jueves, 9 de abril de 2015

Los fenómenos "Yisus es un loquillo" y el de " Búsqueda del verdadero ateo"

Las redes sociales han generado cambios en la forma de conocer personas, de conocer las noticias, y de reaccionar socialmente. Hoy en día la indignación ciudadana hacía sus gobernantes e instituciones se evidencia por la acción en las redes.

Estas relaciones han contribuido a generar un fenómeno que algunos han llamado el de "Ese Yisus es un loquillo", que muestra simplemente un cambio cultural, y que algunas personas usan para defender ideas ajenas al ateísmo, o para presentarse como ateos cuando realmente no lo son.

He aquí dos consideraciones importantes de lo que en mi parecer está detrás del fenómeno.

1. Hay un crecimiento de la indignación hacía las religiones organizadas.

La velocidad de la información actual (ya no hay que esperar a llegar a ver el noticiero a la casa) ha permitido saber muchos casos de escándalos de la Iglesia. Pederastia y abuso de menores, pastores que se enriquecen con los diezmos y ofrendas (la teología de la prosperidad), el fuerte énfasis en la moral sexual cristiana, entre otros, ha generado una indignación en la ciudadanía que termina expresándose en otra novedad llegada con la Internet, la elaboración de memes. 

Por si solo el fenómeno "Yisus es un loquillo" solo muestra una faceta más de las reacciones ciudadanas frente a las problemáticas sociales.

2. Desacralización de las figuras religiosas

Nuestros abuelos jamás habrían podido haber hecho un chiste sobre Jesús, o la virginidad de María sin haber recibido una fuerte sanción social. Hoy en día hacer un chiste con personajes religiosos es algo común y la creación de memes está al alcance de cualquier persona. Ya no se requiere ser un caricaturista. Obviamente, los religiosos lo ven como blasfemia y provocación. Quizás muchas de las personas que hacen los memes buscan provocar, otras solo hacer humor, y en otros ambas. Hay que recordar que permitir la prohibición de la "blasfemia" es contrario a la libertad de opinión y de expresión.

Malentendidos

Hay algunos malentendidos alrededor de este fenómeno que son cometidos tanto por ateos y creyentes. Algunos de estos son:

1. Ateísmo es lo mismo que "Yisus es un loquillo"

El ateísmo es simplemente la no creencia en seres sobrenaturales, sea Yavhé o Quetzacoatl. Esto no implica siquiera hacer pública la crítica de las religiones. De hecho muchos ateos en países musulmanes viven su ateísmo en secreto. Muchos religiosos al ver una explosión de memes satirícos sobre Jesús, la Virgen María, o el Papa, creen que esto es todo lo que el ateísmo tiene por argumentar, y eso es un error. Bien les serviría revisar los escritos de Madalyn Murray O'Hair, Michael Onfray, Christopher Hitchens, Richard Dawkins, Piergiorgio Odiffredi, Sam Harris, Daniel Dennet, el colombiano Juan Vélez y muchos más.

Pero lo peor no es que los creyentes caigan en este error, sino que sean muchos adolescentes y jovenes, amigos de los memes que crean esto. Perfectamente hay miles de jóvenes que se creen ateos solo por ser críticos de la religión organizada. Muchos de ellos confunden ser anticlericales con ser ateos.

Este último grupo puede perfectamente volver a ser creyente en un futuro, sino logra crecer argumentativamente. Existen fenómenos neurológicos, como las experiencias cercanas a la muerte, la epilepsia de lóbulo temporal y otras, que simular perfectamente encuentros con dios, ángeles, tuneles de luz, etc.  Si una persona de estas vive una experiencia de estas, o la tiene alguien muy cercana, sin duda puede pasar a ser un creyente fervoroso. En su testimonio dirá que pasó de ateo a converso. Cuando es muy probable que su presunto ateísmo, era tan solo indignación con la religión organizada, pero sin haber elaborado argumentos contra el teísmo.

También muchos ignoran que el éxito de las religiones organizadas está en decir lo que la gente quiere oír. Casos como el homofóbico pastor chileno Javier Soto, son especiales, aunque son escasos. En realidad la mayor parte de ministerios juegan con las necesidades humanas más importantes y básicas: aceptación y sensación de ser cuidados. Algo que tenemos por evolución como mamíferos que cuidan a sus cría y como primates ya que somos sociales, y muy dependientes de las interacciones sociales, en nuestra especie.

Un chico que crea que el ateísmo es solo publicar memes antirreligiosos, lo que denomino el fenómeno "Yisus es un loquillo", puede quizás, frente a una necesidad emocional muy fuerte, hacerse creyente. Note los mensajes, por ejemplo, de los pastores Patricia y Ricardo Rodríguez de la Iglesia Avivamiento en sus redes sociales. Todas apuntan a necesidades afectivas y anuncian que todo estará mejor. En una situación de duelo, enfermedad grave, o una fuerte crisis de salud muchas personas encuentran refugio en la religión. La crítica de las religiones organizadas pasa a un segundo plano, y aquí se tienen otros casos de "ateos que se hicieron creyentes".  Las conversiones no necesariamente sean a una iglesia pentecostal, pero puede ser a creencias New Age o relacionada con pseudoterapias psicológicas o al animismo o una forma relajada de teísmo.


2. Los chicos del "Yisus es un loquillo" no mejoraran su argumentación nunca.

Este es otro error relacionado con el fenómeno. Lo presentan algunos ateos que han tenido una formación académica suficiente. Estos últimos olvidan que en su juventud quizás no eran excelentes razonadores, o en el caso de los ateos que provienen de creencias religiosas fuertes, como ex-sacerdotes o personas criadas en iglesias fundamentalistas bíblicas, su primera reacción fue en muchos casos, de profunda molestia  con la religión y los clérigos religiosos. 

Las personas cambiamos nuestra manera de pensar a medida que nuevas ideas, lecturas, vivencias se cruzan en nuestra vida. Algunos jóvenes expresan su rebeldía en el fenómeno "Yisus es un loquillo", pero eso no significa que es todo lo que puedan dar. En lugar de criticarlos, lo ideal sería motivarles a leer y crecer intelectualmente. En países con indices de lectura tan bajos como los nuestros (ver imagen) se hace necesario más libros y menos memes.

Otro fenómeno: "Búsqueda del verdadero ateo"

Otro fenómeno observado en las redes es que muchas personas quieren establecer que es, hace o cree un "verdadero ateo". Sospecho que es una herencia cultural de la idea del "verdadero cristiano", en la que se añadían al listado de creencias un patrón de comportamientos y actitudes.  Algunas personas recién llegadas a grupos ateos virtuales, creen que un verdadero ateo es comunista o anarcocapitalista, feminista, vegetariano, vegano, activista LGBTI, activista pro laicidad, de izquierdas, animalista (o mascotista), antirracista, ambientalista, activista político o por el contrario anarquista, y un largo etcétera. Pues no. Un verdadero ateo no acepta como reales -solo como ideas- a Alá, Bachué, Quetzacoatl, los ángeles y a Horus. Un falso ateo no creerá en Ganesha pero si en Yoruba, o que se yo. Querer extender el significado de "ateo" a otras causas sociales o políticas es erróneo. 

Perfectamente pueden existir ateos de derechas o de izquierdas, incluso hay ateos que aplican el razonamiento crítico a la religión, pero no en todos los campos, razón por la que pueda creer en otras ideas irracionales como que nos visitan alienígenas, o creen en la homeopatía, en "energías sobrenaturales", sanación con cuarzos, etc. Por lo tanto, se puede hablar de ateos con razonamiento crítico total o parcial. 

El activista ateo o el ateo político es aquel que desea una disminución o la eliminación de la religión en la sociedad. Su postura es política porque quiere un cambio en la sociedad. Pero esto tampoco puede ser motivo de ser llamado "verdadero ateo". 

(Recomiendo una entrada del blog De-Avanzada: ¿Cuáles 'ateos por moda'?)

Otro fenómeno: "Chauvinismo ateo"

No son pocos los ateos o críticos de la religión que consideran que ser ateo ya los hace de por si inmunes a cualquier idea irracional. Muchos consideran que los ateos son más inteligentes que los creyentes o que una idea dada por un creyente, en un campo no relacionado con la religión, es de entrada erróneo por provenir de un religioso. Los ateos no están exentos de cometer falacias (errores de razonamiento). La confianza excesiva y una falta de conocimiento sobre la lógica, la argumentación y los fenómenos psicosociales relacionados con las creencias, hacen pasar malas jugadas.

¿Qué hacer?

Como para casi todos los males sociales, si no todos, la solución pasa por la educación. Hacer memes irreverentes no es malo, de hecho son muy divertidos, pero pretender que eso es todo el ateísmo no es saludable ni para la sociedad ni para el ateísmo.

Es necesario aumentar la lectura, conocer la argumentación ateísta, la historia de las religiones y el razonamiento crítico.  Afortunadamente el acceso a buen material bibliográfico en castellano es cada vez más fácil. (Ah, y por enésima vez Zeitgeist: The movie de Peter Joseph no son los cimientos del ateísmo, ni siquiera de una buena crítica al origen del cristianismo!).

Un esfuerzo más amplio, complementario e integral incluiría conocer el conocimiento de los actos del habla, los fenómenos psicosociales en la argumentación, los tipos de falacias y los sesgos cognitivos. Un trabajo que toma mucho tiempo y esfuerzo, pero, que sin duda vale la pena.

Más lectura de libros que de memes, es el primer paso a la formación de nuevas generaciones de ateos con razonamiento crítico.


Pdta: Desde hace pocos años la Universidad Nacional de Colombia ha venido presentando el curso libre "Razonamiento crítico, psicología social y lógica informal" Un avance positivo en medio del mar de religiones y pseudociencias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada