lunes, 26 de marzo de 2012

Tenemos emociones similares a las de los grandes simios

El blog Sindioses comparte esta entrevista de J. de Jorge al primatólogo Frans de Waal en el que se habla de las emociones en los simios, la evolución de la moralidad, y al final se habla algo sobre el creacionismo evangélico.

Nuestras emociones apenas se distinguen de las de un simio

«Amos», un chimpancé macho de 26 años, no demasiado mayor, se puso enfermo. Resultó que tenía un hígado de un tamaño mayor de lo normal y probablemente cáncer. Sufría y le costaba respirar, así que sus cuidadores le aislaron en una habitación con un agujero en la puerta. Una hembra de la colonia empezó a recopilar virutas para que estuviera más cómodo. Como él no las utilizaba, decidió meter su mano por el agujero y colocárselas tras su espalda, de la misma forma que un familiar ahueca la almohada de un enfermo en la cama de un hospital. Amos murió pocos días después y todos sus congéneres se mostraron afectados, silenciosos y sin comer.

Esta historia tan humana ocurrió hace poco en el Centro Yerkes de Primates, en Atlanta (EE UU), donde investiga Frans de Waal (Países Bajos, 1948), uno de los principales primatólogos del mundo, que ayer visitó Madrid para impartir una conferencia en un ciclo científico de la Fundación Banco Santander. De Waal, autor de varios libros como «El mono que llevamos dentro» o «La edad de la empatía», cree que este ejemplo, como otros muchos, demuestran que todos los grandes primates sienten empatía, es decir, se ponen en el lugar del otro, e incluso son capaces de elaborar estrategias para mejorar la vida de los demás, algo que, hace un tiempo, jamás se hubiera reconocido en un animal.

-¿Cómo demuestran los simios su empatía? 

 -Cuando los niños humanos ven a miembros de su familia que sufren o lloran, normalmente corren a acariciarlos, tocarlos, tratan de consolarlos de alguna forma. Los simios tienen reacciones similares cuando uno de ellos tiene una pelea o se cae de un árbol. En los humanos, las niñas suelen ser más empáticas y lo mismo ocurre con las hembras en los primates. También lo demuestran con la sincronización corporal. Si uno está triste, se ponen tristes. Existe un contagio, como con los bostezos. Realizamos una animación en la que un mono bostezaba y se la mostramos a otros reales. Después de unos segundos, empezaban a bostezar.


 -¿Esto tiene que ver con lo que llaman neuronas espejo? 

 -Sí, las neuronas espejo forman parte de los procesos de empatía en los seres humanos, pero no fueron descubiertas en humanos, sino en macacos.


 -Entonces, podemos pensar que el altruismo forma parte de la naturaleza.

 -El altruismo se puede considerar una extensión de la empatía. La empatía significa ser capaz de comprender al otro, mientras que la simpatía es dar un paso más allá, entrar en acción y tratar de mejorar su situación.Y esto es lo que lleva al altruismo, algo común en los mamíferos y quizás en los pájaros, pero no en peces o insectos.


 -¿Es correcto hablar de moralidad en los grandes primates? 

 -No podemos hablar de moralidad en el sentido humano. Los simios no debaten sobre qué es correcto o no, pero sí tienen algunos elementos que se usan en nuestro sistema moral. Muchos fílósofos, como los kantianos, quieren hacernos creer que los humanos nos sentamos alrededor de una mesa y discutimos de manera racional qué es lo correcto y qué no, y eso nos lleva a establecer reglas morales. Pero olvidan que en la moralidad del ser humano hay muchas emociones básicas como la compasión, la reciprocidad, la obediencia a las reglas y la empatía que también se observan en los grandes primates. Pocos filósofos tienen esto en cuenta, como David Hume o Adam Smith, que tanto gustaban a Darwin.


-En todos sus años de trabajo, ¿qué es lo que más le ha sorprendido? 

- La capacidad que tienen los grandes primates de reconciliarse después de una pelea. Se abrazan y besan. Los elefantes y hienas también se reconcilian Puede parecer algo banal, pero este descubrimiento ocurrió cuando la teoría predominante era que las sociedades animales estaban basadas en la competición. Esto también me hizo ver la sociedad humana de otra manera..


-Si tuviera que elegir una sola cosa, definitiva, que nos separa de gorilas o chimpancés, ¿cuál sería? 

-El lenguaje.

-Tenemos un cerebro básicamente igual. Entonces, ¿qué nos hace tan especiales? 

-No hay ninguna parte del cerebro humano que no esté presente en los simios, solo que el cerebro humano es tres veces mayor que el del chimpancé. La característica que más nos diferencia es que somos capaces de utilizar símbolos y tenemos lenguaje. Eso nos permite hacer referencia a situaciones distintas al aquí y ahora, evocar recuerdos... cosa que los chimpancés no pueden hacer.


-¿Qué le parecen los experimentos que se hacen para comparar la inteligencia de niños y chimpancés?

-Me parece arriesgado comparar resultados, porque las situaciones que viven son muy diferentes. Los niños están con sus padres, quien les propone tareas es un humano que utiliza su mismo lenguaje. Los monos están metidos en una jaula, atendiendo a las órdenes de una especie distinta... Hace diez años realizaron un estudio con chimpancés y niños y concluyeron que los chimpancés no tenían capacidad para imitar. Sin embargo, no creo que sea así. Otro experimento en nuestro centro demostró lo contrario. Se enseñó a un chimpancé a abrir una caja y ese mismo chimpancé enseñó a sus congéneres cómo hacerlo.


-Los monos también utilizan herramientas, pero mientras nosotros presenciamos la tercera versión del iPad, sus instrumentos no evolucionan. ¿Por qué? 

-Es cierto. Pero esa también fue la situación de gran parte de la historia de la humanidad. A lo largo de un millón de años se estuvieron utilizando las mismas hachas y las mismas lanzas y ha sido en los últimos 2.000 años que los cambios se han producido cada vez con mayor rapidez.


- Conocemos la secuenciación del genoma del gorila y hoy la revista Science publica nuevos datos sobre la del chimpancé. ¿Qué nos revelarán estos estudios? 

 -Realmente es muy difícil relacionar el genoma, que al fin y al cabo son cadenas de ADN, con el comportamiento de una especie. El genoma del gorila está más cercano al nuestro de lo que pensábamos, pero la implicaciones conductuales son difíciles de extraer.


-¿Está de acuerdo con considerar a los grandes simios como personas no humanas, con derechos como los nuestros? 

-Hablar de derechos es demasiado absoluto, no es un buen enfoque. ¿Dónde trazar la línea? Prefiero hablar de la obligación de tratar bien a los simios, que son animales especiales. Ahora en EE.UU hay bastante controversia porque una alta instancia gubernamental ha escrito un informe en el que se trataba de analizar si los simios son fundamentales para la investigación biomédica y han concluido que son útiles, pero no cruciales.



-Si los chimpancés estuvieran en las casas, domesticados como lo están los perros, ¿serían diferentes? 

-Los chimpancés son muy malas mascotas. Hay un famoso caso reciente en EE.UU en el que un chimpancé arrancó la cara a una mujer que iba a visitar al propietario a su casa. Los chimpancés pueden ser hasta cinco más veces más fuertes que un ser humano. Cuando crecen, sus dueños les meten en jaulas y no se atreven ni a limpiarlas. Es un situación muy triste. Los zoos no los quieren, porque están humanizados y no se integran, así que al final se les acaba matando o se les lleva a un santuario de chimpancés.

Creacionismo, dioses y monos 


-¿Cree que el descubrimiento de las emociones en animales pueden molestar a alguien? 

-Sí. Para mí, hay dos tipos de personas. Los que cuando les dicen que los animales tienen emociones contestan, «por supuesto, mi perro las tiene». Y los que se sorprenden muchísimo e incluso reniegan. Personalmente, como biólogo sé que el ser humano es un animal que desciende de otros, así que la idea no me resulta sorprendente. El mensaje de Darwin tarda en llegar a mucha gente.

-Precisamente, el creacionismo apenas se hace notar en España, pero en EE.UU parece tener más impacto, ¿por qué cree que sucede? 

-A pesar de ser España un país eminentemente católico, la Iglesia Católica nunca se ha mostrado tan contraria a las ideas de Darwin. De hecho, el Vaticano ha dicho que la teoría de la evolución es compatible con el Cristianismo. Sin embargo, en EE.UU el creacionismo es una idea potente sobre todo en el sur, donde las iglesias Baptista y Evangélica tienen más peso. Aproximadamente, un 25% de los estadounidenses no aceptan las teorías de la evolución, a pesar de que hay pruebas abrumadoras que la confirman. El creacionismo, en vez de estar basado en pruebas, está basado en el siguiente concepto: si uno acepta la evolución, quita a Dios de la ecuación, y si uno quita a Dios no hay limitaciones morales y uno puede moverse por el mundo matando al vecino. Esto está conectado con mi trabajo, ya que afirmo que la moralidad no es posesión de la religión, sino que es algo mucho más antiguo y anterior a la humanidad, ya que se observan signos de moralidad en otras especies animales.


Chimpancés y seres humanos utilizan la misma región cerebral para comunicarse 

Por Rosa M. Tristán

Chimpancés y seres humanos utilizan la misma región cerebral para comunicarse, ya sea de forma verbal o gestual, lo que significa que la base neurobiológica del lenguaje ya pudo estar presente en el antepasado común entre ambas especies, hace unos siete millones de años. Esta característica, que nos acerca aún más a estos primates, fue descubierta en una serie de experimentos realizados con tres chimpancés en el Centro Nacional de Investigación de Primates de Yerkes, en Atlanta (EEUU).

Jared Taglialatela y su equipo hicieron dos experimentos diferentes. Mientras les tenían conectados a un sistema de tomografía por emisión de positrones, con el que se puede escanear un cerebro, un investigador les mostraba alimentos desde fuera de su alcance. Los chimpancés gesticulaban y vocalizaban sonidos para pedir comida. La zona cerebral que se les activó fue el área de Broca, en el hemisferio izquierdo, que es la relacionada con el lenguaje humano. Sin embargo, cuando les enseñaban a pedir comida intercambiándola por piedras, el resultado tomográfico era diferente. «Una interpretación de estos resultados es que los chimpancés tienen un cerebro preparado para el lenguaje y de hecho utilizan esa área para producir señales de su repertorio comunicativo», ha declarado Taglialatela. Una cuestión importante es que el experimento en Yerkes se hizo con chimpancés nacidos en cautividad, que realizan gestos no vistos en los que están en estado salvaje. Ello indicaría que fue el aprendizaje de esas señales lo que activó su Broca del cerebro. «Si es así, significa que el cerebro del chimpancé tiene una enorme plasticidad, tanto como el humano, y también que el desarrollo de ciertos signos de comunicación puede influir en la estructura y función del cerebro», añade el investigador.

Los Chimpancés son generosos por naturaleza

Los chimpancés comparten tantos rasgos con los seres humanos que en ocasiones pueden producir escalofríos. ¿Demasiado parecidos? Son inteligentes, capaces de aprender el lenguaje de los signos -la famosa Washoe, la primera no humana que habló con sus manos, podía expresar 300 palabras-, e incluso saben mentir. Reaccionan con dolor ante la muerte de un congénere y hacen planes para el futuro. Por si fuera poco, investigadores del Yerkes National Primate Research Center en Atlanta (EE.UU.) han descubierto en estos primates una cualidad que hasta ahora se creía exclusivamente humana: la generosidad. Los científicos aseguran que los chimpancésson altruistas por naturaleza y que comparten sus golosinas con otros monos de forma espontánea, especialmente si esos compañeros se muestran amables y pacientes. El estudio aparece publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Estudios anteriores señalaban que la generosidad es una rareza humana que evolucionó en los últimos seis millones de años, después de que los humanos se separaran de los simios. Los chimpancés han sido considerados como seres egoístas e interesados. Sin embargo, los investigadores de Yerke creen que estos resultados negativos son fruto de estudios mal realizados, demasiado complejos, en los que los animales estaban muy distanciados. «Este (nuevo) estudio confirma el carácter prosocial de los chimpancés con una prueba diferente, mejor adaptada a la especie», explica Frans de Waal, uno de los autores de la investigación.

La investigación se centró en ofrecer a siete chimpancés, todas hembras adultas, la elección entre dos acciones similares: una que premiaba a la participante activa y a un compañero que estaba sentado muy cerca, y otra que solo premiaba a la primera. La golosina eran unos trozos de plátano envueltos en papel. Nada para los alborotadores En cada prueba, la chimpancé debía elegir entre fichas de diferente color. Un determinado color significaba que la hembra quería intercambiarla por comida para ella y para su compañero. El otro color quería decir que solo quería comida para ella.

Las siete chimpancés mostraron una gran preferencia por la primera opción. Curiosamente, se mostraron más generosas si su congénere era paciente y amable y simplemente recordaba que estaba allí, mientras que preferían no compartir los plátanos si su compañero montaba alboroto, pedía la comida insistentemente o les salpicaba con agua. Para los científicos, esto significa que el altruismo era real y que no estaba sujeto a ningún tipo de intimidación. Los autores están convencidos de que su investigación confirma la generosidad de los chimpancés en un experimento bien controlado, lo que sugiere que el altruismo humano no es tan raro como se creía.

5 comentarios:

  1. De hecho, la diferencia entre el hombre y los animales (según el nivel de complejidad del animal) parece ser cuantitativa, no cualitativa –aparte de que la diferencia entre estos conceptos es en sí misma borrosa (hay muchos libros de epistemología que lo prueban). Esto es lo que no pueden digerir los creyentes apegados a viejas y falsas concepciones, de ahí que prefieran ignorarlo o negarlo, contra toda evidencia.

    ResponderEliminar
  2. Lo que me sorprende de estos hallazgos es su impacto moral en nuestra especie: ya es hora de ir reevaluando el antropocentrismo que se arraigo desde la modernidad. Es momento de usar estos descubrimientos para adoptar una nueva actitud conciliatoria con lo viviente.

    ResponderEliminar
  3. La forma en que definen la posibilidad que la generosidad como rasgo este incorporada en los animales puede implicar también que los aspectos negativos tambien pueden estarlo.
    Pero todos estos planteamientos, tan idealizados, parecen una actualización del concepto del "buen salvaje", proyectado en uno de los animales con quienes mas nos parecemos. No dudo del profesionalismo de quienes realizaron los estudios, pero no creo que sean concluyentes. Ellos tampoco creían que los trabajos de sus colegas fueran correctos.

    ResponderEliminar
  4. Por tantas cosas vistas en lo humano, yo digo que al revés, el hombre puede ser una deformación del mono.

    ResponderEliminar

The Out Campaign: Scarlet Letter of Atheism Ubicaciones de los lectores