jueves, 30 de junio de 2016

Neutralidad religiosa es igualdad: Ateos colombianos

Diferentes ONG colombianas, incluyendo dos organizaciones de ateos, solicitan a la Corte Constitucional de Colombia que se retire el crucifijo de su Sala plena para garantizar la neutralidad estatal en asuntos religiosos.

En el mes pasado un funcionario de la Corte Constitucional, Juan Sebastián Vega, abogado sustanciador del despacho del vicepresidente de la Corte Constitucional, elevó una petición para remover el crucifijo “con el fin de garantizar el deber de proteger los derechos fundamentales de los funcionarios de la Corte Constitucional que profesamos una religión diferente a la católica”.

Vega se preguntó la razón por la que la Sala donde se deliberan las decisiones más importantes del país posee el símbolo de la Iglesia Católica. A su derecho de petición la Corte respondió que el crucifijo se quedaría considerando que retirarlo sería un ataque contra los magistrados y funcionarios de la Corte que profesan la fe católica. Tres magistrados votaron a favor de ser retirado y seis porque se quedase.

Inmediatamente conocida la decisión el prestigioso abogado Ramiro Bejarano le pidió a la misma sala que entonces pusiese los símbolos de otros credos, incluyendo la masonería. Organizaciones como la Asociación de Ateos de Bogotá, la Corporación Bogotá Atea, Católicas por el Derecho a Decidir, la Asociación Líderes en Acción y el Colectivo Soridad, Ecumenismo y Democracia se han unido en la petición que se retire el crucifijo en aras de garantizar la laicidad estatal.

"Los crucifijos tienen lugar en las iglesias, conventos y casas curales, pero en una entidad estatal, no queda bien que se presente un símbolo que claramente es identificador de una confesión religiosa. Tal cosa indica la preferencia de una cosmovisión por encima de las demás y esto no se puede hacer en un Estado laico." señaló Helman Jímenez de la Asociación de Ateos de Bogotá.

Curiosamente, otros grupos ciudadanos han planteado otra idea: ¡Qué se pongan otros símbolos religiosos!. Un ciudadano hinduista peticionó que se le permitiese poner la imagen del dios Krishna al lado del crucifijo, y un ciudadano que se identifica como indígena muísca pidió que se le permita poner una imagen de la diosa Bachué junto al símbolo católico. Un pastafari también solicitó la inclusión del dios Monesvol. Según este último "no es posible decir que Colombia es un Estado pluricultural y poner sólo un símbolo religioso. O todos o ninguno".

Este caso evoca ligeramente la "guerra de los monumentos de Oklahoma" en donde hinduistas, pastafaris y satanistas decicieron donar imágenes de sus deidades al Capitolio estatal tras la puesta en su entrada de un monumento a los Diez Mandamientos bìblicos. En esa ocasión American Atheists peticionó el retiro de la imagen. Al final una decisión judicial le dio la razón a estos últimos.

En el caso colombiano diferentes ONG han convocado a un plantón. Pueden conocer su comunicado de prensa dando click aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada