martes, 5 de octubre de 2010

Evangélicos y musulmanes unidos por la homofobia en Kenia

Evangélicos y musulmanes se unen por la homofobia.

En Kenia, nación africana que penaliza la homosexualidad y en el que las iglesias evangélicas crecen rápidamente, los líderes del islam y el evangelismo pidieron la destitución de la ministra Esther Murugi por pedir aprender a convivir y a respetar a los hombres que tienen sexo con otros hombres.

Organizaciones musulmanas y evangélicas de Kenia han pedido el cese de la ministra de Programas Especiales, Esther Murugi, por unas recientes declaraciones en defensa de los derechos de los homosexuales, informó hoy en diario local "Daily Nation".

El presidente de la Federación de Iglesias Cristianas Indígenas Evangélicas de Kenia, el obispo Joseph Methu, advirtió de que, de no ser destituida, "no quedaría más remedio que pedir a quienes velan por la corrección y la moralidad que se manifiesten" contra Murugi.

El prelado añadió, en declaraciones dirigidas al presidente del país, Mwai Kibaki, según el rotativo, que su comunidad "respeta los derechos de todas las personas", pero que se opondrá a todo tipo de "propagación de la inmoralidad".

También el presidente del Consejo Nacional Musulmán de Kenia, Sheikh Juma Ngao, exigió la dimisión de Murugi y señaló: "la ministra y los funcionarios del Consejo Nacional para el Control del Sida deberían crear su propio país en el que la homosexualidad y la prostitución estén permitidos".

En una conferencia sobre sida que tuvo lugar el pasado jueves en Mombasa, Murugi pidió a los asistentes "aprender a vivir con hombres que practican sexo con otros hombres".
"Estamos en el siglo XXI y las cosas han cambiado"
, dijo Murugi, pese a que la homosexualidad está penada por las leyes kenianas.

El parlamentario musulmán Sheikh Mohammed Dor pidió al portavoz del Gobierno, Alfred Mutua, que aclarara si las declaraciones de la ministra representan la opinión del Ejecutivo.

El debate sobre la homosexualidad ha adquirido gran actualidad en África, donde muchos países consideran ilegal esta condición y las autoridades, como en los casos de Uganda, Malawi y Zimbabue, han hecho declaraciones en términos muy agresivos contra los homosexuales.

Un caso que suscitó la condena de otros países y de organizaciones de defensa de los Derechos Humanos fue el de Uganda, donde diputados del partido del Gobierno plantearon en un proyecto de ley, que no se llegó a aprobar, agravar las penas a los homosexuales y contemplar la pena de muerte en algunos casos.

¿Y usted qué opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada