sábado, 7 de agosto de 2010

No más financiación de las Iglesias por el Estado

Se ha iniciado en España una campaña para reunir firmas en contra de la financiación oficial de la Iglesia con dinero público.
La idea proviene de la organización Europa Laica, y a ella se han sumado muchas organizaciones como Laicismo.org

En 2007 se modificó la asignación voluntaria del IRPF que hace el contribuyente a la Iglesia: pasó del 0,52% al 0,7%, aunque se suprimió la dotación directa que hacía el Estado a la Iglesia Católica. Además quedó sujeta al pago del IVA en la adquisición de bienes e inmuebles, tal y como había solicitado la Unión Europea.

La financiación de la Iglesia (Tomado de X tantas)

Desde 1978 la Iglesia recibe del Estado una dotación con cargo a los presupuestos generales del Estado. En 1988 se articuló una asignación tributaria para la Iglesia Católica, consistente en el 0,5239% del impuesto sobre la renta de las personas físicas. Sin embargo esta asignación nunca cubrió las necesidades de la Iglesia, por lo que se tuvo que instrumentar un complemento estatal con cargo a los presupuestos. (nota 1: histórico con las cantidades recibidas por la Iglesia del IRPF).

Es importante señalar que a partir de la declaración de la renta de 2007 (declaración de 2008) este porcentaje sube al 0,7% y desaparece el complemento estatal, lo que previsiblemente supondrá un incremento de 30 millones de euros. No obstante, todavía no hay datos con la nueva norma, por lo que nos ceñimos a los más recientes (2005): 128.682.326 € del IRPF + 12.787.354 € del complemento estatal. Adicionalmente a estas cantidades, la Iglesia recibe otras cantidades con cargo a los presupuestos generales del Estado:

Profesores de religión y otros cargos religiosos: el Estado aporta 500 millones de euros para pagar los sueldos de 33.440 profesores de religión, más 17 millones de euros para los sueldos de capellanes en cuarteles, hospitales y cárceles. A esto hay que añadir las indemnizaciones que ha tenido que abonar el Ministerio a los catequistas, en respuesta a sus reclamaciones.

Conciertos educativos: existen 2.376 centros concertados (el 80% de los centros privados), con 1.368.237 alumnos y 80.959 profesores. En total, 3.200 millones de euros.

Exención de impuestos: le supone un ahorro a la Iglesia de 750 millones de euros, considerados a efectos de estos cálculos como una ayuda más del Estado a la Iglesia.

Donación de solares para templos: en Valencia se han cedido al menos 10 parcelas en la última década.

Ayudas directas a la Iglesia para el sostenimiento de su patrimonio artístico e inmobiliario: 280 museos, 103 catedrales o colegiatas con cabildo y casi mil monasterios. Las administraciones públicas en 2005 gastaron 200 millones de euros para obras de conservación o reforma.

Desgravación de los donativos: las donaciones a la Iglesia Católica desgravan un 25% del IRPF (caso de personas físicas), y un 35% del Impuesto de sociedades (caso de personas jurídicas). Pero el Estado devuelve a los fieles, y por tanto aporta, el 25% (o el 35%) de esa cantidad. Esto supone 71 millones de euros.

Asignación tributaria (0,5239% del IRPF) 129 Mill. €
Complemento estatal 13 Mill. €
Profesores de religión y otros cargos religiosos 517 Mill. €
Conciertos educativos 3.200 Mill. €
Exenciones de impuestos 750 Mill. €
Sostenimiento de patrimonio artístico e inmobiliario 200 Mill. €
Desgravación de donantes 71 Mill. €

Del total de partidas que la Iglesia Católica recibe del Estado, la Asignación tributaria es la única en la que los ciudadanos podemos manifestar nuestra opinión, en concreto quienes declaramos el impuesto sobre la renta.

Entendemos que es un termómetro del sentir de la gente. Mientras que todos los gobiernos de la democracia han mantenido una actitud tan servicial con la Iglesia, tan sólo el 33,4% de los declarantes del IRPF han marcado la casilla en la declaración de 2005 frente al 45,2%, que han marcado la de "fines sociales".
La campaña laica
La campaña de recolección de firmas manifiesta que:
Los ciudadanos y organizaciones firmantes exigimos que el Estado no financie las iglesias y confesiones religiosas (actualmente más de 7.000 millones de euros a la iglesia católica y varios millones a otras confesiones).

Esto supone, fundamentalmente:

1.- La no-financiación de las iglesias con dinero público.
2.- La eliminación de la asignación tributaria en la declaración del IRPF.
3.- La derogación del Concordato y de los Acuerdos de 1979 del Estado español con la Iglesia católica, que da cobertura a este sistema de financiación privilegiado.

¡Las iglesias deben autofinanciarse!

Para firmar llene sus datos en el enlace de Laicismo.org, dando click aquí.
¿Y usted qué opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada