martes, 21 de mayo de 2019

¿La Biblia como fundamento de políticas?


La Asamblea Departamental de Antioquia, en Colombia, dio a conocer el pasado 13 de mayo el Proyecto de Ordenanza 17 por medio de la cual se crea la política de antienvejecimiento en Antioquia. El documento, lleno de artículos favorables y necesarios para la población adulta mayor, llamó la atención por su sección considerativa iniciaba mencionando personajes bíblicos.

“Que, según la historia bíblica, Noé vivió cerca de 950 años; murió 350 años después del diluvio. Matusalén murió a los 969 años de edad. Y Adán vivió cerca de 950 años. Jared vivió 963 años. Ha sido un deseo y un secreto esquivo cómo extender la vida”. Así encabezaba la justificación de la ordenanza departamental propuesta.

Mencionar a personajes bíblicos como Adán, Noé y Matusalén para justificar una política importante, puede parecer un tema de poca importancia. Sin embargo, no deja de ser un guiño de favorabilidad a los sectores cristianos en política, que tanto desprecian y niegan el carácter laico del Estado colombiano y tienen una agenda claramente conservadora.

La laicidad implica que el Estado debe ser neutral frente a todas las religiones que se practican en su territorio, y que por lo tanto no debe haber favorecimiento de una religión sobre otra. Esto se deriva del hecho que ninguna religión o conjunto de denominaciones pueden considerarse oficiales, y todas las religiones son libres e iguales ante la ley.

Es decir, que tan iguales son ante la ley la “Iglesia Budista – Comunidad Soto Zen de Colombia”, con sede en Bogotá, que la “Iglesia Cristiana Los Negocios del Señor”, registrada en Valledupar. Con la justificación de una ordenanza departamental que se remite a la Biblia, claramente se muestra una preferencia institucional a las doctrinas judeocristianas o basadas en la Biblia.

Probablemente más colombianos se habrían mostrado asombrados si el considerando hubiese mencionado como personajes de resaltar al profeta Alma, Lehi o Mormón del Libro de mormón, o quizás, la historia hinduista del elixir de la inmortalidad, que fue recuperado por el dios Visnú y el semidios Vasuki. 

El considerando de la Ordenanza podría haber comenzado de una manera más secular y objetiva. Como haber hecho mención de los datos de esperanza de vida en Colombia en el último siglo, los porcentajes de cobertura de salud y las afecciones predominantes a la población adulta mayor. Pero, ¿qué tienen que ver personajes de ficción de un libro religioso en una ordenanza secular?
Este guiño solo es un elemento de muestra el deseo de querer mantener la influencia de las iglesias cristianas, de cualquier denominación, en la política del Estado. Un esfuerzo que, en otros temas menos controvertidos, apuestan por limitar libertades a algunos grupos poblacionales y el deseo de querer imponer una moral religiosa a toda la ciudadanía, incluyendo a aquellos ciudadanos que no hacen parte de su credo.

Cabe recordar el caso del DANE en agosto del 2010, en el que la entidad que maneja las estadísticas poblacionales, fue consultada por la Corte Constitucional para que proporcionara información que ayudara en el debate sobre la apertura del matrimonio civil a las parejas del mismo sexo. Causó extrañeza que el abogado de la Oficina Jurídica del DANE, Domingo Ospina Villamarín, a nombre de la entidad pasara del terreno de las estadísticas a los textos bíblicos argumentando: “Si observamos el concepto del libro de Mateo, Capítulo 19, versículo 4 que dice: Y Jesús respondió, no han leído que el creador al principio lo hizo hombre y mujer, y dijo: el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer y serán los dos una sola carne.

Días después el DANE desautorizaría al funcionario invalidando su concepto ante la Corte Constitucional.

En el 2012 la citación de la Biblia volvió a saltar a los medios tras la respuesta de un juez de Cali a una tutela interpuesta por el ciudadano Jaime Saúl Jiménez contra el Instituto de Seguros Sociales.
El Juzgado Once Administrativo del Circuito de Cali en su fallo citó y analizó un versículo de la Biblia, del Antiguo Testamento, para justificar la negación de pensión del señor Jiménez. ``No harás injusticia en el juicio; no favorecerás al pobre ni complacerás al rico, sino que con justicia juzgarás a tu prójimo”, dice parte del fallo.

En la sentencia T-453 de 2012 la Corte Constitucional analizando la tutela pidió que toda decisión estatal (en ese caso un fallo judicial) debe estar desprovista de "cualquier expresión que permita suponer un sesgo fundado en las creencias religiosas del funcionario que la profirió".

"La Sala estima oportuno recordarles a las autoridades judiciales que, en el ejercicio de sus funciones, están obligadas a respetar el principio de laicidad que caracteriza al Estado colombiano y que se materializa en la imposibilidad de que sus autoridades adhieran o promuevan determinada religión, o adopten cualquier conducta que desconozca el pluralismo, la coexistencia igualitaria y la autonomía de las distintas confesiones religiosas consagrados por la Carta Política", dijo la Corte Constitucional en referencia al versículo utilizado en la sentencia.

Dicha cita, precisó la Corte, fue incluida en un pie de página de la sentencia del juzgado de Cali.
"Tal alusión resulta inadmisible en un documento que, al haber sido suscrito por una autoridad pública, debe estar desprovisto de cualquier expresión que permita suponer un sesgo fundado en las creencias religiosas o en las convicciones personales del funcionario judicial que lo profirió", agregó el alto tribunal en esa decisión.

Teniendo en cuenta esta decisión de la Corte Constitucional, la ONG “Corporación Bogotana para el Avance de la Razón el Laicismo” pedirá a la Asamblea departamental de Antioquia, vía Derecho de petición, que modifique su considerando.

Por otra parte, cabe señalar que en diferentes tiempos y lugares se ha utilizado la Biblia para justificar diferentes políticas, en un intento de darles un halo de legitimidad de Dios para obrar según sus deseos. Uno de los casos más recientes fue el del Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions, quien citó la Biblia para justificar la política de “tolerancia cero” que involucró separar las familias migrantes, llevándose a los niños a centros de reclusión diferentes al lugar donde se encontraban sus padres. “Les citaría al apóstol Pablo y su claro y sabio mandamiento en Romanos 13 de obedecer las leyes del gobierno porque Dios ha ordenado el gobierno para sus propósitos”, dijo el Fiscal.
Sin duda en la Biblia hay porciones de la Biblia que enaltecen valores positivos, que son posibles y deseables en la sociedad, tales como: amar al prójimo, ayudar a viudas, huérfanos y pobres ejercer la caridad, proteger al pobre, dar al necesitado, no robar, ni engañar, etc. Eso no se niega. Pero también es innegable que hay muchos mandatos bárbaros y retrógrados.

Citando a la Biblia se defendió la esclavitud en el Siglo XIX. En Norteamérica los dueños de esclavos y defensores de la esclavitud Biblia, citaban partes de la Biblia como en el capítulo 21 del Éxodo, “Leyes sobre los esclavos” y la historia del esclavo escapado Filemón, al cual el apóstol Pablo aconseja regresar a su amo, como evidencia de que esta práctica encaja dentro del plan de Dios en el orden social.  O «Siervos, obedezcan a los que son sus amos según la carne, con temor y temblor, en la soltería de su corazón, como a Cristo» (Efesios 6: 5). Según la Biblia es válido adquirir un esclavo, pero sólo usarlo “por seis años; al séptimo será libre” (Éxodo 21:2). Se puede vender a la hija mujer para que sea sierva (Éxodo 21:7). Texto último que muestra el papel subordinado que la Biblia da a la Mujer. También los políticos esclavistas interpretaron historias bíblicas como las de Caín y Abel y la supuesta maldición de Ham, hijo de Noé como prueba de que Dios había hecho a los "negros" para ser esclavos.

Otros ejemplos de mandamientos extraños son la prohibición de tocar un objeto hecho con cuero de cerdo (¿una billetera, un balón, un par de zapatos?) (Levítico 11:7). Hacerse un tatuaje está prohibido según la Biblia (Levítico 19:28), así también como vestir con telas mezcladas (Deuteronomio 22:11) ¿Prohibiremos las prendas que mezclan algodón con poliéster y cerraremos las tiendas de tatuajes? 
Este libro que tanto gusta también ordena guardar el sábado para el dios Jehová y quien labore en ese día “será castigado con la muerte” (Éxodo 35:2). Según esto los católicos y pentecostales estarían condenados. Y los adventistas y bautistas del séptimo día, que guardan el sábado, no aplican el castigo bíblico a los infractores, y no dicen nada sobre el uso de prendas con telas mixtas.

La Biblia también contiene la orden de matar hechiceras (Éxodo 22:18), mandato que en Europa y América llevó a la muerte de miles mujeres acusadas por brujería. La Biblia también justifica el genocidio en Deuteronomio 20:16 al declarar que “de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida.” Versículo que es usado por extremistas en Israel para justificar la ocupación de tierras en Cisjordanía por parte de colonos judíos y demorar la solución de dos estados.

En términos de moralidad sexual, la Biblia también está llena de cosas arcaicas propias de la mentalidad de Edad de Bronce que produjo los textos del Antiguo Testamento. En caso que en una pelea una mujer toque el pene o los testículos de un hombre se le debe amputar la mano a la mujer (Deuteronomio 25: 11-12), La homosexualidad es una “abominación” y también merecedora de la muerte (Levítico 18:22) y la mujer que sea hallada no virgen en la noche de bodas debe morir apedreada (Deuteronomio 22:13).

Igual de inmundo es comer mariscos, cerdo, bagre, calamar o alimentos que contengan sangre en su preparación. No obstante, los pastores homofóbicos (el 99%) no predican prohibiendo los chorizos, lechonas y el arroz de camarones.

Tan absurdo como sería prohibir basados en la Biblia el consumo de langostinos, lo es ampararse en la misma para negar derechos a los ciudadanos LGBTI, como lo hizo el funcionario del DANE en el 2010 o el representante Silvio Carrasquilla, en 2017, para votar contra la adopción homoparental.
Este anhelo de meter la Biblia en la política lo expresó el pastor y senador por Colombia Justa Libre, John Milton Rodríguez el 5 de abril en el Salón elíptico del Congreso: “Hay dos formas de vivir la vida: bajo el humanismo o bajo el cristianismo. En la primera hay independencia de Dios. En la segunda, Cristo es el centro y respeto lo que me determine”.

La Biblia puede ser predicada y creída e interpretada libremente, justamente porque somos un país con libertad religiosa, y ese es un rasgo de un estado laico. Sin embargo, que un funcionario público desee trazar políticas basadas en la Biblia, que es una serie de libros iniciados hace unos 3 mil años en el desierto, escritos por más de 40 autores separados por lugares y tiempos remotos (con siglos de separación); todos varones, analfabetas en ciencia e influenciados por su época y cultura, es absurdo e incongruente con un estado plural, democrático y secular. Permitir que los funcionarios públicos ignoren el carácter laico del Estado y citen la Biblia para ciertas políticas es el primer paso para que el día de mañana políticos fundamentalistas decidan cuál es la ortodoxia, y cuál la herejía, los hechiceros y los infieles, y en cumplimiento del Levítico y el Deuteronomio, la sociedad vuelva a ver una persecución.

domingo, 19 de mayo de 2019

La avanzada conservadora contra los derechos de mujeres y LGBTI en Colombia

Participantes de la “III Cumbre Trasatlántica Colombia 2019”,
 evento organizado en Bogotá por la Red Política por los Valores.
Cada vez preocupan más las estrategias y objetivos de los sectores conservadores religiosos que se oponen a las personas LGBTI, al aborto y a la educación sexual. Han asumido la libertad religiosa como imponerle a toda la ciudadanía los principios de una fe.

Un artículo de Sentiido, publicado el 11 de mayo de 2019.

El 5 de abril se llevó a cabo en el Salón Elíptico del Congreso de la República, en Bogotá, un evento llamado “III Cumbre Trasatlántica Colombia 2019”, organizado por la Red Política por los Valores (Political Network for Values) y que tuvo como anfitriona en Colombia a la senadora María del Rosario Guerra del Centro Democrático.

El expresidente y ahora senador Álvaro Uribe Vélez dio unas palabras de bienvenida durante el cóctel del 4 de abril. Entre otras cosas dijo: “La gran confrontación que hoy domina nuestros países no es entre la izquierda y la derecha, sino entre la anarquía y el orden, donde se juega el futuro de las familias”.

Aunque su discurso da pistas importantes para entender de qué se trató esta cumbre, a esto se suma que buena parte de sus participantes tienen un liderazgo importante en otra red de corte similar: “Congreso mundial de las familias” (World Congress of Families).

Tanto la Cumbre Trasatlántica como el Congreso Mundial de las Familias buscan incidir en gobiernos y legislaciones con el propósito de frenar y/o retroceder en igualdad de derechos de las personas LGBTI e impedir la interrupción voluntaria del embarazo y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. Al cumplimiento de estos objetivos le llaman “recuperar una agenda no relativista”.

En la cumbre evidenciaron una de las premisas que rige sus acciones: la idea de que “terrorismo”, “narcotráfico”, “corrupción”, “izquierda”, “aborto” e “igualdad de derechos LGBT” son harina del mismo costal y que todos estos conceptos representan una amenaza. También llamó la atención la asociación que hacen entre “derechos humanos” y “creencias cristianas” como si fueran conceptos inseparables.

La senadora María del Rosario Guerra y el expresidente y
senador Álvaro Uribe Vélez, del Centro Democrático,
fueron los anfitriones en Colombia de la “III Cumbre Trasatlántica”.
Parte del problema radica en considerar que sus creencias religiosas son “verdades universales incuestionables para todas las personas y todos los tiempos", como lo expresaron varios de los participantes de la cumbre en Bogotá. Por tanto, creen que deben reflejarse en legislaciones y políticas públicas.

Es más, en la “III Cumbre Trasatlántica” insistieron en que había llegado el momento de “difundir su verdad valientemente” y en que la palabra “derecho” se ha tergiversado porque “nadie puede estar en contra de lo que dice el creador". En otras palabras: los derechos que no comparten los califican como “inventos que minorías radicalizadas nos quieren obligar a respetar".

ESTOS SECTORES DAN POR HECHO QUE SUS CREENCIAS RELIGIOSAS SON “VERDADES UNIVERSALES INCUESTIONABLES PARA TODAS LAS PERSONAS”, LAS COMPARTAN O NO.

Algunas personas cuestionaron que la “III Cumbre Trasatlántica” fuera cerrada (solo se podía entrar con invitación) en un recinto público: el Congreso. Fue entonces cuando, además, la senadora María del Rosario Guerra reconoció en medios de comunicación que con dineros públicos se pagarían algunos asuntos logísticos del encuentro.

La presión en redes llevó a que los organizadores retiraran el logo del Congreso de la República del espacio de “patrocinadores” y a que transmitieran el evento por el canal de YouTube de la Cámara de Representantes, pero se mantuvo cerrado a pesar de que aproximadamente un 30 por ciento del salón estuvo vacío durante el encuentro.

Otra de las preguntas que surgió fue por qué a pesar de ser un evento cerrado, en pleno Congreso y que utilizó recursos públicos, solamente incluyó la participación de líderes y políticos abiertamente en contra de los derechos sexuales y reproductivos y a la igualdad de las personas LGBTI (como el candidato presidencial chileno José Antonio Kast o Luis Losada, director de CitizenGo para América Latina).


1. Aborto

En este evento quedó claro que son sectores conservadores religiosos que perciben como una amenaza el hecho de garantizar la interrupción voluntaria del embarazo segura y legal. Lo ven como un intento por “destruir los valores cristianos“, como si el ejercicio de este derecho fuera de obligatorio cumplimiento. (Ver: La creciente y preocupante influencia de la religión en la política).

En la cumbre de Bogotá repitieron su objetivo de impedir o retroceder en políticas, leyes o mandatos que permita el aborto. Hicieron especial énfasis en que el artículo cuarto de la Convención Americana (la norma jurídica más relevante del Sistema Interamericano de Derechos Humanos – SIDH) protege la vida desde la concepción.

Según Manuel Páez, abogado y candidato a doctor en Derecho, ese artículo interpretado de manera literal ha sido utilizado por estos sectores conservadores para afirmar que a la luz de dicho tratado el aborto está prohibido. Pero en 2012, a través de la sentencia del caso “Artavia Murillo”, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) aclaró que en ese artículo, el nasciturus (ser en formación no nacido) no puede entenderse como persona y tampoco puede interpretarse como un mandato garantizar su gestación. Es decir, la protección de la vida consagrada en dicha Convención no implica la penalización del aborto.

En efecto, un Estado no puede otorgarle la misma protección al nasciturus que a quien lo lleva en su cuerpo. Deben reconocerse los derechos de la persona embarazada estipulados en el derecho internacional, como la autonomía y el libre desarrollo de la personalidad.

PARTE DE LA ESTRATEGIA DE ESTOS GRUPOS ES ORGANIZAR FOROS CONTRA EL ABORTO EN LOS CONGRESOS DE LOS PAÍSES PARA CONTAR CON EL APOYO DE GOBIERNOS Y DE DISTINTOS PARTIDOS.

Sin embargo, en la “III Cumbre Trasatlántica”, Rafael Nieto, exviceministro de Justicia de Colombia, dijo que no hay ningún instrumento en el derecho internacional que reconozca la autonomía de la mujer a disponer de su cuerpo. Al respecto, la médica Ana Cristina González publicó en el portal La Silla Vacía, una columna en la que explica que la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (Cedaw) establece que el derecho a la autonomía de las mujeres implica la no injerencia del Estado y de terceros en su decisión de acceder a servicios de aborto seguros.

Además, en 2011, en el dictamen sobre el caso “L.C vs. Perú” -una adolescente de 13 años que quedó embarazada producto de violaciones- el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw) de las Naciones Unidas declaró que hubo injerencia arbitraria del Estado al no permitirle a la menor su decisión libre y autónoma de interrumpir su embarazo.

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem do Pará) ha dicho que la penalización del aborto es una violación al derecho a decidir de las mujeres. De hecho, legalizar la interrupción voluntaria del embarazo es el primer paso hacia la desaparición del aborto inseguro, sin aumentar su práctica.

González también señala en su columna que siendo la maternidad una experiencia de las mujeres, es a ellas a quienes les corresponde decidir el destino de un embarazo. De ahí que afirmar, como lo hizo Nieto, que “el feto es un ser independiente de la mujer” es ignorar -o mentir- acerca del derecho de las mujeres a decidir.

Afirmar, agrega González, que “el feto es un ser independiente” es ignorar -o mentir- que “persona es el ser nacido”. Plantear un conflicto entre la madre y el feto es ignorar -o mentir- que “la concepción no implica un proyecto de maternidad”. (Ver: Ninguna mujer tiene en su plan de vida abortar).

Nieto, además, no abordó durante su intervención las causas más frecuentes de los embarazos no deseados: la violencia sexual, la dificultad para que muchas mujeres tengan acceso a métodos seguros de planificación y la ausencia de una educación sexual de calidad que no esté sujeta a las creencias religiosas de quienes la imparten. (Ver: 4 retos del aborto legal en Colombia).

Carlos Eduardo Acosta, representante cristiano a la Cámara por Bogotá,
por el Partido Colombia Justa Libres, reiteró que
solo puede aceptarse un tipo de familia: aquella conformada por papá,
 mamá e hijos. Entonces, representante, ¿qué hacemos con más de medio país?
2. Familias

En la “III Cumbre Trasatlántica” también quedó claro otro de los objetivos de estos grupos conservadores: impedir o retroceder en políticas, leyes o mandatos que permitan el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para ellos, es “relativismo” reconocer que no hay un solo modelo de familia sino varios, todos iguales de válidos.

Carlos Eduardo Acosta, representante cristiano a la Cámara por Bogotá, señaló: “ahora nos dicen que hay muchos tipos de familia, pero que en realidad solo hay uno: si falta el padre o la madre o es una madre con sus hijos o un abuelo con sus nietos, son familias incompletas, como cuando a una persona le falta un brazo o una pierna".

En efecto, estos grupos pretenden hacer creer que ampliar el derecho al matrimonio civil a las personas homosexuales es “destruir la familia”, como si implicara el divorcio de las parejas de hombre y mujer. Todo lo contrario: el matrimonio entre personas del mismo sexo amplía derechos sin afectar a nadie en el camino.

LA POSIBILIDAD DE CASARSE Y DE FORMAR UNA FAMILIA SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES QUE NO SE LIMITAN A LAS PAREJAS HETEROSEXUALES.

Además, no existe en el derecho internacional una definición que indique que el matrimonio deba celebrarse solamente entre un hombre y una mujer. A la luz del derecho internacional de los derechos humanos, las personas son titulares de todos los derechos sin distinción alguna.

Otro de los argumentos que utilizan quienes se oponen a que las parejas del mismo se casen, es que no puedan procrear. Sin embargo, la procreación existe con o sin matrimonio y la crianza responsable de niños con o sin procreación. Este no es un elemento esencial del matrimonio. Además, son numerosas las parejas del mismo sexo que han tenido hijos biológicos (de uno de los dos) o adoptados. En todo caso, la reproducción natural no es superior a la asistida y no es un argumento para que los estados nieguen el matrimonio a las parejas que no van a tener hijos.

El reto está en que estos sectores conservadores reconozcan que el concepto de “familia” es más amplio de lo que consideran. Pero están convencidos, tal como lo expusieron en Bogotá, que “la familia es una institución natural creada por Dios conformada solamente por papá, mamá e hijos". De hecho, acuden a cualquier clase de argumento para oponerse a otros tipos de familias como que “los niños sufren más abuso cuando sus padres no están casados” y que “las mujeres son más violentadas cuando están casadas solamente por lo civil o viven en unión libre".

ESTOS GRUPOS DENOMINAN “DEFENSA DE LA FAMILIA” A LA BÚSQUEDA DE ESTRATEGIAS PARA OPONERSE AL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO.

Una pregunta que algunas personas se formularon fue si uno de los objetivos del encuentro de Bogotá era presionar para que el proyecto de ley colombiano para crear un Ministerio de la Familia imponga el modelo húngaro. De hecho, en la cumbre de Bogotá, Katalin Novák, ministra de la Familia de Hungría, explicó que en su país las familias que tienen cuatro hijos o más no presentan declaración de renta. También, que a las parejas jóvenes les dan un préstamo y cuando tienen un hijo les reducen el monto a pagar y, a medida que tienen más, este valor sigue disminuyendo. Algo similar sucede en Polonia.

Para los participantes en la cumbre de estos países solo hay un modelo de felicidad: tener un matrimonio entre hombre y mujer con hijos y creer en el Dios en el que ellos creen. Esa es la “perspectiva de familia” que quieren imponer.

3. La educación de los hijos

En la “III Cumbre Transatlántica” también se abordó un tema en el que estos sectores vienen insistiendo: el derecho de los papás / mamás a educar a sus hijos según sus creencias religiosas. Se trata de una estrategia para oponerse a cualquier contenido de educación para la sexualidad que contemple la diversidad sexual y de género o los métodos anticonceptivos. Una formación integral en estos temas es calificada por ellos como “una batalla en las mentes y corazones de nuestros jóvenes y niños“.

No creen fundamental ni mucho menos un derecho que sus hijos e hijas aprendan sobre métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados. Consideran que el camino a seguir es “la abstinencia” o no tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Se resisten a creer que los menores tienen derechos sexuales y reproductivos.

LA FORMACIÓN QUE LOS PAPÁS ELIJAN PARA SUS HIJOS NO PUEDE DESCONOCER LOS DERECHOS HUMANOS.

Según el abogado Juan Felipe Rivera, experto en educación, los derechos de niñas, niños y adolescentes prevalecen sobre los de los adultos. Y los titulares principales del derecho a la educación son niños, niñas y adolescentes. “Si los menores solamente recibieran la información que sus papás consideran pertinente según sus creencias, los privarían de un estándar mínimo de educación y les cerrarían espacio a derechos fundamentales como el acceso a una educación para la sexualidad integral acorde con la edad". (Ver: Diversidad sexual y de género: lo que se dice vs. lo que es. I parte).

Para defender el argumento del “derecho de los padres a la educación de sus hijos, según sus creencias”, algunos papás han acudido a la “objeción de conciencia”. Pero no es válido acudir a este argumento porque nadie les está pidiendo a los papás que ellos les impartan a sus hijos una cátedra sobre diversidad sexual y de género. Se asume que la formación al respecto le compete al sistema educativo. (Ver: La objeción de conciencia como barrera para abortar).


4. Libertad religiosa

Estos grupos conservadores acuden con frecuencia a “la libertad religiosa”, derecho que existe y que debe estar garantizado. De hecho, es compresible su idea de no querer reducir su fe al ámbito de lo privado sino estar en la “arena pública”. Finalmente lo religioso es parte de la dimensión personal pero no está restringido al ámbito privado.

“Así que más que insistir en limitar los discursos religiosos al fuero interno, sería más productivo discutir las implicaciones de ciertos discursos religiosos”, señala Carlos Manrique, doctor en filosofía y director del Departamento de Filosofía de la Universidad de Los Andes. El debate debería ser sobre cómo ser religioso sin discriminar.
El pastor y senador John Milton Rodríguez señaló con preocupación
que se excluya a Dios de las instituciones educativas,
del Gobierno y del Estado, desconociendo los principios básicos de la laicidad.
En una entrevista con Sentiido, Rodrigo Uprimny, abogado e investigador en Dejusticia, expresaba que los argumentos religiosos pueden llevarse al debate público, siempre y cuando su contenido religioso se traduzca en uno debatible por quienes no tengan sus mismas convicciones. Es decir, se transforme en un argumento que permita una discusión pública y racional entre creyentes y no creyentes.

El problema con estos sectores conservadores es que han entendido su derecho a la libertad religiosa como imponerle a toda la ciudadanía los principios de su fe. Por ejemplo, en la cumbre de Bogotá se dijo: “quieren sacar a Dios y Dios es parte de la esencia del ser humano. Todos necesitamos de Dios".

El padre Francisco De Roux, presidente de la Comisión de la Verdad de Colombia, le explicó a Sentiido que las personas son invitadas a seguir de manera voluntaria los caminos que las religiones establecen pero que a un país no se le puede imponer una ética religiosa. “Estamos en sociedades pluralistas que requieren éticas públicas o preceptos que todos los colombianos nos comprometamos a cumplir".

Pero esto no parecen tenerlo tan claro los asistentes a la “III Cumbre Trasatlántica”, como el pastor y senador John Milton Rodríguez, quien dijo: “Hay dos formas de vivir la vida: bajo el humanismo o bajo el cristianismo. En la primera hay independencia de Dios. En la segunda, Cristo es el centro y respeto lo que me determine”.

Esta idea del senador Rodríguez desconoce el concepto “laicidad”, el cual reúne tres principios fundamentales: el Estado está separado de las iglesias, respeta la libertad religiosa y trata de igual manera a todas las religiones y a quienes son y no creyentes. Entonces, un Estado laico no se opone a la libertad religiosa, como estos sectores quieren hacer verlo. Sin embargo, será difícil dialogar y llegar a acuerdos con quienes dicen: “esta no es una causa de hombres sino de Dios, es una causa eterna", como en la cumbre lo expresó Ángela Hernández, diputada de Santander.

5. Llegar a organismos internacionales

Una preocupación ampliamente tratada en la cumbre de Bogotá, es que los organismos y tribunales internacionales como la CIDH y la Corte IDH cumplan con su función de garantizar que los países que forman parte del SIDH se ajusten a sus compromisos adquiridos en derechos humanos.

Les incomodan las opiniones y sentencias que no favorecen sus intereses de restringir los derechos sexuales y reproductivos y la igualdad de derechos de las parejas del miso sexo. “El SIDH no apoya nuestros valores", señalaron. De ahí su interés en “recuperar espacios en organismos internacionales y en las agencias de Naciones Unidas".

Por este motivo, el 11 de abril los embajadores ante la OEA de Argentina, Brasil, Colombia (el exprocurador Alejandro Ordóñez), Chile y Paraguay (todos gobiernos conservadores) firmaron una declaración que le hicieran llegar al secretario de la CIDH en la que señalan la necesidad de que los órganos del SIDH respeten “la autonomía de cada Estado”, tomen en consideración las realidades políticas, económicas y sociales de los Estados y se respeten sus ordenamientos constitucionales.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, le dijo al periódico El Tiempo que detrás de esa declaración hay un “rechazo de sectores que por razones ideológicas o religiosas o por prejuicios discriminatorios buscan limitar el papel que desempeñan la CIDH y la Corte IDH en defensa de los grupos LGBT y los derechos reproductivos".

Por otro lado, también como antesala de la 38 Asamblea General de la OEA y como parte de la estrategia de lograr que instancias internacionales se alineen con sus propósitos, varios legisladores de estos grupos conservadores emitieron un manifiesto dirigido a la OEA en donde solicitan “no promover la interrupción voluntaria del embarazo” segura y legal con recursos de sus países.

Estos sectores insisten cada vez con más fuerza en organizarse de manera global y en tomarse las calles y las redes sociales. Sus cartas están claras y gobiernos como el de Donald Trump en Estados Unidos y el de Jair Bolsonaro en Brasil demuestran que cuentan con los recursos, las fake news y la manipulación necesaria para llegar lejos.

miércoles, 8 de mayo de 2019

Pastor Marco Fidel demanda por "hostigamiento agravado" a crítico del diezmo

Terminando el mes de abril fuimos testigos de una discusión entre el pastor y concejal Marco Fidel Ramírez y el senador Gustavo Bolívar en Twitter que terminó con una demanda del religioso hacía el senador.

El pastor Ramírez, quien lidera la Iglesia Familiar Internacional, otorgó un poder al polémico abogado uribista Abelardo De La Espriella para que denuncie penalmente al senador Bolívar ante la Corte Suprema de Justicia por “hostigamiento agravado”. El escrito de Bolívar que despertó la ira santa del pastor fue este:

#SemanaSanta ¡Temporada alta! para pastores que se dicen cristianos pero que no practican la honestidad y explotan la fe de sus fieles manipulando el diezmo con amenazas. Y no pagan un solo peso de impuestos de lo que se roban porque al Estado le da miedo tocarlos. Son un fortín electoral.

El senador Bolívar, tras el reclamo del clérigo concejal no se retractó, sino que añadió a su anterior opinión que:

“El concejal de la familia me denuncia por decir que muchos pastores explotan la fe, son ladrones y manipulan el diezmo. Bueno pues me reafirmo. Jesús jamás permitiría que usen su nombre para enriquecerse y conseguir votos”.

Pero ¿son ciertas las afirmaciones de Gustavo Bolívar? Más allá de las generalizaciones, que no son válidas, es importante preguntarse: ¿Se aprovechan los pastores para lucrarse y manipulan electoralmente a su feligresía? Miremos qué dicen los datos.

Dentro del mundo protestante no todas las iglesias hacen presión para que los feligreses entreguen el diez por ciento de sus ingresos, o que diezmen, pero un buen porcentaje de ellas hacen uso de la denominada “teología de la prosperidad”. Esta creencia dice que las personas recibirán bendiciones de Dios en la medida que sean estrictos y puntuales (le llaman fidelidad) en el pago de los diezmos al pastor. Dentro de esta enseñanza se dice que estos dineros deben ser entregados a la iglesia para el mantenimiento de la iglesia y la propagación del evangelio.

Sin embargo, parece ser que para muchos pastores que siguen la teología de la prosperidad, los ingresos les permiten algo más que sostener el ministerio. Pues no son pocos que tienen viviendas lujosas, autos de alta gama, e incluso jets privados.

A principios del 2018 sorprendieron las declaraciones de la hija del pastor de la Iglesia Obra de Orange, ubicada en California. En un video de Youtube, Hannia Gastelum reveló que, en la Iglesia de su padre, afiliada a las iglesias “Ministerios Llamada Final” se recolectaban ofrendas por casi 20 mil dólares por semana (Casi unos 65 millones de pesos colombianos), sin contar otros ingresos como los cobros por cursos, retiros, venta de música de alabanza, etc.

Hannia explicó que el pastor tiene un sueldo de casi 5 mil dólares mensuales (unos 16’241.000 pesos) más otros 9 mil en efectivo, que usan para adquirir bienes personales y muy terrenales. Gatelum afirmó que nada de ese dinero ha salido para ayuda comunitaria, no se visitan cárceles ni hospitales. Mucho menos donar escuelas o vías.

Más recientemente se han revelado el listado de los pastores que más dinero han acumulado predicando el evangelio. Sus fortunas perfectamente rivalizan con la de las estrellas de cine o del fútbol. La lista la lidera el pastor pentecostal Kenneth Copeland del programa de televisión “La victoria de los creyentes” con una fortuna de 760 millones de dólares. En el quinto lugar está Creflo Dollar, cuya fortuna suma 27 millones de dólares. Este pastor saltó a los titulares de prensa en 2015 por pedirle a sus seguidores que le donarán dinero para un segundo avión privado.

Otras iglesias que han hecho enormes fortunas con la teología de la prosperidad son de origen brasileño. Entre ellas tenemos La Iglesia Universal del Reino de Dios, conocida por su lema “Pare de sufrir”, La Iglesia del Poder de Dios, y la Iglesia Renacer en Cristo. La primera tiene amplia presencia en Colombia, y en Brasil cuenta con bancada en el Congreso, mientras su fundador, el Obispo Edir Macedo, fue referenciado por Forbes por poseer una fortuna de 950 millones de dólares en el 2013.

Son expastores de la Iglesia Universal quienes han revelado que a los predicadores se les entrena en pedir ofrendas apelando a que si no se diezma no se recibirán las bendiciones de Dios. Esos miembros que han apostatado a la Universal han dicho que las piedras de la Tumba de Jesús, o el aceite santo de Israel, que entregan en sus templos, no provienen de Tierra Santa sino del supermercado o la cantera más cercana.

En febrero de 2015 el Obispo Macedo se dirigió a sus feligreses con estas palabras: “Quien considera al oro más importante que al Altar ¡nunca nació del Espíritu! O como mínimo Lo opacó priorizando lo material y despreciando lo espiritual.

Otro pastor evangélico, esta vez Cash Luna, de la Iglesia Casa de Dios de Guatemala, poseedor de un jet privado y con un templo que costó 45 millones de dólares, afirmó en un culto que estaba siendo televisado que “A mí me enseñó un apóstol algo. Me dijo: Cash, a la iglesia uno siempre lleva dos cosas: Biblia y chequera. La Biblia para que aprendás lo que Dios te va a decir y la chequera para que lo adorés”. Con discursos así es difícil no considerar que muchos pastores se aprovechan de la fe de las personas para sacarles dinero.

Si el lector cree que estos lujos están reservados solo para los pastores gringos o brasileños está equivocado. En enero de 2014 el entonces concejal Jairo Cardozo se dirigió a la congregación de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional en Bogotá con estas palabras: “Que la iglesia ha construido templos y tiene propiedades en los Estados Unidos pues sí porque los hermanos han aportado para ello. Que la iglesia tendrá su propio avión para que se traslade la hermana María Luisa Piraquive a visitar los países del mundo y ¿cuál es el problema con ello? ¡Gloria a nuestro Dios!” Sus palabras estaban enmarcadas por las protestas de un grupo de ateos a las afueras del templo por un caso de discriminación. “Cuál es la argumentación del diablo para venir contra nosotros. Hay riquezas materiales y son de Dios y las da a quien quiera darlas”, añadió el concejal predicador en respuesta a los críticos de su denominación.

Según un artículo de Revista Semana esta denominación, de origen colombiano y con sedes en muchos países, recogía en 2014 solo en Bogotá, mil millones de pesos al mes. Dinero que le ha permitido a la familia de la pastora Piraquive tener mansiones en La Florida.

La reacción de los pastores que son objeto de estas críticas por parte de expastores retirados, ateos o creyentes no afiliados, es la de acusarlos de ser instrumentos de Satanás. En algunos casos la respuesta a las críticas puede tomar otros tintes, como lo mostró el pastor cartagenero Miguel Arrazola en 2017 cuando se dirigió al periodista Lucio Torres en un sermón de su Iglesia Ríos de Vida así: “Como saben que no te puedo pegar… Qué bien te mereces un par de garnatá míos (bofetadas)… Y yo tengo unos manes tablúos (acuerpados) aquí. Yo te puedo hacer la vuelta… Te mando a Nigeria (uno de los escoltas de Arrázola), este te acaba, te mata ese man. Dale gracias a Dios que soy nacido nuevo. Tengo el Espíritu Santo y Jesucristo en mi corazón, porque hace rato estuvieras en la Ciénaga de la Virgen, metido ahí”.

El periodista Lucio Torres había revelado los millonarios ingresos del pastor y su familia. Tras conocerse en medios este caso varios pastores de Colombia hicieron un cerco para defender a su colega cartagenero. La pastora Patricia Rodríguez de Avivamiento eximió de culpas a su colega de Ríos de Vida e endilgó la culpa a los medios de comunicación. “Quiero levantar una oración por los pastores Arrázola de Cartagena. No importa lo que digan los demás. Los medios saben exagerar y hacer montajes. Están muy afligidos”

Pasando al otro aspecto de la denuncia de Marco Fidel contra Gustavo Bolívar, el que las iglesias son fortines electorales, este tema ha sido ampliamente analizado por politólogos y sociólogos. Esta coyuntura no es exclusiva de Colombia, sino que es característica de toda Latinoamérica en el presente, amenazando la laicidad.

La pérdida de credibilidad de los partidos tradicionales y el aumento de la confianza de muchas personas en los pastores ha hecho que los políticos se vuelquen a pedir votos en los púlpitos, o incluso que varios pastores aprovechen la situación para ser diputados, alcaldes, senadores, etc. Javier Corrales, profesor de Ciencias Políticas en Amherts College argumenta que los evangélicos “Están consiguiendo votantes entre gente de todas las clases sociales, pero principalmente entre los menos favorecidos. Están logrando convertir a los partidos de derecha en partidos del pueblo”.

Este fenómeno político inició en la década de los 80 en Estados Unidos en la que los pastores que se oponían a los derechos de minorías sexuales y al feminismo, encontraron eco y apoyo en el Partido Republicano.

Marta Lugos, directora del Latinobarómetro, le dijo a la BBC que “En muchas partes de la región, la Iglesia católica pierde poder y aumenta el poder de la evangélica. No sé si el poder político directo, pero sí el poder de influencia en la sociedad, escuelas, comuna, etcétera. En ese sentido sí hay una influencia tremenda de la iglesia evangélica, sobre todo en la gente más pobre”, agregó, “los candidatos van a buscar los votos evangélicos, no cabe duda”.

En Brasil el pentecostalismo, que tiene una amplia bancada en el Congreso, es responsable, en parte, del ascenso de Jair Bolsonaro. El sector evangélico ha llegado al punto de ser cómplice de la destrucción de la Amazonia por parte de los colonos, en alianza con los otros sectores conservadores. En los Estados Unidos, la bancada evangélica se ha unido al Partido Republicano en negar que el calentamiento global sea de origen antrópico, lo que ha llevado al gobierno de Trump que se niegue a frenar las emisiones de CO2

El matrimonio entre políticos conservadores y pastores evangélicos se ha extendido por América Latina, y con la ayuda de los católicos, han marchado en contra de los derechos civiles de los LGBT en Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Perú y México. En Paraguay y Colombia pidieron que los ministerios de educación prohibieran los libros que abordan la sexualidad. En Perú se opusieron al enfoque de género en el currículo escolar. Aquí, muchas iglesias se posicionaron en contra del acuerdo de paz con las Farc argumentando que los acuerdos llevaban muy lejos los derechos feministas y de la comunidad LGBT. A muchos creyentes se les dijo que los acuerdos iban “a homosexualizar al país”.

En conclusión, las afirmaciones generales de Gustavo Bolívar se ven respaldadas por los hechos, haciendo la salvedad de que no todas las iglesias participan en política (como anglicanos o adventistas), ni todas se adhieren a la teología de la prosperidad (como las iglesias del protestantismo histórico). Pero aquellas que violan la separación entre Estado e iglesia sí utilizan el púlpito como fortín electoral y las iglesias que predican que las bendiciones solo son resultado de haber diezmado u ofrendado tienen pastores que viven a todo lujo. Algunas personas llaman “ladrones” a quienes recurren a engaños y presión psicológica para conseguir recursos. Para muchos feligreses, ellos entregan su dinero a los pastores voluntariamente.

Estaremos atentos al desarrollo de la demanda interpuesta por el pastor Marco Fidel Ramírez contra Gustavo Bolívar.