jueves, 2 de marzo de 2017

Evangélicos prenden fuego a mujer para "purificarla"

Vilma Trujillo muerta como resultado
de un exorcismo evangélico. Imagen: Univisión
Vilma Trujillo, una mujer de 25 años encontró la muerte a manos de un grupo de evangélicos de las Asambleas de Dios tras prenderle fuego en un rito de "purificación religiosa". Los hechos ocurrieron en la remota comunidad El Cortezal en la región del Caribe Norte de Nicaragua.

Los feligreses evangélicos, encabezados por el pastor Juan Gregorio Rocha Romero, ataron a la mujer de pies y manos estando desnuda y la lanzaron a una hoguera con el fin de expulsarle el demonio. La mujer murió el 21 de febrero de 2017 tras haber estado en coma, con quemaduras en el 80% de su cuerpo.

El pastor declaró que la mujer se encontraba endomoniada. No conformes con esto luego lanzaron su cuerpo a un barranco. Franklin Jarquín,  un evangélico que participó en el hecho, comentó a un medio local que ella “cometió un error ante Dios y por eso la endemonió”.

“Falló ante Dios, porque tenía su compañero de vida, y estuvo con otro hombre mientras se hacía pasar por cristiana. Por eso se le metió el demonio”, justificó Jarquín con naturalidad.


El pastor Rocha Romero, de 23 años, fue detenido por las autoridades el viernes 24 de febrero junto a otros cuatro evangélicos. El ministro evangélico le aseguró a las autoridades que la mujer estaba endemoniada. “Dios ordenó ponerla junto al fueguito para sacarle al demonio. Nosotros estábamos orando, y cuando el demonio se salió de su cuerpo, ella cayó en el fueguito”. Mientras tanto, Reynaldo Peralta Rodríguez, esposo de Vilma Trujillo, afirmó que no estaba endemoniada, sino que "le habían hecho un maleficio". El viudo también denunció amenazas contra él y su familia.

Grupo de evangélicos capturados por el asesinato
de Vilma Trujillo Fuente: Nydailynews
Las Asambleas de Dios en Nicaragua se han deslindado del hecho diciendo que el pastor Rocha no pertenece a su denominación.

La tragedia no sólo destruyó la vida de Vilma Trujillo sino de los creyentes que participaron en estos actos, quienes ahora deberán enfrentar cargos por homicidio.

Es lamentable que en pleno siglo XXI estas cosas estén ocurriendo. Pero es lo esperable cuando la sociedad se forma en el pensamiento religioso y no en el racionamiento crítico. El hecho de creer literalmente en la Biblia ya es peligroso para la salud mental. La Biblia habla de la existencia de demonios y que estos pueden apoderarse de las personas. También contiene mandatos que ordenan quemar a las presuntas brujas o hechiceros. “A la hechicera no la dejarás con vida” (Éxodo 22:18) y “El hombre o la mujer que consulten espíritus de muertos o se entreguen a la adivinación, han de morir; serán apedreados, y su sangre caerá sobre ellos” (Levítico 20:27). Por su parte, el dios Jehová aparece amenazando con el fuego a una adivina y a quienes le han consultado (Isaías 47:8-15). Sin duda estos textos, así como el relato de Jesús expulsando los demonios de unos gadarenos, inspiraron al pastor Juan Gregorio Rocha Romero.

Cabe señalar que Centroamérica es una región en dónde el cristianismo evangélico y pentecostal crece enormemente por lo que el fundamentalismo bíblico está ganando terreno entre muchas personas pobres y baja educación.

El hecho que tanto los creyentes como el esposo describieran algo anormal en el comportamiento de Vilma hace pensar que la señora tenía algún tipo de problema psiquiátrico. En la Biblia se señalan como características de los endemoniados cosas que perfectamente caben en el estudio de la neurología o la psiquiatría. Por ejemplo las convulsiones: "Y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él. (Lucas 9:39); las tendencias autodestructivas "Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras.(Marcos 5:5)"; Gran fuerza (Marcos 5:4). Al igual que en la Edad Media, las mentes ignorantes interpretaron esto como sobrenatural y he aquí el desastroso resultado.

Más hogueras en el mundo

Este caso no es el primero en que religiosos prenden fuego a presuntos endemoniados o brujos en tiempos recientes. Cabe señalar que en 2008 quemaron al menos 11 mujeres en Nyakeo, Kenya. Por la zona corrió el rumor de que esas personas traían la mala suerte y convertían a la gente en caníbales, sordos, mudos o sonámbulos. 

En Tanzania se estima que unas 3.000 personas han sido acusadas y asesinadas por "brujería", sobre todo ancianas, 2005 y 2011. "Un promedio de 500 personas de la tercera edad, en particular ancianas con enrojecimiento en los ojos, pierden la vida cada año en Tanzania, acusadas de ser brujas"

Los prejuicios de Tanzania y Burundí también se extienden hacía las personas albinas.

En India se estima que en los últimos 15 años más de 2.000 personas, la mayoría mujeres, han sido asesinadas acusadas de brujería. El último caso tuvo lugar en abril de 2016 en el estado de Jharkhand, al noreste del país, donde tres miembros de una familia han sido quemados vivos por una turba que les acusaba de haber realizado sacrificios humanos. Hubo un rumor de que habían secuestrado a un menor para un sacrificio a la diosa hindú Kali y procedieron a quemar el hogar. Ningún menor raptado fue encontrado.

Hechos como los anteriores nos muestran la urgencia de defender y divulgar el pensamiento racional y la ciencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada