sábado, 5 de marzo de 2011

Iglesia Católica quiere que en Valencia se enseñe educación sexual según su dogma religioso

El arzobispado de Valencia ha creado un programa de educación sexual, que como sabemos se basa en la abstinencia para prevenir embarazos, y considera perversa la masturbación, la contracepción y además considera la homosexualidad una enfermedad. El programa se ofrecerá a todos los colegios que deseen aplicarlo. La asignatura será opcional y no evaluable.

Resulta muy curioso que sean los religiosos católicos, hombres que han renunciado a algo tan natural como el sexo, y que consideran todo acto sexual como intrínsecamente pecaminoso, quienes precisamente se tomen el derecho de decirle a la humanidad que es lo correcto en sexualidad. Es como poner a un grupo de anoréxicos a que le den normas de nutrición al resto de la humanidad.


Noticia de Periodista Digital.com

La sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II, cuya sede está en la capital valenciana, ha creado, por encargo del Arzobispado de Valencia, un programa de educación afectivo-sexual dirigido a los colegios que quieran desarrollarlo.

El programa, en cuya elaboración han participado más de veinte profesores y especialistas, ha sido presentado ya por la comisión diocesana de Enseñanza a los colegios diocesanos, que son dependientes del Arzobispado, así como a los religiosos, que están vinculados a la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, presentes en la archidiócesis de Valencia.

Para todos esos centros escolares, el programa se oferta como una "propuesta educativa" y, por tanto, "no obligatoria", pero al mismo tiempo representa un "material de referencia o un modelo a la hora de impartir este tipo de enseñanzas", según ha explicado a la agencia AVAN Rafael Cerdá, presidente de la comisión diocesana de Enseñanza.

"Muchos centros católicos" han expresado ya su intención de implantar el programa, ha precisado. El resto de colegios, incluidos los públicos, también podrán impartir el programa si lo desean, tras haberlo solicitado previamente. Asimismo, los materiales creados para el programa han sido enviados a los obispados de todas las diócesis de la Provincia Eclesiástica Valentina, tras acordarlo los obispos que la conforman (Valencia, Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante, Mallorca, Menorca e Ibiza).

La creación del programa se ha llevado a cabo tras las peticiones que numerosos padres de alumnos han cursado al Arzobispado para que en los centros escolares pueda impartirse "una educación sexual acorde con sus propias convicciones, un derecho que les reconoce la propia Constitución Española", ha recalcado.

De ese modo, el programa, cuya oferta a los centros educativos fue comunicada a la Conselleria de Educación, será impartida como una enseñanza extracurricular y, por tanto, no evaluable.

Para desarrollar el nuevo programa, el Pontificio Instituto Juan Pablo II ha elaborado una guía en formato CD-ROM, de doscientas páginas, con el título ‘Educar la sexualidad para el amor' y que es ofrecida de forma gratuita a todos los colegios y otras entidades que la soliciten a la comisión diocesana de Enseñanza.

Los contenidos del programa están inspirados en la doctrina de la Iglesia Católica en materia de sexualidad, por lo que contemplan la sexualidad desde una óptica "muy humanista, poniendo en el centro la dignidad de la persona, y sin restar un ápice de rigor científico", ha afirmado Juan Andrés Taléns, director del máster de Ciencias del Matrimonio y la Familia del Pontificio Instituto Juan Pablo II. En definitiva, "tratamos de ofrecer algo muy positivo, convencidos de que realmente sirve al bien de la persona", ha agregado.

Así, teniendo en cuenta que el programa va destinado a menores de entre 5 a 14 años, los contenidos están basados en "las propuestas de la continencia, el respeto mutuo, la responsabilidad y la práctica de las virtudes", ha enumerado Taléns.

El programa consta de dieciocho sesiones, seis para cada uno de los tres grupos de edad a los que va dirigido (5 a 7 años, 8 a 11 y 12 a 14), correspondientes a las seis unidades que contempla el programa. La primera unidad aborda la fertilidad humana, su desarrollo y reconocimiento. La segunda tiene por título "La familia humana: causa, razón y fin de la sexualidad. Tipos y modelos de funcionalidad y disfuncionalidad familiar". La tercera alude a "La sexualidad responsable: virtudes y defectos". La cuarta se centra en el tema "Salud y sexualidad". La quinta incide en la representación de la sexualidad en el espacio público y la difusión en medios y redes. Y la sexta se titula "La diferenciación sexual en la construcción social: equidad, diferencia, respeto y promoción".

El programa, por tanto, aborda la sexualidad desde una visión multidisciplinar e integradora, con referencias a sus aspectos biológicos, fisiológicos, psicológicos, sanitarios, antropológicos, morales o sociales.

Cada una de las dieciocho sesiones trabaja un tema monográfico, que consta de una parte teórica con contenidos y explicaciones adecuadas a cada edad y una parte práctica que transmite los contenidos a través de actividades participativas, como juegos, análisis de contenidos en formato texto y vídeo, debates o búsquedas.

Las sesiones están previstas para una duración aproximada de noventa minutos: 45 para la teoría y 45 para la práctica.

Juan Andrés Taléns ha justificado el ofrecimiento de la guía para colegios en el hecho de que "la educación sexual que se imparte en los centros no ha conseguido frenar en nuestra sociedad el número de embarazos no deseados, abortos, enfermedades de transmisión sexual y demás problemas derivados de una concepción de la sexualidad inadecuada".

El curso, que "refuerza el programa promovido por el Arzobispado", se prolongará durante los meses de abril y mayo, y contará con expertos procedentes de diferentes universidades.

Igualmente, analizará la "ética de la sexualidad, el matrimonio y la familia, el amor conyugal y la complementariedad hombre-mujer, la heterosexualidad y la homosexualidad, la familia en la transmisión de la fe, así "los embarazos imprevistos, las enfermedades de transmisión sexual y las campañas oficiales de prevención: errores y falacias".

Por su parte, el secretario general del Sindicato Independiente de la Comunidad Valenciana, Fermín Palacios, expresó que "La Iglesia católica tiene todo el derecho a ejercer su magisterio en todos los ámbitos de le enseñanza y, por supuesto, la educación afectivo-sexual, no es menos", ha manifestado. Además, "me parece una medida muy oportuna tal y como está impartiéndose la educación sexual en algunos colegios", ha matizado.

Además, ha asegurado que "en el marco de la libertad de enseñanza que garantiza la Constitución, a nadie debe sorprender que la Iglesia proponga libremente su modelo de educación en esta materia, como formación extracurricular a aquellos centros que lo deseen".

Finalmente, representantes del Foro Valenciano de la Familia y de la Asociación valenciana para la Defensa de la Vida "Provida" de Valencia han acogido el programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado de Valencia, con "profunda satisfacción" y han advertido de su "necesaria presencia" tanto en colegios públicos, concertados o religiosos.

Según el vicepresidente del Foro Valenciano de la Familia, Vicente Morro, "se trata de una iniciativa estupenda" que permitirá a los padres "poder ejercer su derecho en cuanto a la elección de la educación que consideren mejor para sus hijos".} Vicente Morro recordó que "más del 70 por ciento de padres de la escuela pública siguen eligiendo la asignatura de Religión para sus hijos".

Por su parte, la vicepresidenta de Provida Valencia, María José Torres, ha expresado, igualmente, su valoración "totalmente positiva" ya que "era un programa muy necesario en la sociedad actual y que además ayudará a la autoestima de las mujeres" ya que "el contenido es muy humanista, y respeta la dignidad de la persona".

Reacciones de grupos laicos
Noticia de El mundo.es

La cesión de la Generalitat a las presiones de la Iglesia, al permitir que la moral sexual católica entre en los colegios en forma de programa alternativo al de la Consejería de Educación -una iniciativa única en España- recibió ayer críticas desde distintos sectores sociales.
La principal entidad de padres y madres de alumnos de la Comunidad Valenciana, la Confederación Gonzalo Anaya, que representa a unas 900 asociaciones, recordó que "en un estado aconfesional y laico como el nuestro, la escuela financiada con fondos públicos tiene que promover la enseñanza en valores universales como la igualdad, la tolerancia, el respeto y la solidaridad; que el curso de la Iglesia pasa por alto".

Además, reivindicó la continuidad del programa de educación sexual de la Generalitat (el Programa de Intervención en Educación escolar, PIE), necesario "para prevenir enfermedades de transmisión sexual, ayudar a resolver dudas o recibir nociones para vivir la sexualidad de una manera sana y positiva".

El Col·lectiu Lambda, la principal entidad de gais, lesbianas, transexuales y bisexuales de la Comunidad Valenciana, también reclamó a Educación que no abra las puertas de los colegios a los materiales de la Iglesia por ser "discriminatorios". Sus contenidos "vulneran los derechos fundamentales" al considerar a este colectivo "personas disfuncionales". "Estas afirmaciones están fuera de la legalidad vigente, tal y como reconoce la Ley Orgánica de Educación", que establece que uno de los fines de la educación es "el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual".

¿Y usted qué opina?

(Actualización del 6-Mar-2011:  La Associació Valenciana d'Ateus i Lliurepensadors rechaza el programa de educación sexual elaborado por el arzobispado para los colegios. En Rebelión se publica el comunicado completo de la Associació.)

2 comentarios:

  1. ahora nos lavaran la cabeza desde una entidad publica?? PUES VAYA...

    ResponderEliminar
  2. Vaya! Ahora los mayores abusadores sexuales del mundo quieren enseñarle a nuestros hijos como tener una vida sexual sana...
    Y con percepcines tan fuera de lugar como que "ser gay", la masturbación, el no uso del condón y demás son pecado... Curioso! Estos violadores de niños seguro que no son gays, y no "se la halan" y son personas mentalmente sanas... Ilusos los que crean que estos pervertidos y sus imposiciones religiosas nos van a ayudar en algo...

    ResponderEliminar