.

Siguiendo con el mismo pastor, el periodista Lucio Torres, comenta que el líder de Ríos de Vida adquirió la franquicia del pastor César Castellanos, de la Misión Carismática Internacional para poder operar con su megaiglesia. El valor de la franquicia dice no conocerlo, pero el solo hecho de tener que pagar una franquicia, al mejor estilo de una cadena internacional, da una idea sobre los ríos de dinero que mueven las iglesias cristianas en Colombia.

Otras fuentes consultadas mencionaron que a inicios de los 2000 hubo una fractura en la Misión Carismática G12, de la que nació la Iglesia Cristiana Sin Muros, encabezada por el pastor César Fajardo. Excristianos que vivieron esa división mencionaron líos por el poder político y por dinero. Estos hechos, que hicieron que las personas consultadas renunciaran a estas iglesias, les recordaron más una rivalidad entre empresas que el mensaje de “vende todo lo que tiene y dalo a los pobres” que, según los evangelios de Mateo y Lucas, Jesús dijo al joven rico. Los pastores de estas iglesias suelen restarles crédito a estas revelaciones diciendo que al apartarse de su Iglesia se volvieron instrumentos de Satanás y cosas similares.

Y hablando del joven rico, viene al anecdotario de los pastores colombianos, el caso de John Milton Rodríguez. Actual pastor cristiano y senador de Colombia Justa Libre. Rodríguez pasó a ser el joven rico a los 26 años cuando dejó de ser un distribuidor de periódico y se hizo pastor a fundando la Iglesia Misión Paz a las Naciones.

Muchos pastores y pastoras, autodenominados apóstoles y hasta profetas nacidos en estas tierras, cuentan ahora con mansiones en el extranjero avaluadas por encima del millón de dólares. Tal como es el caso de la otrora humilde costurera, oriunda de Chipatá (Santander), que se hizo líder religiosa, y pudo comprar varios inmuebles en el estado del sol. Incluyendo una mansión de 1,8 millones de dólares en Weston, Florida, Estados Unidos.


Las iglesias católicas y de la diversidad protestante no pagan impuesto a la renta, tampoco impuestos municipales. Sus diezmos y ofrendas no están gravados de manera alguna. La Dian reveló en 2017 que el patrimonio bruto que declararon más de 8.000 asociaciones religiosas, en ese momento registradas, alcanzó $14,4 billones y reportaron ingresos brutos por un valor de $5,4 billones de pesos.

Es injusto que la clase media deba que ser la que se aprieta el pantalón. Que ahora se le piense gravar hasta el café que se toma cada mañana, mientras las iglesias pueden darse el lujo de poner a sus pastores en los barrios más exclusivos de las ciudades colombianas o del exterior.

Es necesario que las iglesias contribuyan al Estado pagando un impuesto sobre su renta (o ingresos), sobre su patrimonio, sobre sus activos en el exterior y paguen el impuesto predial sobre sus propiedades para efectos de poder utilizar tales recursos para muchas de las necesidades que tiene el país: dotar la red hospitalaria, darle computadores a los estudiantes rurales que no pueden conectarse a las clases virtuales, darle a los científicos colombianos los recursos para que puedan hacer investigación en Colombia y no tengan que irse del país…

En la tesis de grado Análisis del no pago de impuestos de las iglesias cristianas colombianas (2019), Boyacen y Vanegas concluyen:

La reforma estructural tendrá que llegar a lugares donde muchos habían temido llegar: Al gigantesco patrimonio de los cultos, porque gravar a las iglesias no es profano, sino sentido común. La equidad en el tema de las confesiones es urgente, y la idea de que la Dian debería decidir qué iglesia cumple o no con los requisitos para continuar gozando de privilegios debe desecharse, ya que sería como felicitar al católico y castigar al judío, y en tema fiscal la moral y la subjetividad no pueden ser rectoras. Por lo menos no en un Estado que se declara laico.

Lo justo sería que las actividades económicas que se realizan bajo los códigos 9191 y 9491 del RUT, correspondientes a asociaciones religiosas, empiecen a generar la equidad que tanto buscan en sus sermones, pero que poco aportan en realidad. Porque, sin ánimo de sonar crudos, no es posible ser sin ánimo de lucro cuando se tienen ingresos de cuatro mil millones de pesos anuales.

[…] El experto tributario y director de Carrero y Asociados, Nicolás Carrero, considera que las iglesias sí deberían hacer algún tipo de contribución al fisco, porque “mueven bastante dinero”, pero nadie las controla y ni siquiera existen auditores para el manejo de grandes cantidades de dinero. No llevan facturas, no tienen un sistema contable y hay muchas fachadas de iglesias que mueven demasiada plata, con una cantidad de ahorros tributarios que no le aportan nada al fisco. Deberían tributar así sea un poco”, puntualiza.


Los pastores predican que no pagar el diezmo es robarle a Dios, ¿pero quiénes podrían decirles a ellos, sin miedo, que le contribuyan al Estado para sacar al país adelante?

Mientras escribía estas líneas, la representante a la Cámara Katherine Miranda, de la Alianza Verde, dijo que con el pago de las iglesias del impuesto de renta se tendría un recaudo anual de 1,8 billones de pesos, lo que salvaría a la clase media de pagar más impuestos.

Si esta propuesta no llega a materializarse, es muy probable que sea porque el poder del pulpito ha llegado con fuerza a las curules del Congreso. Sería una muestra más de que aquellos que con Biblia en mano piden que los voten para salvaguardar “los valores” se refieren en realidad a sus valores económicos y los privilegios tributarios de las iglesias. Otro resultado nefasto de no tener una separación más estricta del Estado y las iglesias que ha permitido que estas hagan partidos, que los sermones sean también campaña política y que los pastores se vuelvan senadores.

lunes, 29 de marzo de 2021

Líder de la Iglesia Universal (Pare de sufrir) acude a vacuna contra el covid-19 en lugar de su manto sagrado

 

En Brasil la “Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD)”, conocida por su lema “Pare de sufrir”, es muy influyente tanto en lo espiritual como en lo político. Esta denominación, nacida en 1977, tiene presencia en Colombia donde paga espacios televisivos en el Canal Uno y tiene numerosos templos. En Brasil es la iglesia neopentecostal más grande, con más de 10.000 templos, así como por toda Latinoamérica y Angola (por la lengua portuguesa).

Su fundador y líder el “Obispo” Edir Macedo, es uno de los pastores más ricos del mundo, con una fortuna que pasalos 1.100 millones de dólares, construida gracias a los diezmos y ofrendas de millones de feligreses tras la promesa de obtener prosperidad y sanidad a cambio de pactar con Dios y darle a la iglesia el 10% de sus ingresos.

Macedo también posee una fuerte influencia política, a punto de ser en parte responsable de poner en el poder a Jair Bolsonaro, actual presidente, a quien apoyó decisivamente en su campaña presidencial.

La Iglesia de Macedo también es famosa por sus sesiones de “expulsión de demonios” y de sanidad. De hecho, en su publicidad suelen dedicar un día a orar por enfermos “Martes: Oración de sanidad – 7:00 p.m.” se lee en muchos de los carteles al ingreso de sus templos.

Bajo el lema de “Pare de Sufrir” y el de “Lo imposible no existe” han organizado cultos de sanación en los que han dado “el Aceite santo de Israel” y más recientemente “El manto sagrado” como parte de rituales de fe multitudinarios.

Pues bien, Edir Macedo, de 76 años, recibió junto a su esposa Ester Bezerra, de 72 años, la vacuna contra el covid-19 de Janssen (Johnson & Johnson). Vacuna de dosis única. Ambos fueroninmunizados el miércoles 17 de marzo en Miami, Estados Unidos, donde la parejase encontraba oportunamente en un “viaje misionero”, mientras que en Brasil la vacunación avanza muy lentamente. Tras recibir la vacuna el líder religioso publicó un video en su cuenta de Instagram. "Como se prometió, aquí está la evidencia de nuestra vacunación contra el covid", escribió.

El asunto de su vacunación no sería tan notable de no ser por el hecho que el multimillonario obispo ha sido muy crítico de la ciencia y se pronunció al inició de la pandemia contra el cierre de las iglesias.

Hace cinco años, cuando nadie imaginaba que vendría una pandemia, publicó un sermón llamado “La fe por encimade la razón”. En este decía que Moisés fue elegido por Dios no por haber sido educado por la ciencia egipcia, sino por creer en el Dios de Abraham.

“Es obvio que la buena educación que adquirimos de nuestros padres, la disciplina y los conocimientos que recibimos en escuelas y universidades tienen su valor, pero cuando se trata de buscar a Dios y de encontrar en Él el auxilio y amparo que necesitamos, así como el cumplimiento de Sus promesas, ¡solamente la práctica de la fe de Abraham les da a todos SU manifestación! La pregunta es: ¿En qué hemos apoyado nuestra vida? La fe de Abraham es contraria a la razón:”

Ya en inicios de la pandemia en Suramérica, el 15 de marzo de 2020, se pronunció fuertemente contra las medidas que suspendieron las reuniones en los templos. Esta decisión molestó profundamente al Obispo quien publicó un video en el que subestimaba la gravedad de la pandemia. En este dijo que no había razón para que la gente se preocupara por la enfermedad, y atribuía su proliferación a los medios de comunicación y a "Satanás".

“La gente está aterrorizada por algo que realmente no coincide con la realidad que los medios han lanzado al aire, con el horror que los medios han usado para hacer que las poblaciones, las naciones [estén] aterrorizadas por este virus, el coronavirus. Detrás detoda esta campaña de coronavirus hay un interés económico, y donde hay uninterés económico, ahí está”.

También dijo que "cualquier viento que tengas es neumonía". Y agregó: "Amigo mío y amiga mía, no se preocupen por el coronavirus. Porque esa es la táctica de Satanás, o una táctica más. Satanás trabaja con miedo, pavor. Trabaja con duda. Y cuando la gente está aterrorizada, con miedo, con duda, las personas se vuelven endebles, débiles y susceptibles.”.

Tras las fuertes críticas el Obispo retiró el vídeo, pero nunca se rectificó. Sin embargo, poco después estaría hospitalizado por contraer el sars coronavirus -2, pero la Iglesia mantuvo este hecho en secreto hasta junio de 2020, cuando el religioso informó sobre su hospitalización por haber contraído el nuevo coronavirus.

Mientras las palabras de Macedo, culpando a Satanás de las medidas de cuarentena, resonaban en las mentes de los creyentes. Su amigo político, el presidente Bolsonaro criticaba el cierre de las iglesias, en un claro guiño a sus electores evangélicos.

Es curioso que dentro de los rituales religiosos de la Iglesia Universal está el del “Manto Consagrado”. En unode los vídeos de esta iglesia se pregunta el narrador: ¿Existen los milagros? y proceden luego a pasar personas diciendo que fueron sanadas con solo tocar “el manto sagrado”.

Por eso cabe preguntarse, ¿por qué cuando el Obispo Macedo se enfermo de coronavirus fue llevado a un hospital para ser atendido por médicos y no a su colosal templo en Sao Paulo? 

Si, como el mismo dijo en su sermón pasado “La fe de Abraham es contraria a la razón” ¿por qué decidió vacunarse en lugar de orar, ungirse con el aceite “santo” de Israel o arroparse con el “manto sagrado”? ¿Por qué tuvo que recurrir a la vacuna, creada por la ciencia, cuando es un defensor de las curas por fe? ¿No podría haber adquirido los anticuerpos contra el virus con algunas de las supercherías con que atrae a miles de personas? E igualmente importante, ¿Por qué los pastores de la Iglesia Universal no estuvieron en las salas de emergencias sanando a los enfermos de coronavirus con sus rezos, aceites sagrados y mantos mágicos? ¿Por qué si Mateo 10:8 les dice ordena a los apóstoles: “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos…” nada de esto vimos por los pastores de la Universal, ni de ninguna otra secta cristiana?

El astrónomo Carl Sagan apuntaba una aguda reflexión: “Si quieres salvar a tu hijo del polio puedes rezar o puedes vacunarlo… Aplica la ciencia”.

Imaginemos por un momento que se pudieran gravar con impuestos los diezmos y ofrendas de las iglesias para investigación científica. Seguramente podría avanzarse más en rápido en salud pública que dejando esos recursos en las cuentas de las sectas.

Creo que la moraleja de toda esta historia es que aplicar la ciencia es mucho más provechoso que confiar en vendedores de esperanzas mágicas e indemostrables. 

jueves, 28 de enero de 2021

El 28 de enero de 2021, Jesús tampoco regresará: otro fallo profético para la lista

 Un cartel en un espacio de culto en Sabanalarga, Atlántico, marca la cuenta regresiva para que Jesús regrese por segunda vez. La fecha límite puesta es enero 28 de 2021.

El asunto no llamaría tanto la atención de no ser porque veinticinco personas, incluidos cinco niños, están recluidos desde diciembre ayunado. Entre los congregados hay niños.

Los feligreses de la iglesia, denominada Iglesia Cristiana Berea, regalaron sus bienes y posesiones, para dedicarse a la oración, la lectura de la Biblia y “hablar en lengua”. Práctica pentecostal que asusta a muchos de los vecinos del lugar de culto. Según algunos habitantes del corregimiento Isabel López, los niños no están recibiendo alimentos. Los feligreses de la Iglesia Cristiana Berea han dicho a los medios de comunicación que esperan es el segundo regreso de Jesús, tras lo cual serán arrebatados por Dios, y se dará la resurrección de los muertos.

Según declaraciones dadas a Alerta Caribe, el personero de Sabanalarga, Luis Fernando Moreno Llinás, los menores de edad, hijos de los feligreses que esperan el advenimiento, no están haciendo ayuno. Sin embargo, estos niños están siendo expuestos al ambiente de éxtasis religioso, además de que no han iniciado clases, porque sus padres consideran que el fin del mundo está cerca.

Según datos del Ministerio del Interior, aparece la “Iglesia Cristiana Berea” registrada en Barranquilla con personería jurídica especial 6026 del 6 de diciembre de 2010 y con Gabriel Alberto Ferrer Ruiz como representante legal (Esto en el Registro público de entidades religiosas de 2015). En Colombia se registra en promedio una iglesia cristiana a diario, siendo ya más de siete mil entidades religiosas, y la cifra crece. No existe para estas entidades religiosas y sus pastores ninguna fiscalización sobre los dineros que reciben por parte de diezmos y ofrendas, ni tampoco protocolos qué indiquen si una entidad de estas puede perder su personería jurídica en caso de exponer a sus feligreses a situaciones peligrosas, como parece darse en este caso.

Respecto a la segunda venida de Jesús esta ha sido profetizada decenas de veces. Resultando todos esos anuncios fallidos. Uno de los registros más antiguos se tiene del año 156 por un predicador de nombre Montano.

Lo mismo ocurrió en el año 500, 1366, 1532, 1533, 1555, 1666, 1792 y así sucesivamente.

El siglo XIX fue copioso en movimientos que predicaban el advenimiento de Cristo, especialmente en los Estados Unidos. Es así como nacen los mormones, se denominan santos de los últimos días. Siendo los últimos días desde hace siglo y medio.

El ánimo profético se profundizó luego con el predicador bautista William Miller, quien haciendo cálculos numéricos con textos de la Biblia profetizó el segundo advenimiento para 21 de marzo de 1844, y posteriormente corrió la fecha al 22 de octubre de 1844. Para esta segunda ocasión miles de personas habían vendido sus posesiones y reunido en oración, similar a lo que hacen ahora los feligreses de la Iglesia Berea. Pasada la fecha, y dado que nada ocurrió, el hecho se conoció como “el gran chasco adventista”.

Sin embargo, varios feligreses no se desanimaron. Optaron por una muy conveniente reinterpretación de la profecía. Según ellos, la profecía estaba bien calculada, excepto que el evento no era el segundo regreso de Jesús, sino del paso de Cristo del lugar santo al santísimo en un santuario celestial. Esta línea de creyentes formó las iglesias adventistas que llevan predicando un inminente segundo regreso de Jesús, pero ya sin aventurarse a poner fechas precisas. Ser muy específico nunca ha resultado ser útil para ningún profeta.

Dentro de los tempranos feligreses adventistas se encontraba Charles Taze Russell, quien formó luego un grupo aparte de estudiantes de la Biblia. Russell fijó la fecha del Armagedón para 1874 y luego para 1914. Como en 1914 no sucede lo predicado, Russell hace uso del recurso que buen resultado les dio a los adventistas decepcionados de 1844: Cambiar lo profetizado. Jesús si vino, solo que, de manera invisible, explicó Russell. Es por esto que sus lugares de culto se denominan “Salones del reino”. La vertiente cristiana formada por Russell se denomina Testigos de Jehová. Son los campeones en predicciones fallidas.

Este grupo religioso volvió a profetizar que en 1925 resucitarían los patriarcas del Antiguo Testamento: Abraham, Isaac, Jacob, etc. Para esto compraron una mansión en California llamada Beth-Sarim, o casa de los príncipes. Como pasó 1925 y esto no ocurrió, Joseph Franklin Rutherford, entonces presidente de los Testigos de Jehová, se fue a vivir allá. ¡Menos mal la platica no se perdió!

1975 fue la nueva fecha fijada por los Testigos de Jehová para el Armagedón, alegando que se cumplían los seis mil años desde la creación del hombre. Este nuevo fallo profético tuvo un gran efecto en perdida de feligresía. Sin embargo, no volviendo a mencionar los fallos y ocultando las publicaciones antiguas, es posible pasar la página y seguir adelante con la iglesia.

Mas recientemente, el teleevangelista Harold Camping profetizó el fin del mundo para 2008 y luego para el 15 de octubre de 2011.  Como era de esperarse, nada de esto ocurrió.

El propio texto de los evangelios cristianos pone en labios de Jesús las palabras “En verdad os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda”, hablando de su segundo regreso y el fin del mundo. Es evidente que no hay nadie del siglo I vivo andando por ahí. Es decir, que de haber sido estas palabras dichas por Jesús – en realidad los evangelios fueron escritos décadas después de la vida del famoso predicador – este sería el inicio de las predicciones fallidas.

Obviamente los teólogos cristianos se han encargado de crear interpretaciones curiosas y rebuscadas para dar a entender que con “esta generación” no se refería a quienes lo escuchaban. Malabares teológicos que nunca faltan.

Si tan solo se aplicara el pensamiento crítico a las creencias religiosas no tendríamos noticias tan lamentables como las de personas que regalan sus bienes para esperar la venida del señor, que rechazan las vacunas o las transfusiones de sangre, o de personas que dejan de lado una carrera universitaria, o rechazan un empleo porque se cruza con días supuestamente sagrados, porque así se lo enseñaron en su denominación religiosa.

Más preocupante aún son los casos en los que se exponen a menores de edad a cultos en los que hay histerias colectivas, éxtasis religiosos que los pueden traumar o que se les priva de alimentos con ayunos o de una educación abierta a la realidad del mundo. Vale la pena revisar hasta qué punto, una entidad religiosa puede, en nombre de la libertad religiosa, someter a menores de edad a situaciones negativas que ellos no eligieron. Esperemos que de Sabanalarga Atlántico, no nos lleguen malas noticias sobre los niños de la Iglesia Cristiana Berea tras la no venida de Jesús este 28 de enero.

lunes, 19 de octubre de 2020

“No queremos gente pensante sino obediente”, Cura directivo de colegio en concesión

En Colombia una parte de la educación pública está en concesión a entidades privadas, muchas de ellas de orientación religiosa. En la ciudad de Pasto el Liceo José Félix Jiménez atiende en la jornada de la tarde a estudiantes por los que el Estado paga por su educación y pone docentes oficiales.

En datos del Ministerio de Educación aparece esta jornada tarde como sector oficial, Código Dane 252001006656 y como rector el señor Fabio Gustavo Salazar Criollo. El colegio obedece la Obra Social el Carmen, organización religiosa fundada por un sacerdote antioqueño que le da el nombre al Liceo.

El sacerdote José Félix Jiménez Gómez ha sido noticia entre los docentes del sector público por dos situaciones. Primero por su oposición a los docentes que afirman que los estudiantes deben aprender a pensar, a ser críticos con la información y los hechos de la sociedad. Para el sacerdote marinillo es una aberración que los docentes no se limiten a enseñar fechas, nombres y datos y que, por el contrario, inviten a los estudiantes a pensar. En su opinión, tales docentes deben ser retirados. En una reunión de padres de familia les dirigió estas palabras que quedaron registradas en vídeo:

“Yo no acepto que digan “queremos gente pensante y no obediente”.  Aquí nosotros predicamos el evangelio, y el evangelio es obediencia. Jesucristo es un personaje que vino a enseñarnos obediencia. La primera frase que dijo cuando vino a la Tierra es “vine a obedecer” y la última: “he hecho todo lo que el padre mandó”. No acepto entonces que digan semejantes cosas los educadores a los niños en la Obra Social. La Obra Social es una obra para evangelizar y para promover. El que no esté de acuerdo con la Obra no debe trabajar en la Obra.”

Estas palabras, más propias de la educación del siglo XIX, bien podrían pasar por alto de no ser porque los estudiantes de la jornada de la tarde de esa institución son pagados con recursos del Estado y los docentes que dan allí las clases son profesores contratados por el Estado a los que el sacerdote quiere limitar en su cátedra, olvidando además el principio de laicidad que debe imperar en la educación pública.

En la mentalidad del sacerdote no es posible enseñar sobre otras religiones, culturas y cosmovisiones. Nada de educación sexual, cuestionar el fundamentalismo religioso, mencionar las atrocidades de la Inquisición o cuestionarse los problemas de la sociedad actual sin la lente del catecismo. Pretende además el sacerdote que se haga esto mientras el Estado gira fondos a la institución que lleva su nombre.

El segundo aspecto es el de los dineros que el Estado envía a la institución. Bien molesto se ha puesto el sacerdote porque el representante de los docentes al Consejo Directivo ha pedido cuentas por el destino de los dineros públicos que el gobierno ha girado a la jornada de la tarde, que es la que recibe jóvenes pagados con dineros públicos.

“Los profesores que están pidiendo cuentas no tienen razón para pedirlas… Es la anarquía”, dice el director religioso.

Consultada una docente del sindicato de maestros, Marta Alfonso, dice que hay una lucha por los docentes por conocer con transparencia el uso y destino de los dineros de la concesión. “Lo de la libertad de cátedra es lo menos grave en el Liceo José Félix. En Pasto hay un manto sobre ese sacerdote que lo hace intocable”, afirmó.  “Estamos esperando unas respuestas que ha interpuesto SIMANA (Sindicato de maestros de Nariño) porque hay indicios de que ni siquiera cumplen los requisitos para concesionar”.

Por último, al sacerdote Jiménez Gómez vale la pena presentarle otra cara de la educación. Y que mejor comenzar con el pedagogo Paulo Freire: «Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu; porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que vive el alfabetizado»


Invitamos a ver el conversatorio sobre educación laica disponible en el canal de Bogotá Atea. Dejamos aquí el primero de una serie de 8 vídeos. 



miércoles, 2 de septiembre de 2020

El estado laico explicado con sándwiches

 

El inicio de septiembre de 2020 sorprendió a los colombianos con la noticia del juez que decidió negar elmatrimonio civil a una pareja de lesbianas que acudieron para formalizar ante la ley su relación de pareja.

En varias redes sociales varios ciudadanos felicitaron al juez Ramiro Eliseo Flórez Torres, del Juzgado Décimo Civil de Cartagena, por anteponer la Biblia a la Constitución y consideraron que su actuación era no solo justificable sino, para muchos, aplaudible.

Frente a este caso han surgido varias preguntas por parte de la ciudadanía, como si es posible que un juez emita decisiones judiciales basándose en la Biblia, si le asiste la libertad de culto para estas actuaciones y si esto es posible en un estado laico.

Para poder responder a estas preguntas recurriré a una historia hipotética pero plausible.  La señora Margarita Gneco en el hipotético pueblo de San Jerónimo. Como cristiana doña Gneco lee la Biblia con frecuencia y ha decidido organizar su vida con base en sus enseñanzas o la interpretación mayoritaria de las escrituras cristianas ¿Puede ella hacer esto? Claro que sí. La libertad de cultos que consagra la Constitución de 1991 se lo permite.

Pero sucede que Doña Margarita también es rectora del Colegio Público Rafael Núñez, del mismo pueblo. Un día optó por prohibir a cualquier estudiante de su bachillerato tener noviazgo con alguien de su mismo sexo. En el conservador pueblo de San Jerónimo la mayor parte de padres de familia vieron esto con buenos ojos. Argumentaron que estaban obedeciendo a Dios y que esto era parte de su libertad religiosa. La decisión dio de que hablar en las calles del pueblo y muchos consideraron que, si era una decisión basada en la Biblia, entonces debía ser buena y por lo tanto acatada.

Al pueblo llegó la prensa. En su entrevista dijo: “No es discriminación, es comprensión de las normas que nos rigen. Hay que conocer a Dios para saber la dimensión del juramento que se hace al momento de la posesión como servidor público, y esto se logra por el conocimiento de la Palabra de Dios, la Biblia”.  Un sonoro amén se escuchó por parte de los padres de familia que había acudido a apoyar a su rectora que obedecía “a Dios antes que a los hombres”. “Es la rectora de la familia” dijeron unos paisanos de San Jerónimo.

Pasaron los meses y la rectora encontró un texto bíblico siete capítulos antes del que condena la homosexualidad que la dejo pensando. Se trataba del capítulo 11 del Levítico que dice que comer cerdo, camarones y peces sin escamas no está permitido. Son animales inmundos. Por eso ella decide dejar de lado las costillitas de cerdo, el arroz con camarones y el bagre en salsa, que antes de toparse con la prohibición del tercer libro de la Biblia, eran alabadas en sus reuniones familiares.


Pero semanas después la directora educativa decidió que los estudiantes de su colegio no podían comer sándwiches que tuvieran jamón. No los venderían en la cafetería del colegio y también se les prohibiría a los estudiantes que los llevaran como merienda.

La decisión tomada desde las más profundas y sinceras convicciones religiosas de la rectora Gneco levantó más de una ceja. La mayor parte de los padres de familia que la acompañaron en su anterior decisión ya no la apoyaron. ¡Qué no coma ella sándwich con jamón, si no quiere, pero no puede prohibirle eso a nuestros niños! Dijo Doña Ofelia. “Yo creo en Dios y no pienso que Dios me deje de amar si me como un plato de lechona”, dijo Don Jacinto. Otros padres afirmaron que ellos no eran judíos, musulmanes o adventistas para aceptar esa directriz.  

Nuevamente la prensa acudió a entrevistar a la polémica rectora que al ser cuestionada respondió que el estado podrá ser laico, pero hay un preámbulo en la Constitución que invoca a Dios, y para ella no hay duda alguna que se refiere el Dios de la Biblia, el mismo que dio el mandato de levítico 11 y el resto de la Biblia. “Ello contraría mi moral cristiana, va en contra de mis principios esenciales, y cuando exista conflicto entre lo que dice la ley humana y lo que dice la ley de DIOS, yo prefiero la ley de Dios, porque prefiero agradar primero a mi Señor Dios todopoderoso, antes que al ser humano”, sentenció la beata rectora.

¿Tiene la señora Gneco el derecho de adoptar los hábitos alimenticios bíblicos con base en sus principios religiosos? Claro que sí. La libertad de cultos en el país le permite adoptar esta norma, y cualquier otra, mientras no atente contra los derechos de terceros.

¿Puede la rectora Margarita Gneco imponer en su escuela el precepto bíblico de no comer cerdo? No. ¿Y el de prohibir el noviazgo gay o lésbico así tenga el consentimiento de todos los padres de familia? Tampoco. En ninguno de estos casos lo puede hacer porque la señora Gneco, con su decisión está afectando las libertades de otros ciudadanos, está haciendo un uso desmedido de su cargo.

¿Argumentar que la mayoría en San Jerónimo creen en la Biblia podría justificar su actuar? No. Una democracia no es solo el mandato de las mayorías, sino que también implica respetar a las minorías religiosas, étnicas y sexuales de la nación. Esa lección la aprendió el mundo después de los estragos que el nazismo cometió durante la segunda guerra mundial.

Como ciudadana doña Margarita podrá adoptar como palabra de Dios la Biblia, la Torá, el Corán, el libro de mormón o el Evangelio del Monstruo de Espagueti Volador. Pero traspasar el límite de las creencias personales y llevarlas a la esfera pública estatal es indebido e inconstitucional.  Los libros llamados sagrados lo son solo para sus adeptos, pero el libro para toda la república es la Constitución.

En el caso del juez Ramiro Eliseo Flórez Torres, del caso ya real de Cartagena, debe recordarse que el juez está impartiendo justicia en nombre de la República de Colombia, y que independiente de las convicciones religiosas que tenga, los funcionarios públicos deben mantener el principio de estricta separación entre Estado e Iglesias que caracteriza a un Estado laico.

¿Se puede ser creyente y también respetar el estado laico? Claro que sí. Un caso claro lo ejemplifica la actuación de Valéry Giscard d'Estaing, presidente de Francia entre 1974 y 1981.

Cuando un periodista le preguntó ¿Qué le corresponde hacer a un presidente en un Estado laico? En momentos en que se discutía en el parlamento galo una ley de aborto el mandatario respondió:

'' (...) Yo soy católico, le dije (al papa Juan Pablo II, durante una entrevista realizada en El Vaticano), pero soy presidente de la República de un Estado laico. No puedo imponer mis convicciones personales a mis ciudadanos (...) sino (más bien lo) que tengo que (hacer es) velar porque la ley se corresponda con el estado real de la sociedad francesa, para que pueda ser respetada y aplicada. Comprendo, desde luego, el punto de vista de la Iglesia católica y, como cristiano, lo comparto. Juzgo legítimo que la Iglesia católica pida a aquéllos que practican su fe que respeten ciertas prohibiciones. Pero no es la ley civil la que puede imponerlas con sanciones penales, al conjunto del cuerpo social''. Y añadía: ''Como católico estoy en contra del aborto; como presidente de los franceses considero necesaria su despenalización''.

Ese principio de ni imposición de las convicciones religiosas de los funcionarios públicos, aun debe afianzarse en nuestro país.

Para terminar, debe añadir que las declaraciones entrecomilladas de la hipotética rectora de San Jerónimo fueron en realidad expresadas por el juez Ramiro Eliseo Flórez Torres, en su providencia del 31 de agosto de 2020, en la que negó el matrimonio civil a Julieth Ramos y a Alejandra Vásquez. ¡Así de mal estamos de garantías de derechos en este estado laico en el papel!

lunes, 13 de julio de 2020

Un espacio llamado #CrispetaAtea



En estos tiempos de cuarentena por la pandemia del sars coronavirus-2 hemos hecho uso más frecuente de los medios virtuales para la comunicación. Es así como desde Bogotá Atea y Humanistas seculares de Colombia han creado el espacio llamado "Crispeta atea" en el que se transmite una película y luego se comenta.

Los eventos cuentan con el apoyo de Humanistas Internacionales, entidad a la que Bogotá Atea se encuentra afiliada. 

Para quiénes han preguntado qué es eso de "crispeta", la respuesta es que así se llaman también al Pop corn, o palomitas de maíz, que  suelen acompañar el disfrute de las películas. 

Hasta la fecha se han presentado en línea cinco películas:

1. Ágora (2009)

2. La Fiesta de las salchichas (2016)

3. PK (2014)

4. Plegarias por Bobby (2009)

5. Heredarás el viento (1999)

En cada una de las tertulias hemos analizado diferentes aspectos de las películas desde una óptica escéptica. 

Los invitamos a ver estas películas, así como nuestras tertulias.

miércoles, 10 de junio de 2020

Reabrir iglesias es irresponsable y peligroso



Pastores de diferentes tintes han estado haciendo presión para que se haga una apertura pronta de los templos para realizar cultos. De hecho, el sector religioso tiene una interlocución directa con el Ministerio del interior, y eso, sumado a su poder político y económico lo han usado para pedir la normalización de sus prácticas.

Sin duda en Colombia existe el derecho a practicar un culto, y este es un derecho fundamental. Sin embargo, cabe recordar que ningún derecho es absoluto. El legítimo derecho al culto no puede estar por encima del derecho de los demás a no ser contagiados en una crisis de salud como la actual.

Los hechos muestran que los lugares de culto son, por el hecho de generar congregación, especialmente útiles al virus para poderse propagar. En marzo de este año, en Corea del Sur, el principal punto de contagio fue la iglesia de Grace River de Seongnam. Allí 135 fieles dieron positivo al COVID-19, incluido el pastor y su esposa.

El brote más grande del coronavirus en Francia se dio precisamente en un templo. En la iglesia evangélica de Mulhouse, en el este de Francia, donde tras un culto en marzo, 800 personas resultaron contagiadas. De hecho, el pastor de esa iglesia pidió perdón públicamente por haber llevado a cabo este servicio.

El pasado 2 de mayo el gobernador de Texas permitió la apertura de las iglesias en ese estado, lo que llevó que a los pocos días de iniciados los servicios religiosos un cura, el señor Donnel Kirchner, de la iglesia católica “El Espíritu santo” falleció, luego cinco miembros de la parroquia dieron positivo de COVID-19.

En Chile, Mario Salfate, un pastor evangélico, asistió a una reunión religiosa con unas 300 personas el 16 de marzo, cuando en su país ya había advertencias y medidas por la peligrosidad del virus. A los pocos días el pastor dio positivo de covid-19 junto a otros tres participantes del culto. Murió a mediados de abril.

En un Estado laico como lo es Colombia, las iglesias son todas iguales y están sujetas a las normas civiles. Todos los templos, desde el punto de vista de la salud pública, están en la misma categoría que los cines, bares, discotecas, y teatros, lugares de mucha concurrencia y elevado riesgo de contagio. El argumento de la necesidad espiritual del culto no puede ser motivo para privilegiar la apertura de los templos sobre los bares, por ejemplo. Para un no creyente, reunirse con sus amigos en un bar, es una experiencia humana y social igual tan importante como la de quien va a un culto a escuchar un sermón y entregar su diezmo. Para un Estado sensato deben primar las medidas sanitarias emanadas del conocimiento científico antes que las consideraciones subjetivas de los ciudadanos.

Los líderes religiosos pueden decir que van a seguir protocolos de seguridad. Sin embargo, caben elementales preguntas logísticas: ¿quién tiene derecho a participar en los servicios religiosos si la capacidad de los templos no permite el ingreso de todos? ¿Se harán reservas? ¿Con base en qué criterios? ¿Qué harán cuando lleguen a sus puertas mayores de 65 años o la asistencia sea mayor al aforo, justo cuando la población más religiosa en Colombia es justamente la mayor en edad?

Los lideres religiosos no han mostrado ser especialmente cuidadosos con el acatamiento de las medidas sanitarias. El pasado jueves santo el sacerdote de la Parroquia Santa Mónica de Pasto abrió las puestas a los servicios religiosos, generando aglomeraciones. Esto fue justo al frente de un CAI, aunque no hubo intervención de la Policía (¿Cómo esperar que lo haga cuándo los policías son formados bajo la influencia de un obispado castrense católico llevando a ignorar que somos un Estado laico?)

El pasado 10 de mayo el pastor Rich Vera lideró un culto evangélico de “The center Arena” en Orlando, Florida llamando a los asistentes a sentarse más cerca de él: "No hay coronavirus aquí", sostuvo, sin prueba científica alguna.

Y las pruebas científicas están especialmente fuera de los templos. El mismo pastor Rich Rivera, que se hace llamar “profeta y ungido con el poderoso don de milagros” afirmó en su cuenta de Facebook: “El temor y la manipulación es peor que el virus.  ¡La iglesia de Cristo somos la única entidad que tiene la solución! No está la respuesta en los médicos, ni en la ciencia, ni en los políticos. Pero en la Iglesia viva de Cristo”

En Brasil, los evangélicos se han puesto de lado del presidente Jair Bolsonaro en su irresponsable manejo de la pandemia y relativización de la gravedad de la misma. Grandes líderes evangélicos y millonarios del diezmo como Edir Macedo, de la Iglesia Universal del Reino de Dios, y Silas Malafaia, de la Iglesia Asamblea de Dios Victoria en Cristo, han hecho públicas sus críticas a las medidas de aislamiento social en Brasil, estando en línea con el presidente brasileño.

En esta emergencia “ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos somos susceptibles al Sars-Cov2”

La libertad religiosa no da derecho a poner la vida de las personas en riesgo. ¡Templos cerrados hasta que la pandemia sea superada!

domingo, 26 de abril de 2020

Conociendo a los no religiosos hispanohablantes

Las encuestas sobre religión muestran que los ateos y agnósticos son una minoría en casi todos los países, especialmente en América Latina.

Estudios más detallados, especialmente en los Estados Unidos, muestran que los no religiosos suelen ser más liberales en temas como los derechos sexuales y reproductivos, eutanasia y similares.

La ONG Bogotá Atea ha adelantado un formulario que busca conocer cómo son los no religiosos hispanohablantes, que permitirá conocernos mejor.

La encuesta se encuentra, de momento, disponible en este enlace. Agradecemos su diligenciamiento y compartir en redes sociales.

viernes, 17 de abril de 2020

La terrible lógica religiosa sobre el coronavirus

La pandemia de covid-19 ha ocupado casi todo el espacio noticioso y las prédicas de los clérigos no han escapado a esto. Sin embargo, explicar porqué su Dios, presuntamente amoroso permite tal tragedia, ha sido tarea reciente para muchos de ellos.

Las explicaciones religiosas no han sido unánimes, y mayoritariamente caben en estos tres tipos:


1) Castigo de Dios o resultado de la ira de Dios.
2) Es señal del fin del mundo o segundo advenimiento
3) Es una manera como Dios nos llama al arrepentimiento.

Todas ellas son absurdas e ilógicas. Un análisis de estas respuestas es lo que tratamos en este programa de Bogotá Atea que compartimos a continuación

martes, 14 de abril de 2020

Sin precedentes: Fiscalía de Colombia allana la Arquidiócesis de Villavicencio



Desde los orígenes de Colombia como nación, y mucho antes, la Iglesia Católica se percibía como una institución a la par de las demás instituciones que gobernaban pueblos, ciudades y el país, razón por lo que un operativo de inspección en la sede del obispo que preside la Conferencia Episcopal de Colombia es totalmente novedoso en la historia del país.

La acción ocurrió este lunes 13 de abril, lunes de pascua, tras las declaraciones de un testigo que ha contado al ente investigador como una red de sacerdotes abusaron sexualmente de él, desde que era muy joven, valiéndose de su condición de pobreza.

Por estas acciones la Iglesia suspendió a inicios de mes a 15 sacerdotes, en un hecho igualmente novedoso, cuando el modus operandi era ocultar y trasladar a los acusados, como bien lo ha revelado la investigación de Juan Pablo Barrientos en “Dejad que los niños vengan a mí”.

El vocero de la Arquidiócesis, Carlos Villabón, le señaló a Semana que a los sacerdotes acusados ante la ley “Se les reporta que están implicados allí, no se les está condenando ni absolviendo, pero sí se les está poniendo otra medida mientras continúa la otra parte de la investigación”.

Si bien Monseñor Oscar Urbina, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, declaró entonces que “no hay que dudar cuando se presentan estas situaciones”, al parecer su colaboración con la Fiscalía General de la Nación no fue la suficiente para que el Estado lograse saber toda la verdad sobre todos los sacerdotes denunciados por estos hechos. Por esta razón, se realizó el operativo de este lunes de pascua tomando por sorpresa a todos los funcionarios, incluyendo a la cabeza de la Iglesia en Colombia.

La Fiscalía fue por los archivos secretos del Arzobispado. Estos documentos, celosamente guardados por la iglesia, incluyen todas las quejas que llegan sobre el accionar de los sacerdotes.  Hasta el pasado 13 de abril las autoridades civiles de Colombia no habían puesto un dedo encima sobre estos archivos.

La revelación de esta acción de la Fiscalía, se dio a conocer por el periodista Juan Pablo Barrientos en “6AM Hoy por Hoy” de CaracolRadio. En esta revelación noticiosa también se mencionó que no son 19, sino 36los sacerdotes implicados por abuso sexual. Uno de los sacerdotes involucrados es, nada más y nada menos que el Presidente del Tribunal Eclesiástico de Villavicencio, Hernando Tovar Olaya. Es decir, la cabeza del que debe administrar disciplina entre los clérigos. También se conoció que él, así como varios otros, no han sido suspendidos aún.  Lama la atención que dentro de los involucrados está el nombre de Arnulfo Vega Rodríguez, quien además de cura es juez de la República y el año pasado fue condenado a 7 años de casa por cárcel por el delito de falsedad ideológica.

Como se mencionó, Monseñor Urbina se había negado en darle la información completa a la Fiscalía sobre todas las quejas que se han tenido sobre pederastia en la capital del Meta. El hecho que la Fiscalía estuviera en el caso es por la denuncia hecha ante el ente estatal por una de las presuntas víctimas. Si la queja hubiese quedado solo en las denuncias dentro del arzobispado, probablemente nada habría pasado, aparte de pasar a los agresores de una parroquia a otra, o darles una penitencia de oración y reflexión. La negativa a la efectiva colaboración fue valientemente resuelta con esta diligencia sorpresiva, que aguó la pascua entre los clérigos del Arzobispado. Según fuentes que contaron los hechos, en esta diligencia, la cabeza de la Iglesia Católica en Colombia, habría accedido ya, a hacer un acercamiento con el ente investigador para cooperar con la investigación.


En casos de acusaciones de pederastia en Colombia, la Iglesia ha esgrimido con sus abogados el Concordato entre el Estado colombiano y la Santa Sede para dejar a los sacerdotes sin castigo. Con este precedente judicial, se desbarata nuevamente este argumento defensivo.

Un hecho, como el allanamiento de una sede arzobispal, tienesolo un precedente en Latinoamérica en agosto de 2018, cuando la Fiscalía chilenaallanó la sede del Arzobispado de Chile en busca de evidencias sobre los presuntos casos de pederastia cometidos por miembros de la CongregaciónMarista. Estas investigaciones involucran a una decena de sacerdotes maristas, así como el encubrimiento sistemático de los obispos que sabían de estos nefandos hechos.

Este allanamiento hecho por la seccional de la Fiscalía en Villavicencio es sumamente importante en la lucha contra la pederastia, y debe ser aplaudido ya que la única manera en que se pueda administrar justicia es conociendo toda la verdad y yendo mucho más que las suspensiones eclesiásticas (que solo tienen efectos dentro de los ritos que los sacerdotes pueden oficiar) para pasar a las penas que exige la justicia colombiana, la cual no debe frenarse cuando se encuentre con la Iglesia, porque precisamente Colombia es un estado laico. Esta diligencia de la Fiscalía es un precedente importantísimo en la dirección correcta.

lunes, 13 de abril de 2020

Religión -petición de diezmos - y coronavirus

En estos tiempos de cuarentena y un exacerbado protagonismo de los clérigos hablando sobre la ira de Dios o señales del fin del mundo, se hizo una transmisión en vivo por parte de Bogotá Atea y Sin Dioses para hablar de estos religiosos que han aprovechado para mendigar o extorsionar emocionalmente por diezmos.

Aquí lo dejamos. Esperamos que sea de su agrado.

 

martes, 31 de marzo de 2020

Iglesias: ¡Paguen impuestos sobre diezmos y ofrendas!


En la mañana del 30 de marzo el pastor y senador John Milton Rodríguez solicitó, por medio de su cuenta de Twitter al gobierno nacional quese incluyeran a las iglesias en el grupo a beneficiarse con las medidas económicas de emergencia en la contingencia de la pandemia de coronavirus.

Su trino y posterior entrevista radial en W Radio, causó reacciones,en su mayoría adversas, en miles de ciudadanos que recordaron que las iglesias no pagan impuestos, además de las frecuentes solicitudes de diezmos y ofrendas por parte de los pastores.

La solicitud del Senador y también pastor de la Iglesia “Misión Paz a las naciones” de Cali llegó una semana después de que circulara en redes sociales un vídeo de la pastora María Paula Arrázola en el que dice: “Así que yo te invito a que no hagas solo depósitos aquí en la Tierra, en el banco o tu cuenta de ahorros, en tu fiducia o en tu CDT, sino que abras una cuenta celestial. Y si ya la abriste que hagas depósitos. Porque el Señor va a multiplicar lo que demos para él […] Yo los invito que podamos ofrendar con alegría” continua la pastora.  Cabe aclarar que la cuenta celestial tiene un número muy terrenal al que tienen acceso los esposos Arrázola, líderes de Ríos de Vida, iglesia cristiana de Cartagena.

Causa extrañeza la declaración hecha por el pastor John Milton Rodríguez de que las iglesias no tienen dinero para pagar salarios y parafiscales a sus empleados. Rodríguez habló de “sociólogos, psicólogos” y otros profesionales. La mayoría de las cerca de 8 mil denominaciones cristianas con personería jurídica especial son iglesias de barrio, en el que hay un pastor y fundador, el que recolecta los diezmos, y muchos de los feligreses donan su tiempo para el aseo, arreglos locativos, arreglos florales, etc. De igual manera, quienes leen la Biblia o cantan, rara vez cobran por ello, sino que hace parte de su ejercicio de culto. Pocas son las obligaciones económicas, y por el contrario muchos son los ingresos.

Las iglesias y agrupaciones religiosas en general gozan de inmensos beneficios económicos que son conocidos por muchos ciudadanos. Las iglesias en Colombia no pagan impuestos nacionales ni municipales. Por ejemplo, el impuesto sobre la renta, que pagan las empresas, está exento para las organizaciones de fe. Esto según el artículo 23 del Estatuto tributario. A nivel distrital o municipal tampoco pagan el impuesto predial, ni sobretasa de impuesto ambiental. 


Montar una iglesia es un negocio sumamente redondo. Un pastor de una iglesia pequeña, o que llaman de garaje, que congregue 50 personas adultas. Podría recibir mensualmente entre tres y seis millones de pesos, según los ingresos de los feligreses. Recordemos que el diezmo que se pide es el 10% de los ingresos. Además de los diezmos, están las ofrendas y el “sembrar promesas”, que son ofrendas que se hacen para obtener un milagro o favor especial. Todos estos ingresos están libres de IVA, no hay impuesto sobre la renta, no hay que pagar impuesto predial. El templo se construye muchas veces con donativos de los feligreses, y así sucesivamente. Algunas iglesias organizan encuentros o salidas para parejas de esposos o empresarios en los que cobran la asistencia al evento. Ahora calculen como será en las iglesias más grandes que tienen transmisión por televisión, luces, sonido, batería, datafono para cobrar los diezmos, y hasta les sobra para pagar campañas políticas al Concejo y al Congreso de la República.

Las viviendas, vehículos y viajes de los pastores de las mega iglesias distan mucho de ser los de un sector que necesite ayuda del Estado. Como será de buen negocio que una humilde costurera de Chipatá, Santander, pasó en diez años de vivir en un barrio de clase media de Bogotá a ser dueña de unamansión en Weston, Florida, y comprar otras paras sus hijos. El logo de fondo azul y letras blancas de esta denominación se puede ahora encontrar en 48 países. Uno de los seis baños de su mansión vale lo de tres viviendas de interés social. Es tan rica como poderosa, al punto de tener un ejercito de fieles que logran tumbar artículos o vídeos que no le son favorables a ella o a su denominación.


Pero mientras en el sector religioso el dinero libre de impuestos abunda, en el de la ciencia y la tecnología en Colombia, por mencionar uno de varios, languidece por falta de financiación estatal. Es increíble que una ciudad del tamaño de Bogotá no cuente con un Museo de Historia Natural (como lo tienen Nueva York, Buenos Aires o Ciudad de México) mientras que hay iglesias en cada esquina de barrio. En Bogotá, para que los niños de un colegio público de puedan ir a Maloka o al Planetario, toca que la institución educativa estire su presupuesto para pagar las entradas y el alquiler de buses.
En Colombia centenas de físicos, químicos, biólogos, farmacéuticos, ingenieros y médicos si quieren hacer investigación deben irse del país porque no hay dinero para investigación, cuando los recursos estarían disponibles si se gravaran los diezmos, ofrendas, primicias y donaciones con el mismo porcentaje que se graban las ganancias en la empresa privada.

Para este año Minciencias cuenta con un exiguo presupuestode $ 392.362 millones. En el caso que las iglesias de Colombia tuvieran que declarar renta y pagaran al igual que las empresas, el 30% sobre sus ingresos brutos, las entidades religiosas tendrían que haber declarado en el año 2017 $1,6 billones sobre los $5,4 billones recaudados. De ahí podría haber dinero suficiente para la investigación y divulgación científica, sectores cenicienta en la distribución presupuestal, o para enfrenar la actual crisis de coronavirus, en momentos en que tantos ciudadanos que viven de la economía informal están en ascuas.

En un comunicado de prensa emitido por ONG ateas yhumanistas seculares, se ha hecho eco de esta indignación ciudadana frente a lapropuesta del Pastor John Milton Rodríguez y piden Gobierno Nacional y al Legislativo tres cosas: “1) Una contabilidad clara y pública a las iglesias de los diezmos y ofrendas que reciben, la forma como se invierten y el dinero que de estos llegan al patrimonio de los pastores; 2) que las megaiglesias y denominaciones más grandes y solventes paguen impuesto predial y 3) que se graven los diezmos y ofrendas a fin de obtener recursos para el sector de ciencia y tecnología.”

Es poco probable que estas últimas solicitudes las escuche este gobierno. Más aún cuando encontró en el voto amarrado de las iglesias un fortín electoral. Pero, confío que cada vez sean más los ciudadanos críticos, los votantes de opinión que empiecen a subir la voz y decir con más frecuencia y más alto ¡Iglesias paguen impuestos!