martes, 21 de febrero de 2017

Niños sacerdotófilos y la doble moral de la Iglesia

Imagen montaje tras las marchas del 20 de septiembre en México.
Un montaje sobre una fotografía dio mucho de que hablar en los últimos días. El pasado 10 de septiembre en México se realizó una multitudinaria marcha evangélica en la que los creyentes manifestaron su oposición al matrimonio igualitario. Una de las fotografías fue objeto de un intencional montaje en el que el texto original se cambió por: "Niños pecadores: Dejen ya de seducir a nuestros sacerdotes".

El mensaje que para muchas personas causó asombro, risas o incluso enojo, es a todas luces fuente de un par de reflexiones. Que compartiré en esta texto.

1. ¿Quien diría tal cosa?

En el mensaje cambiado se acusa a los niños de seducir a los sacerdotes católicos, lo que a todas luces parece absurdo y descarado. Habría algún prelado que dijera tal cosa? En verdad si. De hecho, el montaje a colación se inspiro en esto.

Fue en el 2007 cuando el obispo católico de Tenerife, Bernardo Álvarez en una entrevista al diario local La Opinión excusó así los escándalos de abuso sexual tan frecuentes y extendidos en la Iglesia Católica:
"Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan".
Además del anterior mensaje, la Diócesis de Cali en Colombia haría que este cartel montaje fuera su posición oficial tras una demanda por reparación a cuatro víctimas de uno de sus sacerdotes.

Hablando de los padres de los niños abusados por el sacerdote católico William Mazo, dice la Iglesia a la justicia:

"[L]a causa del daño es atribuible de manera exclusiva a las víctimas indirectas, quienes faltaron en su deber del cuidado, vigilancia, comunicación, protección" Más adelante dicen que "los padres serán siempre responsables del daño causado por las culpas o los delitos cometidos por sus hijos menores, y que conocidamente provengan de mala educación o hábitos viciosos que les han dejado adquirir"

Aparte de la defensa de la Iglesia Católica colombiana en el caso de reparación
por las violaciones de su sacerdote William Mazo.
Ver vídeo

2. ¿Dónde están los defensores de la familia?


Causa extrañeza que los católicos y evangélicos que se dicen ser los guardianes morales del país y de estar siempre en defensa de la familia no hayan dicho mayor cosa. La Iglesia Católica afirmó que pagar indemnizaciones a las víctimas era quitarle dinero que no tenía a todos los fieles católicos. Mientras que el youtuber de la derecha evangélica dijo que los llamados de una marcha de rechazo era cristianofobia y un acto mezquino.

Está visto que las iglesias consideran que el mundo de la moral se limita, erróneamente, a reconocer derechos la población LGBTI. Eso en verdad los lleva a mover esfuerzos, llenar calles,  presionar por destituir ministros de educación en Lima y Bogotá, inventarse documentos inexistentes, amalgamar una base electoral. Pero, cuando ya se ven casos reales y concretos en los que niños y familias son destrozados, deciden callar o considerarlos casos aislados.




Los familiares de las víctimas están citando a un plantón de apoyo para el próximo miércoles 1 de marzo en Cali frente a la Arquidiócesis de esa ciudad. De igual manera en Pereira y Bogotá se realizarán plantones de apoyo a los 11:45 a.m. en las respectivas Plazas de Bolivar de esas ciudades.
Ver evento en Facebook.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada