miércoles, 26 de septiembre de 2012

Rabino en campaña contra los ipods


Un teléfono con conexión a Internet supone una grave amenaza para los judios ultraortodoxos que desean mantenerse aislados del mundo moderno y sus "demoníacas" influencias.


Por ello el rabino Haim Kanievsky ha emprendido una campaña para eliminar los ipods de sus cerradas comunidades. El rabino ha afirmado que "los i-pods son armas de guerra. Causan un gran daño potencial... un holocausto espiritual" . 

El rabino dijo que su decisión de destruir los teléfonos de Apple se produjo después de que varias personas le preguntasen si es lícito usar el dispositivo de acuerdo con la ley judía observada por los ultraortodoxos.
El anuncio público de Kanievsy es parte de una ofensiva general que libran muchos rabinos ultra-ortodoxos rabinos, que con frecuencia denuncian los teléfonos inteligentes e Internet, debido al fácil acceso que proporcionan a la pornografía, así como a las fuentes de información más allá de los límites estrictos de su religión.  Muchos miembros de la comunidad ultra-ortodoxos tienen teléfonos celulares "kosher" que no tienen conexión a Internet y no puede enviar o recibir mensajes de texto.

El 12 de septiembre, el rabino Lior Glazer celebró un ritual iPhone-sensacional ceremonia en Bnei Brak, en protesta por la supuesta influencia maligna del dispositivo y la comunidad Eda Haredit ha prohibido su uso con smartphones Android, BlackBerry y dispositivos similares, debido al "holocausto espiritual" que han causado.

Según el profesor Ledidia Stern, director del proyecto del Instituto para la Democracia en Israel sobre Religión y Estado, el acceso abierto a la información no censurada es la verdadera preocupación de los líderes haredi" en lo que respecta a Internet, más incluso que el acceso a contenidos pornográficos.

"Los teléfonos inteligentes ofrecen una puerta de entrada al mundo a través de la cual pueden acceder a todo tipo de información sin censura que pueda influir en su identidad, a pesar de vivir en el gueto haredi", dijo a The Jerusalem Post.

"Los Haredim tratan de aislarse del mundo, pero usando un iPhone o cualquier otro tipo de smartphone puede, con el simple accionamiento de un dedo y en una fracción de segundo, pueden tener acceso a todo tipo de información y a valores a los que nunca antes se encontraban expuestos", dijo.

Los líderes rabínicos ya habían censurado la televisión, los periódicos seculares, bibliotecas y cualquier otro repositorio de información no aprobada por ellos.

La creciente ubicuidad de la Internet y la prevalencia de los teléfonos inteligentes, que a diferencia de los televisores son fáciles de ocultar, está resultando más difícil de erradicar, dijo el profesor y de allí la ira de estos fundamentalistas del judaísmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada