lunes, 27 de octubre de 2014

Evangélicos y católicos contra cuento de preescolar

¿Por qué las religiones se esfuerzan por tener acceso a la educación infantil? Porque llegando a las personas desde pequeñas es más factible establecer creencias. Los dogmas religiosos, y también los prejuicios (algunos de ellos ligados) son fácilmente transmisibles a temprana edad. Por esto, una iniciativa de presentar una historia de respeto y tolerancia para niños de edad preescolar sobre la realidad homoparental titulada "Nicolás tiene dos papás" a reanimado los ánimos de los evangélicos chilenos.

"Nicolás tiene dos papás" es un cuento para niños de preescolar que cuenta la historia de un chico que vive con dos padres homosexuales.

El texto fue producto de la ONG Movilh (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual) y contó con la financiación de la Unión Europea y por la Embajada del Reino de los Países Bajos en Chile.

Cuenta además con el apoyo de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), organismo gubernamental dependiente del Ministerio de Educación que rige las instituciones preescolares. Este material pedagógico llegará a los jardines y escuelas que lo soliciten.

Rolando Jiménez, vocero del Movilh dijo a la BBC que este cuento "es un material pedagógico que le da a los niños herramientas que permitan visualizar las distintas formas de hacer familia".

"Y con tango fueron tres" fue un cuento que narró la historia
 real de dos pingüinos machos que adoptaron un huevo en un zoológico
 y criaron al polluelo de manera conjunta. 
Este cuento fue prohibido en muchas bibliotecas estadounidenses.
Ver: 
Uno de los primeros de poner el grito en el cielo fue el presidente de la Mesa Ampliada de la Unión Nacional Evangélica, el obispo Emiliano Soto quien dijo que el cuento es perjudicial "Porque violenta la mente de un niño de tres o cuatro años, todavía sin conciencia real de lo que es la vida, ponerlo a definir una concepción diferente de lo establecido".

¿Violenta la mente de un niño explicarle que hay diferentes formas de familia y que no se deben discriminar a los niños que viven en otros tipos de familia? Lástima que el obispo nunca dijo algo similar contra los padres que utilizan palabras ofensivas contra los gays y lesbianas delante de sus hijos. Violento ha sido el ataque de ellos contra la igualdad jurídica de las personas LGBTI, y a propósito, ¿cómo puede llamarse el adoctrinamiento a niños pequeños de que hay un lugar de tortura eterna a quien no acepte a Jesús como dios y salvador?

La organización Acción Familia, una agrupación de católicos cuyo fin es "preservar los principios y tradiciones cristianas de la Familia chilena", según explican en su sitio web, comenzó una campaña de junta de firmas para protestar contra la distribución del cuento ante el ministro de Educación.


"Es claro que la publicación de este manual es un incentivo para que los niños, a partir de los 4 años, no tengan reparos a las conductas homosexuales. Esta es, a nuestro entender, una deformación moral de los niños en la más tierna infancia. Y esa deformación está avalada por el Estado", aseguró Juan Antonio Montes, director de Acción Familia.


Por su parte la psicóloga infantil Maribel Corcuera respondió a BioBio Chile sobre el impacto que puede tener este libro, y el tema en general a los niños: "Que un niño tenga un daño en la vida porque se le hable de la homosexualidad, eso no va a ocurrir. Pero también creo que deberían existir otros libros: Nicolás tiene dos mamás, Nicolás tiene una mamá y dos papás, o Nicolás vive con su papá, etc. Creo que se no es importante atacar una de las realidades sino también las otras".

En 2009 el blog Sin dioses informó de un cuento infantil sobre familia homopantental basado en la historia de unos pingüinos. Este fue prohibido en muchas bibliotecas o se les puso una etiqueta de advertencia para los padres. Ver cuento en Youtube

Dejo aquí el cuento de la discordia, que para Sindioses.org es un loable ejemplo de educación para la convivencia y el respeto y esperamos que se repita en otros países hispanos.

Ver: La adopción homoparental a la luz de las evidencias refuta a los religiosos homófobos


 












jueves, 23 de octubre de 2014

El cáncer desde la cosmología

¿Podría un cosmólogo encontrar la cura contra el cáncer? Hace siete años, la Universidad del Estado de Arizona decidió incurrir en esta grave enfermedad desde distintos ángulos. Aquí sus primeras propuestas.



Por Glenys Álvarez

Hace algunos años, en un laboratorio de investigación oncológica en San Diego, California, uno de los científicos, colombiano por cierto, me dijo que nunca había visto algo tan complejo como las células cancerosas bajo el microscopio. No tengo idea sobre la complejidad biológica del cáncer pero sí puedo creer esa afirmación debido a lo dificultoso que ha sido entender la enfermedad y tratarla. De hecho, hace siete años, la Universidad del Estado de Arizona inició un programa bastante curioso. La idea era tratar al cáncer por todos los ángulos posibles, no sólo el biológico, reunir investigadores en la física, la evolución y la cosmología para comenzar a trazarle un camino a estas células, entenderlas mejor, saber su origen y para qué surgieron. El fin es, por supuesto, erradicar el cáncer de nuestra lista de problemas médicos.

Pues bien, a principios de este mes, una curiosa noticia sobre las células cancerosas aseguraba que el cáncer es una nueva expresión de un rasgo antiguo que estaba preprogramado en las células pero que había permanecido inactivo... hasta ahora.

Los investigadores involucrados en los nuevos resultados son Paul Davies, cosmólogo, astrobiólogo, físico teórico cuyas investigaciones han ayudado a explicar cómo los agujeros negros irradian energía, qué causó las ondas en el resplandor cósmico de la gran explosión y por qué la vida en la Tierra pudo haber venido de Marte; Charley Lineweaver, astrobiólogo de la Universidad Nacional Australiana en Canberra, y Mark Vincent, oncólogo en el Centro de las Ciencias de la Salud en Ontario; juntos argumentan en un nuevo artículo publicado en BioEssays, que como el cáncer aparece en muchos animales y plantas, así como en los seres humanos, es posible entonces que haya evolucionado cientos de millones de años atrás, cuando compartimos un ancestro unicelular común.

Sabemos que el problema de estas células es que no mueren, son inmortales. Para ellas, la apoptosis carece de significado y continúan proliferándose sin que nada las controle. Los investigadores argumentan que esta característica pudo haber sido necesaria una vez, en aquellos días cuando los organismos multicelulares complejos se desarrollaron.

“Cuando esto ocurrió, la inmortalidad fue externalizada hacia los óvulos y los espermatozoides y las células somáticas, aquellas que no participan en la reproducción, ya no se necesitaban para esta función”, explicó Davies durante una conferencia de ingeniería médica celebrada en el Imperial College de Londres el pasado mes de septiembre.

Esto es lo que nos dice el equipo de acuerdo con un editorial en el diario Nature escrito por Zeeya Merali: Cuando una célula se enfrenta a una amenaza ambiental, la radiación, por ejemplo, o un factor de estilo de vida, puede regresar a un 'modo seguro preprogramado'.  Así, en un intento equivocado para sobrevivir, las células se deshacen de su alta funcionalidad cambiándolas por su capacidad latente de proliferar de nuevo.

La enfermedad, indican, es una caja fuerte contra fallos, pero es antigua y una vez se activa, “implementa su programa sin piedad”, dijo Davies.

Otra de las aseveraciones del estudio es que el cáncer se desarrolló en un momento cuando el medio ambiente terrestre era más ácido y contenía menos oxígeno. Por eso recomiendan tratamientos con altos niveles de oxígeno y poca azúcar en la dieta para disminuir la acidez, eso tensará el cáncer reduciendo el tamaño de los tumores.

Nada nuevo bajo el sol
El problema es que ambas recomendaciones de tratamientos ya habían sido hechas antes. Estudios independientes llegaron a conclusiones parecidas sobre el uso del oxígeno, sin embargo, los resultados aún no han sido publicados. Constantino Balestra y equipo, de la Universidad de Bruselas, experimentaron con oxígeno reduciendo las células de cáncer en la leucemia pero sus resultados están siendo revisados. Indudablemente, la idea de aplicar oxígeno parece muy simple. Más aún cuando se prescribe junto a los tratamientos ya conocidos, es algo así como la píldora para adelgazar que sólo funciona si hacemos ejercicio y llevamos una dieta estricta; ya veremos que ocurre después de la revisión.

Por otro lado, el equipo de Davies también propone “terapias inmunológicas”. La idea es despertar nuestras defensas para que ellas mismas se encarguen de devorar el cáncer. Otro método que también se ha estudiado antes y que se centra en infectar a los pacientes de forma selectiva con bacterias y agentes virales para dinamizar el sistema de defensa. De hecho, algunos melanomas han reaccionado positivamente ante esta estrategia y se estima que las células cancerígenas no sólo serían más vulnerables así a nuestro sistema de defensa sino a los agentes infecciosos también, que las aniquilarían con mayor facilidad que a nuestras células saludables. Lo cual es una buena noticia.

Pero igualmente, no todos están de acuerdo debido a que las “predicciones de atavismo”, como expresó David Gorski, cirujano oncólogo de la Universidad Estatal de Wayne en Detroit, Michigan, no son nuevas en la oncología, ya que los científicos han llegado a ellas “por otros caminos".

Es indudable que el cáncer continúa ganando la guerra médica en el planeta y todavía no sabemos cómo se encontrará la cura para tan compleja enfermedad.

“Enormes cantidades de dinero y las mentes más brillantes de la ciencia biológica y médica no han logrado hacer un gran impacto en la guerra contra el cáncer, a lo mejor es hora de un nuevo paradigma. Un cosmólogo puede observar las células como un 'universo interno' y explorarlo de una  forma novedosa”, expresó para Nature, Brendon Coventry, oncólogo quirúrgico e immunoterapista en la Universidad de Adelaida, en Australia.

Menos Materia Oscura alrededor de la Vía Láctea

Nuevas y detalladas mediciones nos regalan interesantes descubrimientos, como que sólo hay la mitad de materia oscura de lo que se pensó alrededor de nuestra galaxia y que se necesita una velocidad de 550 kilómetros por segundo para salir de ella



Por Glenys Álvarez

No sabemos qué la conforma pero sabemos que está ahí. Muchas medidas en astronomía son indirectas, conocemos la existencia de exoplanetas y otros objetos debido a que podemos medir sus efectos gravitatorios en otros objetos cercanos. De la misma forma, los astrónomos descubrieron que materia y energía oscura están mucho más presentes en el universo que la materia visible misma. De hecho, uno de los extraordinarios descubrimientos en física fue conocer que la materia visible, esa que reacciona a la luz, sólo conforma un poco más del 4% de todo el Cosmos local. Todo lo demás es atribuido a esas dos damas oscuras y enigmáticas: la materia y la energía; 26.8 y 84.5 % respectivamente, dice Wikipedia.

Sabemos que existen porque hemos medido sus efectos gravitatorios indirectos en la materia visible, la radiación y la estructura del universo a gran escala. Así, los astrónomos saben que cada galaxia está rodeada por un engorroso e invisible halo de materia oscura mucho más grande y más esférico que la galaxia luminosa en su centro. Investigadores elaboraron simulaciones informáticas en el 2006, demostrando que el halo es sorprendentemente grumoso, con concentraciones relativamente densas de materia oscura gravitacionalmente unidas a 'subhalos' dentro del halo. Aquel estudio, que fue publicado en Astrophysical Journal, mostraba una subestructura mucho más amplia que cualquier estudio anterior.

Ahora, sin embargo, la cantidad de materia oscura alrededor de nuestra galaxia parece ser la mitad de lo que se pensaba. De hecho, de acuerdo a investigaciones elaboradas por un equipo en la Universidad de Australia Occidental liderado por el científico nepalés, Prajwal Kafle, el peso de la materia oscura en nuestra galaxia es de 800 000 000 000 (o 8 x 1,011) veces la masa del Sol.

“Hace mucho que sabemos que la mayor parte del universo está oculto”, expresó Kafle, “pero esta es la primera vez que se toman medidas tan detalladas, mirando bien de cerca las fronteras de la Vía Láctea, a unos cinco millones de billones de kilómetros de la Tierra”.
¡Inimaginable!

El equipo también estudió la velocidad de las estrellas en la galaxia y para ambas investigaciones utilizaron una técnica inventada hace ya casi un siglo por el astrónomo británico James Jean, en 1915, conocida como la longitud de Jean y otras mediciones.

Pero los investigadores en Australia tienen otras cartas bajo la manga, una de ellas descubre la realidad sobre las galaxias satélites alrededor de la Vía Láctea.

“La idea actual de la formación y evolución de galaxias, llamada la teoría de la Materia Oscura Fría Lambda, predice que debe haber un puñado de grandes galaxias satélites alrededor de la Vía Láctea, las que deben ser visibles a simple vista, pero no vemos eso” dijo Kafle. “Al utilizar nuestra medición de la masa de la materia oscura la teoría predice que solamente debería haber tres galaxias satélites, que es exactamente lo que vemos, la Gran Nube de Magallanes, la Pequeña Nube de Magallanes y la galaxia enana de Sagitario”.

Es decir, que con la nueva medición de la masa de la materia oscura alrededor de la galaxia, no necesitaremos proponer otras galaxias satélites que no vemos. Sobre esto, el astrofísico de la Universidad de Sydney, profesor Geraint Lewis, quien participó en la investigación, dijo que este problema de los satélites había sido “una espina en el lado cosmológico durante casi 15 años”.

Pero la materia oscura no es la única protagonista en el estudio. Otras medidas permitieron evaluar cosas bien interesantes, además de obtener un modelo holístico de nuestra galaxia. Precisamente, gracias a este modelo, hoy también conocemos la velocidad que necesita una nave para abandonar la Vía Láctea.

“Prepárate para acelerar a 550 kilómetros por segundo si quieres escapar de las garras gravitacionales de nuestra galaxia", dijo Kafle.
Eso es mucho si tenemos en cuenta que para salir del planeta sólo se necesitan 11 kilómetros por segundo.

La imagen es una impresión artística de la Vía Láctea y su halo de materia oscura (que se muestra en azul aunque en realidad es invisible).
Crédito de imagen: ESO / L. Calçada.

sábado, 11 de octubre de 2014

Adventistas oran para que se detenga el virus del ébola (que está evolucionando)

Este 11 de octubre de 2014 la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha convocado a una jornada de oración para que su dios detenga la epidemia de ébola que está causando estragos en África Occidental.

"Oremos para que Dios detenga este virulento virus" pidió el presidente de los adventistas, el señor Ted Wilson. No obstante, tras las buenas intenciones es poco probable que este 10 de octubre el virus del ébola llegue a desaparecer. 

Al igual como hoy los adventistas y otros creyentes oran, en el pasado se hizo lo mismo frente a otras plagas. Por ejemplo, en 1348, la peste bubónica se llevó a un tercio de la población de Europa. El papa de aquel entonces, Clemente VI: en una bula de 1348, declaró que «Dios estaba castigando a sus gentes con una gran pestilencia». No obstante ni fue castigo divino, ni las oraciones fueron escuchadas. La causante de esta devastadora plaga fue la bacteria Yersinia pestis, transmitida por las pulgas que infestaban las ratas. 

En Sudamérica un grupo de pastores adventistas han publicado un vídeo en You Tube en el que invitan a orar. En este se puede escuchar a Santiago López Blasco, director de comunicación de la Asociación Argentina Central decir: "Padre amado: Tu que creaste el cuerpo humano y que conoces cada uno de sus detalles, te rogamos que guíes y bendigas a los investigadores que están tratando de crear una vacuna y un tratamiento adecuado para esta terrible enfermedad" 

¿Para qué pedir que guíe a los investigadores por una vacuna? ¿No puede su dios obrar un milagro con solo decretarlo? ¿Sólo puede si dios actuar por medio de los científicos? ¡Qué limitados son los poderes de Jehová en estos tiempos! En el Antiguo testamento, según la Biblia, podía abrir el mar, hacer llover fuego del cielo, matar a los primogénitos y salvar a alguien con solo su palabra. Pero, ¿por qué no se preguntan por qué dios no evitó que el virus saltara de los murciélagos a los seres humanos? Si su dios conoce el cuerpo humano ¿por qué no lo hizo inmune al ataque de cualquier virus?

Otro pastor oró: "Pedimos para que ellos puedan usar esta dura prueba para tu gloria y muchos puedan llegar a conocerte en esta gran necesidad".

Los flagelantes dándose latigazos para que su dios detuviera la peste bubónica.
Esto es peor aún. Un dios que podría aparecerse ante todo el mundo, curar toda enfermedad y anunciar su existencia, pone una prueba, que llaman "dura" con el fin que la gente crea en él. ¡Qué sádico es ese dios! Nada diferente a la idea de que el sufrimiento acerca a dios, que usaba la señora Teresa de Cálcuta, que consideraba que el dolor era una bendición.

En la peste de 1350 surgieron en Europa grupos de creyentes que andaban de ciudad en ciudad flagelándose, pidiendo la intervención divina para que cesara la plaga. Pero nada ocurrió. La plaga se extendió por Europa y el mayor beneficio lo sacó la iglesia a donde fueron las donaciones de miles de personas que donaron sus bienes y los dineros recogidos en el Jubileo de 1350. 

Toda la historia del sufrimiento humano, de las enfermedades y los desastres, de esas mismas cosas que nos llenan de terror, y que tan bien sirven a los propósitos de los clérigos, nos llevan a cuestionar la existencia de un dios omnipotente y misericordioso. Estas dos características no son posibles en un ser y tener a la vez el mundo que tenemos. Ya lo había expresado Epicuro de Samos (342-270 a.C) en la antigua Grecia: "Está dispuesto Dios a prevenir la maldad, pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿Puede hacerlo, pero no está dispuesto? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y además está dispuesto? Entonces, ¿de dónde proviene la maldad? ¿No es él capaz ni tampoco está dispuesto? Entonces, ¿por qué llamarlo Dios?" 

El virus del ébola y la evolución en observación 

El ébola es causado por un virus.  Los virus no son seres vivos propiamente dichos, porque no están formados por células y no pueden hacer actividades metabólicas. Para poder reproducirse deben infectar su material genético a un célula, la cual una vez recibe el material genético viral se dedica a construir más virus que terminaran destruyendo a la célula e infectando luego otras. 

Bien se puede definir a los virus como entes genéticos de reproducción separada de un genoma celular. Ahora, algo interesante es que todo lo que tiene ADN puede mutar, y por lo tanto puede evolucionar. El virus del ébola, como los de la familia Filoviridae, son virus de ARN que luego deben pasar su material a ADN. 

Pues bien, las investigaciones han mostrado que los virus evolucionan. Estos cambian, mutan y la selección natural deja aquellas variantes que mejor se adaptan. Es decir quedan las cepas que pueden infectar más rápido y que se pueden propagar mejor. 

Curiosamente los adventistas niegan la evolución y son uno de los grupos que más se oponen a la enseñanza de la biología evolutiva. El autor adventista Christian Álvarez Zaldúa dice lo siguiente:

"Las mutaciones, proceso que los evolucionistas necesitan para explicar la transformación de una especie en otra, en lugar de producir mejoras permanentes, producen seres más débiles, que finalmente mueren o desaparecen. Aún si creen que las mutaciones explican la evolución".

Hay varios errores allí, los cuales me permitiré explicar antes de volver con el virus del ébola:

1. Las mutaciones no explican la formación de especies nuevas. Explican la aparición de nueva variedad genética, de nuevos alelos, que luego son materia de selección.

2. No todas las mutaciones son deletéreas o negativas.

3. Las mutaciones por si mismas no explican la evolución. La evolución biológica es el cambio en la frecuencia de alelos (variantes de genes) en una población al pasar generaciones. Uno de los mecanismos que hace que la frecuencia de un gen cambie es la selección natural. Pero antes debe haber diversidad, y la diversidad es dada en parte por la mutación. 

Ya con lo anterior aclarado volveré sobre el virus del ébola. El descubrimiento de la evolución en el virus del ébola se lo debemos a la doctora Pardis Sabeti y a su equipo de 58 investigadores. Sabeti es profesora asistente del Departamento de biología evolutiva en Harvard University y del Broad Institute,

El Ministerio de Salud de Sierra Leona envió a fines de mayo y mediados de junio de este año 99 muestras de sangre de 78 pacientes contagiados con ébola a los Estados Unidos. en aquel momento estas muestras representaban al 70% de los infectados. La finalidad era secuenciar y analizar el genoma del virus.


Una vez obtenida la secuencia genética de las 99 muestras Sabeti y su equipo las compararon con otros 20 genomas de brotes de ébola pasados y eso reveló un árbol filogenético. Un árbol filogénetico es como un árbol genealógico. En este caso se reconstruye con base en las similaridades entre los genomas de ARN. Las diferencias entre los diferentes tipos de virus se deben a mutaciones. Mutaciones que han tenido que ver con la capacidad de adaptación de este virus. (Ver artículo de Science.)

El árbol filogenético también muestra que dentro de Sierra Leona, el virus ha formado dos grupos claramente definidos. Ambas variantes tienen una ancestro común del cual descienden. Esta separación se originó a fines de mayo a partir de una de las variantes originales, que se cree que fue introducida por un curandero que ayudó a su propagación durante un velorio.

Un dato preocupante es que el análisis mostró que la tasa de mutación (velocidad a la cual aparecen los cambios en el genoma) del actual virus del Ébola es el doble que el de los virus de los brotes pasados. Esta característica  implica dos cosas: 1) Las mutaciones SI contribuyen a generar diversidad genética que es base para la evolución (cosa que solo los tercos creacionistas niegan)  y 2) La alta tasa de mutación genera rápidamente nuevas variantes más resistentes, tolerantes o invisibles a los tratamientos que se vienen probando. Es decir, los virus están evolucionando. ¡Estamos observando un caso de evolución! (cambio de las frecuencias genéticas en una población al pasar varias generaciones).

Así pues que para esta jornada de oración podríamos cambiar la oración de Ted Wilson por una como esta: "Señor, te pedimos que sanes inmediatamente a todos los enfermos de ébola ya que eres omnipotente y misericordioso, de no ser así sería algo autocontradictorio. En tal caso te pedimos que al menos detengas su tasa de mutación ya que esto hace que el virus está evolucionando (Sí, ¡evolucionando!) de manera muy rápida, lo que lo hace difícil de controlar. Amén." En todo caso creo que los resultados de esta jornada de oración serán igual de significativos a la jornada de los flagelantes de 1350.

martes, 7 de octubre de 2014

La obsesión de la iglesia católica por los gays

Una reflexión del columnista newyorkino Frank Bruni por la obsesión de la Iglesia Católica con el despido de gays y lesbianas de sus centros educativos en Estados Unidos.


Desde hace año y medio he escrito en repetidas ocasiones sobre profesores de escuelas católicas y funcionarios eclesiásticos que han sido destituidos de su puesto por tener una relación homosexual y, en algunos casos, por decidir casarse.

No han sido pocos los lectores los que, cada vez, han intervenido para decirme que esas personas se lo merecían. Si alguien entra en un club, sostienen, debe de acatar sus reglas o sufrir las consecuencias.

¿En verdad es así?

Las reglas de este club particular que es la Iglesia Católica prohíben el divorcio. Pero los asientos de muchas de las iglesias católicas que he visitado están ocupado por fieles que van en su segundo o tercer matrimonio. Caminan alegremente hacia el altar para recibir la comunión sin que haya el menor rezongo de protesta de las personas que los rodean. Participan plenamente en los rituales de la iglesia sin que nadie les dispute su membresía en el club.

Las reglas prohíben también el control artificial de la natalidad y, aun así, la mayoría de las familias católicas que conozco no tienen más de tres hijos, lo cual es o un milagro de una fecundidad limitada naturalmente o una señal de que alguien ha estado visitando la farmacia. No sé de ninguna oficina eclesiástica que monitoree tales asuntos, por ejemplo, revisando las notas de compra de las farmacias. Y tampoco he escuchado de ningún profesor despedido o de fieles a los que se les niega la comunión por no tener una prole rebosante.

Acerca de los profesores: cuando despiden a maestros gais o profesoras lesbianas, la explicación generalmente menciona su obligación contractual, como empleados de una escuela católica, de no desafiar las restricciones de la iglesia, que prohíbe la actividad sexual entre dos personas del mismo sexo.

Pero hay muchos empleados en escuelas católicas de todo el país que no son siquiera católicos y que desafían a la iglesia por no haberse adherido a ella en primer lugar. Hay maestros protestantes y judíos. Hay maestros que son agnósticos y, muy probablemente, maestros que son ateos pero que sencillamente no lo proclaman. Hay empleados parroquiales en esas mismas categorías y que siguen muy a gusto en su empleo.

“¿Es más importante creer en la doctrina de la iglesia sobre el matrimonio homosexual o creer en la resurrección. o incluso en que Dios existe?”, se pregunta el padre James Martin, sacerdote jesuita y autor de “Jesus: A Pilgrimage”, exitoso libro publicado este año. “Yo no he oído a nadie que pida que despidan al administrador de la parroquia por ser agnóstico.”

La triste verdad del asunto es que en este periodo, en que la legalización del matrimonio homosexual se ha esparcido rápidamente en todo Estados Unidos – de solo seis estados en 2011 a más de tres veces ese número en la actualidad _, la jerarquía católica decidió enfocarse en esta cuestión y en un solo grupo social: gais y lesbianas.

Sus prédicas morales son selectivas, intolerantes y muy tristes. Y peor aun: son contraproducentes pues están amargando a muchos católicos estadounidenses, la mayoría de los cuales aprueba el matrimonio homosexual y porque los empleados que han sido exiliados generalmente eran ejemplos de caridad, misericordia y otras virtudes tan importantes para el catolicismo como cualquier lineamiento sobre el sexo. Pero no importaba su corazón; todo se reducía a sus genitales. ¿Alguna vez la Iglesia Católica podrá alejarse de eso?

El papa Francisco parece inclinado a hacerlo y está presionando suavemente a otros jerarcas con sus palabras cuidadosamente elegidas y sus símbolos hábilmente orquestados. Quizá no está anunciando ningún cambio importante en la doctrina eclesiástica – que, por cierto, cambia bastante con el tiempo – pero sí está indicando que no hay que vilipendiar a los católicos que entran en conflicto con las enseñanzas.

Hace tan solo tres semanas, él presidió una ceremonia de matrimonio de veinte parejas de la diócesis de Roma, entre las que había algunas que ya estaban viviendo juntas o que habían estado casadas antes. Una de las novias tenía un hijo ya crecido concebido fuera del matrimonio.

Las acciones del papa no cuadran con la manera en que muchos jerarcas católicos estadounidenses están tratando a gais y lesbianas. El semanario National Catholic Reporter informó que pudo encontrar unos 40 casos públicos desde 2008 de empleados que perdieron su trabajo en instituciones católicas del país debido a cuestiones relacionadas con la homosexualidad y el matrimonio homosexual. Diecisiete de esos casos ocurrieron este año.

Cuando hablé de este tema con Lisa Sowle Cahill, profesora de teología en el Boston College, ella se preguntó en voz alta si los superiores católicos descartarían a alguien o le negarían la comunión por apoyar la pena de muerte, que está en contra de la doctrina católica. Ella y yo nos sorprendimos por igual de lo poco que se escuchó de los jerarcas de la iglesia estadounidense sobre las noticias de hace unos meses respecto de ejecuciones que salieron mal.

“Los obispos eligieron el tema del matrimonio homosexual desde la campaña presidencial de 2004 como causa especial a la que se oponen”, observó Cahill. Y agregó que estaban “delimitando una identidad católica contracultural” que no se centra en “la justicia social y las cuestiones económicas”.

“Es cosa de sexo y cuestiones de género”, precisó, agregando que esto podría estar relacionado con la desgracia que se causó a sí misma la jerarquía eclesiástica con su desastroso manejo de los escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Los obispos, indicó, quizá están empeñados en encontrar un terreno sexual en el que puedan adoptar una postura de rectitud severa.

“Están tratando de recuperar la ventaja moral, sin importarles que lo más seguro es que les resulte contraproducente”, determinó. Después de haberse hecho de la vista gorda ante las relaciones sexuales forzadas que devastaron tantas vidas jóvenes, están atrincherados en contra de relaciones voluntarias que no dañan a nadie.

Es muy importante recordar que en muchos casos en los que la iglesia ha castigado a las parejas del mismo sexo, la homosexualidad e incluso el hecho de que fueran pareja eran algo muy sabido y aceptado tácitamente desde tiempo antes. Lo que cambió la ecuación fue el interés en la unión civil, de pronto posibilitada por leyes que han evolucionado de manera más humana que la iglesia misma. Las parejas en cuestión salieron de las sombras e hicieron el compromiso de amarse de una manera que la iglesia celebra en otras circunstancias. Esas parejas fueron rechazadas por esa razón. Eso es una vergüenza.

Y eso contradice otros principios católicos, aparte de los que rigen las relaciones del mismo sexo, como señaló Martin en una columna publicada en la revista católica America este año. La doctrina católica, afirma, “también dice que los gais y las lesbianas deben de ser tratados con 'respeto, sensibilidad y compasión’”.

Algunos jerarcas católicos estadounidenses efectivamente cuestionan lo que está sucediendo. Cuando un reportero le preguntó recientemente sobre la proscripción de trabajadores gais, el cardenal Sean O’Malley de Boston dijo que “debe rectificarse” esa situación. No habría mejor momento para hacerlo que ahora.

Lo que está sucediendo equivale a una persecución. Y está ocurriendo no porque los trabajadores que se encuentran en esa situación hayan llamado la atención especialmente sobre ellos mismos o hayan hecho alguna agitación política. No, ellos simplemente aman de una manera que no agrada a muchos jerarcas eclesiásticos, cuya preocupación por la pureza es espasmódica y caprichosa.

Martin indicó que esos jerarcas no están buscando y flagelando a los patrones que no les pagan un salario justo a sus empleados o que no son caritativos con los pobres, que son mandatos de la doctrina social de la Iglesia Católica.

“Si se van a aplicar esas pruebas, habría que aplicarlas de forma pareja”, aseguró, no tanto recomendando que se hiciera sino presentando el argumento de que, si así fuera, “vaciaríamos a las instituciones católicas de todos sus empleados y nadie podría formarse en la fila de la comunión”.

miércoles, 1 de octubre de 2014