jueves, 9 de enero de 2014

Oklahoma y la batalla de los monumentos

El estado de Oklahoma pertenece (en su mayor parte) a la región conocida como el "Cinturón bíblico" por su fuerte conservadurismo social y apego a la literalidad bíblica. Es por eso que en este estado se hacen esfuerzos denodados para pasar por alto la separación que debe existir entre Estado e iglesias.

Por eso causó mucha controversia que en 2009 el republicano y representante estatal Mike Ritze patrocinará un proyecto de ley para poner un monumento a los diez mandamientos del dios de la biblia, Yavhé, para ser instalados frente capitolio de la ciudad. 

La controversia nace porque en un estado laico las cuestiones religiosas pertenecen a los individuos y no a los gobiernos. Los estados deben ser neutrales frente a la religión y no favorecer a uno sobre otra. 

Volviendo a nuestra historia, el señor Ritze donó 10.000 dólares para el monumento que fue instalado en 2012. El monumento de 2000 libras de masa está hecho de granito y provocó una batalla legal sobre su constitucionalidad.

Mike Ritze: "Los 10 mandamientos
representan un fuerte símbolo moral"
Ritze impulsó la instalación de los Diez Mandamientos en el césped de la capital del estado, ya que según él "Los diez mandamientos representan un símbolo fuerte moral y religiosa de los habitantes de Oklahoma".

La legislatura de Oklahoma se mantuvo en la idea que el monumento religioso, ubicado en el césped de un edificio público, de algún modo no viola el principio de la separación de iglesia y estado. Lo cuál es absurdo ya que el texto hacer referencia a un dios particular: Yahvé, y habla de sus exigencias a los seres humanos, culto a guardar, entre otras cosas. Puesto esto en un espacio público transmite el mensaje que el estado es más favorable con los creyentes de la biblia y el dios que este libro predica.


Monumento de los diez mandamientos en Oklahoma City
Ahora, el tiro parece haberles salido por la culata. Ahora otra religión, el Templo Satánico de Nueva York, una organización religiosa debidamente registrada, ha planteado que desea ver un monumento con los principios satánicos colocado junto al monolito con los mandamientos cristianos de Oklahoma City.


"Creemos que todos los monumentos deben ser de buen gusto y acorde con las normas de la comunidad. Nuestro propuesto monumento es un homenajehistórico/literario a Satanás que sin duda cumple con estas directrices." Mencionaron los satánicos.

Tal declaración alborotó a los piadosos cristianos quienes ya manifestaron su total oposición:


"Esta es una nación basada en la fe y un estado basado en la fe", dijo el representante demócrata Earl Sears. "Creo que es muy ofensivo contemplar (la idea) o incluso tener este tipo de conversación." 


¿Estado basado en la fe? No, los Estados Unidos no son una teocracia. El incidente solo muestra las consecuencias de violar la separación entre estado y religión. Pero, si esto lo dice un democrata podran imaginarse la reacción de los republicanos.
"No es algo que la gente de Oklahoma apoyaría, y la gente de Oklahoma apoya el monumento de los Diez Mandamientos", dijo el representante republicano Eric Proctor.

"No va a ser aprobado aquí sin una batalla judicial", dijo el representante Doug Cox, republicano de Grove. "Se los puedo asegurar."

No se había secado la tinta de la noticia del monumento satánico, que algunos diarios afirmaron que era una imagen a Satán, cuando ya los hinduistas reclamaban por un monumento propio. Rajan Zed, presidente de Universal de Sociedad del hinduismo dijo al respecto: "Si el Capitolio del Estado de Oklahoma estaba abierto a diferentes monumentos, nos encantaría tener una estatua de Lord Hanuman, que fue venerado en gran medida y adorado y conocido por una fuerza increíble y era un gramático perfecto".

La referencia a la gramática que hizo Zed se debe a que el monumento de los diez mandamientos contenía errores de escritura que fueron comentados por la prensa en su momento.


Creo que esta historia muestra la importancia que los estados sean verdaderamente laicos, aunque lo ideal es que no se favorezca a ningún credo, porque bien los gobiernos no están para favorecer credos religiosos. Cosa que fue bien apuntada por un portavoz de la Unión de Libertades Civiles Norteamericanas (ACLU, por sus siglas en inglés):

"Nosotros preferiríamos que los funcionarios del gobierno de Oklahoma trabajaran para servir fielmente a nuestra comunidad y mejorar las vidas de los habitantes de Oklahoma en lugar de erigir monumentos de granito para mostrar cuán justos son.Pero si erigen los Diez Mandamientos, con su mensaje abiertamente cristiano, y se permiten situarlo en el Capitolio, el monumento propuesto por el Templo Satánico no puede ser rechazado debido a su diferente punto de vista religioso."

Respecto a la moralidad de los diez mandamientos recomendamos los siguientes ensayos de Sin Dioses.org:

¿Volver a los 10 Mandamientos? de Hernán Toro

La Biblia y el Corán no sirven para basar la moralidad de Ferney Yesyd Rodríguez Vargas
Y también "La importancia de un Estado Laico" de  Edgar Isch López

¿Y usted qué opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada