domingo, 26 de julio de 2015

Diez razones de por qué hay tantas religiones

¿Por qué hay tantas religiones? ¿Por qué hay tantas denominaciones cristianas? La pregunta tiene muchas respuestas que pasan por la historia de las religiones y la psicología humana. Afortunadamente las respuestas no son tan numerosas como las sectas cristianas.

A continuación las diez razones de porque hay tantas religiones (con especial énfasis en las denominaciones cristianas).

1. La naturaleza exclusivista y sectaria de la religión.

Al antropólogo Ashley Montagu debemos la frase de que "La ciencia tiene evidencias pero no está segura de todo. La religión está segura de todo, pero no tiene evidencias".

Y es precisamente que ante esta falta de evidencias que las creencias religiosas deben asumirse sin pizca de duda. Un musulmán creerá que Mahoma recibió el mensaje de Alá, como lo cuenta el Islam, y un mormón creerá que José Smith recibió la última revelación de dios. Ninguno de ellos cuenta con mayor evidencia que el otro, o que cualquier otro creyente. Las creencias religiosas delimitan a los fieles y genera la división entre buenos y malos, fieles y paganos, fieles e infieles, correctos y herejes. 

Así como es fácil afirmar sin evidencia, es fácil afirmar que no PLa carencia de evidencia en las afirmaciones religiosas permite que cualquier idea o variante pueda surgir sin que se pueda oponer mayor argumento que los propios de la tradición, la apelación a la autoridad de un líder religioso o un texto religioso. Pero, una vez nacida una variante religiosa se genera un conflicto. Los nuevos creyentes se consideran privilegiados por una nueva verdad y el grupo madre los acusará de heréticos o apóstatas. Así pues las ramificaciones surgen por disensos.  

Iglesias surgidas de José Smith
Un ejemplo de esto lo podemos ver en el mormonismo. A pesar que José Smith se autoproclamó profeta y el restaurador definitivo de la religión con el Libro de Mormón, el mormonismo no logró mantenerse unido y 33 denominaciones mormomas han surgido desde la muerte de Smith. Algunas variantes se han extinguido por el camino, mientras que otras se mantienen. 

Usualmente todas las religiones al crecer se dividen.
El carácter de exclusivismo en la presunta verdad
hace irreconciliables los disensos.
En la imagen Ted Wilson (a la derecha), presidente de la Iglesia
Adventista del Séptimo Día y el pastor Norberto Restrepo
(a la izquierda). Este último de la Iglesia adventista movimiento de Reforma
Las divisiones religiosas difícilmente se recomponen y constituyen una de las razones de porque la religión hace más daño que bien a la sociedad. Claro ejemplo de esto se puede ver en uno de los lugares más religiosos del mundo: Jerusalen, la cual está dividida físicamente por la religión. Los sectores de cristianos, judíos y musulmanes están claramente demarcados. Y en el lugar que se supone que Jesús fue sepultado, se lo dividen entre ortodoxos griegos, apostólicos armenios, cristianos sirios  cristianos coptos, católicos franciscanos. El paso de un sector a otro está claramente prohibido, al mejor estilo de sectores de pandillas en las fabelas, y con ocasiones se dan batallas campales. Los  cristianos etiopes están relegados al tejado y se pelean su posesión con los coptos. (Ver vídeo)
División de Jerusalen por religiones monoteístas y de la Basílica del
Santo Sepulcro entre denominaciones cristianas.
Fuente El País
La fractura dentro de los credos parece ser un evento inevitable que le ocurre a toda religión una vez se hace muy grande y se presentan nuevos enfoques o interpretaciones. En los casos en los que se mantiene la ortodoxía es porque la violencia aplasta la rebelión. Es lo que hizo la Iglesia Católica para reinar casi exclusiva en Occidente por siglos: La persecución de los valdenses, la matanza de los albigeneses o cátaros, las hogueras y el tribunal de la Inquisición. En el caso en el que no se permite la existencia del otro la violencia es extrema, en el caso menos malo se convive pero se generan estereotipos y sectarismos.

2. La posibilidad de múltiples interpretaciones a los presuntos textos revelados.

El ateo y ex-mormón Scott Bidstrup afirmaba de la Biblia: "¿Quiere un dios airado, escandaloso, vengativo, destruyendo todo lo que le sirve de tropiezo, exigiendo genocidios, infanticidios y hasta la misma esclavitud? Entonces el Éxodo es su libro.¿Quiere un código de vida duro, rígido, inexorable, inflexible, sin misericordia? Entonces su libro es el Levítico. ¿Quiere un dios discreto, sutil, insondable que raramente interfiere, pero que puede ser conocido solo a través de las oraciones sinceras y las suplicas del fondo del alma, además de ser gentil y misericordioso? Lea las epístolas de Pablo. Todo en el mismo libro."

La Biblia más que un libro es una colcha de retazos. Sus escritos abarcaron muchos siglos, tres idiomas, decenas de autores y múltiples intenciones políticas, religiosas y doctrinales configuraron la posibilidad de tener un libro que contiene a la vez versículos de amor al prójimo y otros que llaman a la aniquilación de los infieles, textos de bondad y otros que justifican la esclavitud, el genocidio y la misoginia.

Algo similar ocurre con el tema doctrinal ¿Cómo se salva un ser humano? (Asumiendo que haya algo de que salvarse y dejando por fuera a otras especies humanas como los neandertales). Un católico encontrará textos para afirmar que se salvará por las obras y los protestantes encontrarán textos para afirmar que por la fe. ¿El cielo y el infierno para las almas será tras la muerte del individuo o tras el juicio final? Hay versículos que permiten ambas interpretaciones. Guardar el sábado o el domingo, el cobro de diezmos, las formas de adoración, el número de sacramentos, etc. Ahora combine las diferentes posiciones y tendrá miles de opciones de religión posibles.

Esas combinaciones eran 20,800 para el año de 1980, según David B. Barret en su obra “Denominationalism,”( pag 351). Treinta y cinco años después la cifra sin duda es mucho más alta.

Testigos de Jehová, carismáticos, adventistas, mormones, católicos, bautistas, pentecostales, ortodoxos rusos, presbiterianos y las restantes 30 mil denominaciones cristianas te dirán que ellas interpretan correctamente la Biblia. Pero es imposible hacer una interpretación de este libro asumiéndolo como verdad revelada sin entrar en contradicciones. Tan solo entendiéndolo como una obra humana, fruto de su tiempo, conociendo el idioma original y su contexto, viéndola como una ventana a tiempos de superstición y barbarie sin ningún valor sagrado se puede interpretar correctamente la Biblia.

3.  Las necesidades humanas de consuelo, compañía y sentido de trascendencia.


Las necesidades psicólogicas son
un gran gancho que las religiones
han sabido explotar.
Esta es una de las razones más poderosas por las cuales existen religiones. La evolución de nuestro cerebro con su complejo neocórtex nos permitió imaginar eventos futuros y así anticipar soluciones a problemas, ver en la mente soluciones a problemas y avanzar en la invención de herramientas. Pero también, nos percató que somos finitos, que en algún momento llegaremos a morir. Esto sin duda representó una pesada carga emocional sobre los primeros humanos. Esta carga se logró aliviar con las ideas religiosas. 

Para muchas personas poco importan los descubrimientos de la ciencia o los argumentos racionales y lógicos. La necesidad de creer es muy fuerte y lleva a muchas personas a encontrar en creencias, como la de un alma inmortal, dios, el cielo o la reencarnación, un consuelo para sus vidas y una ayuda para sobrellevar los problemas de la existencia. Ara Norenzatan, psicóloga social de la Universidad de British Columbia, en Canadá, y autora de "Big Gods" apoya esta idea: "Por alguna razón, la religión parece darle significado al sufrimiento, más que cualquier ideal o creencia secular que conozcamos".

La importancia de la religión en la sociedad está por lo tanto ligada a esa función de muletilla psicológica y por esto es más probable que sean las poblaciones pobres, en contextos de desigualdad o de inseguridad donde la religión florecerá. Tal como lo señala Eduardo Zugasti:
"La gente no deja de creer en Dios porque le convenzan los argumentos de Richard Dawkins o Stephen Hawking, sino porque vive en sociedades más igualitarias y menos azotadas por la inseguridad económica y existencial que son características de la experiencia humana, en especial desde el surgimiento de las sociedades estatales basadas en la agricultura."
Algunas personas consideran que la religión es sólo un problema de falta de ciencia o de embaucadores 

Tan solo escuchar las prédicas de muchos pastores carismáticos o los artículos de las revistas de evangelización y se podrá notar que es un tema frecuente que tratan los clérigos religiosos. Esto ha hecho que la necesidad de respuestas sea siempre un terreno fértil para charlatanes y embaucadores.

Portada de Revista Atalaya
en el que se muestra como se usa el
miedo a la muerte para propagar la religión.
¿Cuán poderosos pueden ser la oferta de una ayuda invisible para una persona? ¡Puede esto levantar nuevas iglesias? Sin duda la respuesta es si. Por ejemplo, la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional (IDMJI) inició con un local en Colombia y hoy cuenta con cientos de templos en diferentes países. Su polémica líder, la señora María Luisa Piraquive es considerada por sus feligreses como una profetiza. Los creyentes, ávidos de respuestas a necesidades emocionales, físicas o económicas, se acercan a ella o a sus pastores y estos le susurran algo al feligrés al oído. Ellos asumen que es una profecía dada por el mismo dios.

Sin embargo, estos casos pueden terminar muy mal. He tenido conocimiento de dos casos, ambos de dos señoras en Bogotá, que se dejaron morir al no recurrir a quimioterapia, porque la profecía dada por la señora Piraquive u otro pastor de la IDMJI decía que Dios obraría un milagro. En otro ejemplo se evidencia la falta de pensamiento crítico de los creyentes. Una señora de la IDMJI narra un testimonio en el que la hermana Piraquive ni siquiera tuvo que hablar al oido. Solamente una creyente soñó con ella y de esto concluyó que era una profecía:

"Tuve un sueño en el que apareció la hermana Piraquive y me dijo: Siempre hacía la derecha... Luego cuando iba manejando ocurrió un derrumbe y yo lo que hice fue recordar el sueño y volteé hacía la derecha! (Ver el vídeo)"
Ahora que si se intenta razonar con los fans de Piraquive, no es posible. Terminarán haciendo una manifestación a favor de su pastora.


4. Las religiones son medios de poder político.

Sacerdote azteca haciendo sacrificio humano.
El deseo de poder en un grupo social es algo muy codiciado por muchos humanos. Desde que las religiones se organizaron, se levantó una casta sacerdotal, como se sabe que ocurrió en el antiguo Egipto. Por todo el mundo, se generaron clases de sacerdotes a la par de alfareros, agricultores y militares. Sin embargo, los sacerdotes al decir que eran intermediarios con los dioses obtuvieron un gran poder político. En tiempos donde las crecientes del Nilo, las sequías, las temporadas de lluvia y el regreso de las estaciones no podía explicarse en términos naturales contar con el beneplácito de los dioses era crucial.

Pastor brasileño Marco Feliciano, es nombrado
director de la Comisión de Derechos Humanos y
resulta imponiendo sus convicciones homofóbicas.
Las religiones que han pervivido han hecho algún pacto con el poder político gobernante, se han unido a este o lo han usurpado. Hoy la historia de Occidente está fuertemente marcada por el cristianismo por una jugada política: El emperador Constantino hizo legal este culto, antes perseguido, y lo elevó a la categoría de oficial. De allí en adelante fue una excelente herramienta para mantener calmadas a las gentes. "¿Tu rey se come todo, te pide la mitad de tus cosechas y tu pasas hambre en el invierno? ¡No importa! ¡Tu recompensa estará en el Cielo!. Jesús dijo que bienaventurados los humildes." Con el soso reino de los cielos se aplacó a las multitudes.

Esa manguala del poder político y el religioso no solo se dio en el medioevo. Antes del auge pentecostal en Latinoamérica la Iglesia Católica estaba al lado de partidos conservadores y en muchos pueblos y zonas rurales dictaba el día a día.

A finales del siglo XX las naciones latinoamericanas garantizaron la libertad de cultos, y un gran número de congregaciones anhelaron el poder político que en su momento tuvo la Iglesia Católica. Se llegó al punto que las denominaciones no eran ya exclusivamente llegadas de los Estados Unidos, sino que podían formarse en Guatemala, Colombia y Brasil y expandirse a otros países. Tras el crecimiento de las iglesias evangélicas en Latinoamérica estas se han convertido en baluarte político en países como Brasil o Colombia. En muchos países de América en lugar de cortar los privilegios de la Iglesia Católica se incluyó a las iglesias evangélicas en estos privilegios, como la exención de impuestos.

En Latinoamérica, se ha acusado al Instituto Lingüístico de Verano, de filiación evangélica de ser cómplice de las compañías petroleras, al ayudar a éstas a que los indígenas abandonaran sus tierras y que se las cediesen a las citadas compañías desde su aparición en los años setenta.

Pero este problema no es exclusivo de Latinoamérica. Actualmente en Rusia el presidente Vladimir Putin ha resucitado el poder de la Iglesia Ortodoxa rusa a cambio del apoyo del clero.

Sin duda el deseo de poder político seguirá seduciendo a muchos escalar dentro de sus credos o a coquetear con la política electoral o fundar nuevas denominaciones.


5. El ánimo de lucro y/o poder de líderes religiosos.

La guerra de los Césares.
Los pastores César Castellanos y César Fajardo se separaron
por manejos de dineros de la Iglesia Misión Carismática Internacional
que, según fuentes religiosas, recibe como mínimo, la no despreciable cifra
de dos millones y medio de dólares al año, libre de impuestos, 
en Bogotá, Colombia.
El clero de cualquier religión sin duda gana estatus ante su comunidad. Así pues el clero desde los chamanes del paleolítico, pasando por los sacerdotes del dios Nilo, hasta los pastores y el Papa tienen el beneficio de contar con enormes riquezas que son envidiadas por otras personas que ven en la apertura de iglesias y congregaciones un negocio lucrativo.

Los ejemplos sobran. La mega iglesia de Colombia, la Misión Carismática Internacional del pastor César Castellanos rompió con el pastor César Fajardo a causa del dinero. Según fuentes de los propios evangélicos, en el 2012 la iglesia de Castellanos recibía 6.000 millones de pesos anualmente (aproximadamente dos millones y medio de dólares) y los Castellanos no querían que Fajardo dispusiera de los dineros recibidos a la iglesia, así Fajardo ayudará a aumentar la feligresía. Ahora, este último tiene su propio ministerio denominado "Sin muros". Al parecer el amor al dinero rivaliza con el amor a Cristo y con frecuencia lo vence.

Centenares de historias hay en el seno de la cristiandad desde que se inventaron santos y reliquias en el medioevo hasta los pastores evangélicos de la actualidad, hasta llegar al descaro de la "teología de la prosperidad" en la que se le dice al feligrés que si no diezma su dios no lo bendecirá. Muchos pastores no han dudado en pedir jet privado o sets de televisión a sus feligreses.

Como ya mencionamos anteriormente, las iglesias están libres de impuestos y de declaración de renta. Este exabrupto ha hecho que la religión sea un negocio espectacular.




6. Los fallos proféticos siempre son excusados.

Haz mil profecías, generalmente vagas y poco precisas, y si estas no se cumplen dí que era un lenguaje figurado, una prueba de fe de dios a los creyentes o que dios cambió sus planes.

Esta es la regla que tienen los religiosos y que nos causa muchísimo asombro a los ateos. Por ejemplo, los testigos de Jehová han predicado muchas veces el Armagedón o batalla final entre el bien y el mal. Una de las fechas puestas fue 1914. Pero al no ocurrir dijeron que Jesús había regresado a la Tierra de manera invisible a gobernar. ¡Al parecer empezó muy mal su gobierno porque nada pudo hacer para evitar la primera y la segunda guerra mundial!

Luego afirmaron que la generación de testigos que estaba viva en 1914 sería la última, y a la que se refería la Biblia cuando afirmó "de esta generación no pasará" (Lo cual es otro fallo profético de la Biblia).

Pues bien, ya estamos en 2015 y no hay, o queda muy poca, gente viva de 1914 y el Armagedón no ocurrió. Otras profecías fueron hechas en para 1918, 1925, y 1975. Para la profecía de 1925 el presidente de los testigos, Joseph Rutherford, mandó construir una mansión para recibir a Abraham y a Jacob que supuestamente resucitarían. Pasó 1925 y ningún muerto se levantó para habitar la mansión. Afortunadamente la inversión no se perdió porque Rutherford terminó mudándose a ella. En 1975 no ocurrió el Armagedón y ya la revista Despertad dejó de anunciar que el Armagedón ocurriría mientras estuviese vivo alguien de la generación de 1924.


El adventismo se erigió también gracias a una falsa profecía. Tras la no venida de Jesús el 22 de octubre de 1844, los creyentes dijeron que habían interpretado mal la profecía. No se trataba del segundo regreso de Jesús, sino que este había cambiado de ubicación en el cielo. Había pasado del lugar santo al lugar santísimo del santuario celestial.

En el año 2012, José Luis de Jesús Miranda anunció que el 30 de junio de ese año se transformaría en inmortal radioactivo (lo que sea que eso signifique) ya que era la reencarnación de Jesucristo. Miranda murió de cáncer, por lo que no resultó inmortal y lo único radioactivo que hubo en su vida fue la quimioterapia. Pero lo curioso no es su fallo profético - anticipado por este blog-  sino que la iglesia ¡no decayó! Sus templos siguen abiertos y los feligreses llegando.


7. Siempre habrá audiencia para un nuevo credo.

No importa cuan descabellada sea la doctrina. Siempre hay alguien que la crea. Y esto también se da porque estamos en una sociedad que valora la fe como virtud.

¿No es suficientemente absurda una religión basada en la que hay un nacimiento virginal, una resurrección, una serpiente que habla en un paraíso, una lluvia de 40 días que cubre el mundo y un milagro en el que el Sol se detiene en el cielo? ¡Pues les tenemos el relato de la cienciología!

La cienciología es el caso más notable de que siempre habrá público disponible para cualquier disparate. Ronald L. Hubbard, fundador de la cienciologia, fue un escritor de ciencia ficción del siglo XX que cierto día apostó con unos amigos que podría crear una religión. ¡Y lo hizo! En su relato un emperador alienígena intergaláctico llamado Xenú, mandó las almas de varios extraterrestres a los volcanes de Hawai y estas luego habitaron cuerpos humanos. Estas ideas disparatadas son parte de la Cienciología. Credo que siguen Tom Cruse y John Travolta.


8. Las enfermedades mentales generan nuevos iluminados.

Cuando no existían neurólogos ni psiquiatras explicarse las enfermedades mentales, visiones y alucinaciones llevaba a la conclusión de la intervención divina o demoníaca. 

El psicólogo y sexólogo Haverlock Elis lo explicaba con cierta dosis de exageración: "Toda la faz religiosa del mundo moderno se debe a la ausencia, en Jerusalén, de un asilo de lunáticos."

Hoy en día, toda una parta de la neurología, conocida como la neuroteología ha logrado explicar lo que ocurre en el cerebro durante trances descritos como místicos y fenómenos como las experiencias cercanas a la muerte. Gracias a estos trabajos es posible señalar que no pocos figuras religiosas sufrieron de condiciones como epilepsia de lóbulo temporal, que genera una hiperreligiosidad y visiones con alucinaciones visuales y auditivas. Tal es el caso del mismísimo Mahoma, fundador del islam; Elena G. de White, fundadora de la rama adventista dentro del protestantismo, y de figuras católicas como Ignacio de Loyola y Sor Teresa de Jesús. 

El doctor Orrin Devinsky y sus colegas del Centro para la comprensión de la epilepsia en Nueva York han sido capaces de realizar grabaciones de vídeo de electroencefalogramas (EEG) en los pacientes que tienen este tipo de ataques, y han observado una sincronización exacta de las epifanía con un repunte en la actividad epiléptica en los lóbulos temporales, más comúnmente el lóbulo temporal derecho.

Las experiencias cercanas a la muerte, incluidas la visión de un túnel de luz y las experiencias extracorpóreas han contribuido en fortalecer la religiosidad de miles de personas en el mundo. De hecho, muchas de las personas que afirman haber pasado por estas experiencias no mienten, pero eso no significa que sean producto de algo diferente a la actividad neurológica de su cerebro. Neurológicamente las experiencias extracorpóreas son una forma de ilusión corporal derivada de una disociación temporal de representaciones visuales y propioceptivas - que normalmente están entrelazadas - lo que hace que los pacientes que las padecen en condiciones de estrés biológico y en algunos casos sin estar presente otra condición, dan la sensación de salir del cuerpo. Los neurólogos han encontrado que esta misma sensación se puede producir con una droga denominada ketamina.

No obstante, muchas personas que han tenido tales experiencias prefieren creer que se deben a algo sobrenatural. Estas situaciones son propicias para mantener la fe en religiones ya existentes y también para generar otras nuevas.


9. Tendencias liberales y conservadoras.

Las conquistas sociales, realizadas muchas veces con la oposición de la religión, genera sectores dentro de las iglesias que buscan el avance de valores como la libertad y la igualdad. Como ejemplo se puede mencionar las divisiones que se generaron en diferentes congregaciones cristianas de Estados Unidos en tiempos del debate de la abolición de la esclavitud.


En el presente se han presentado divisiones entre varias denominaciones por el ordenamiento de mujeres o por la aceptación de la homosexualidad. Estas cuestiones de debate social darán origen a divisiones dentro de las iglesias entre los bandos progresistas y los anclados al pasado.


10. No se ha aparecido dios alguno a dirimir la cuestión.

Una razón que permite explicar no solo la cantidad cada vez mayor de religiones, sino también un sustento del ateísmo es que hasta la fecha no se ha aparecido dios alguno a explicar cuál es la religión verdadera, la forma correcta de culto y adoración, por no hablar de los miles de dogmas religiosos.

Es curioso que se han derramado ríos de sangre en guerras religiosas, entre hugonotes y católicos, la matanza de cátaros y valdenses a manos de los católicos, entre sunitas y chiitas, la persecución de herejes o de nativos en las Américas y África que no se doblegaron a la fe del dios único. La sangre derramada en la expansión del islam y el sobre alabado Alá y Jesucristo no se han hecho presentes para dirimir la cuestión. Algo sumamente sospechoso para alguien que se dicen misericordioso y a la vez todopoderoso.

Así pues, es muy probable que el número de religiones, sectas y denominaciones no hará más que crecer. El único antídoto es el razonamiento crítico y aún estamos muy lejos de que este sea de amplio dominio.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada