sábado, 26 de junio de 2010

Registrada la sede del arzobispado de Malinas-Bruselas

Por primera vez una autoridad civil ha registrado las instalaciones de la ICAR para poder acceder a los documentos eclesiásticos que registran las declaraciones de las victimas de abuso sexual por sacerdotes católicos. Bravo por Bélgica!

Las autoridades judiciales de Bélgica registraron el pasado 25 de junio la sede del arzobispado de Malinas-Bruselas dentro de la investigación de un caso de abuso sexual de menores por parte de miembros de la Iglesia Católica.

El registro inició a las 10: 30 a.m. En ese momento los obispos estaban reunidos cuando las autoridades judiciales y las fuerzas de Policía irrumpieron en el Arzobispado.

"No nos fue dada ninguna otra explicación, pero todos los documentos y los teléfonos móviles fueron confiscados y nos comunicaron que nadie podía dejar el edificio. Este estado de los hechos duró hasta alrededor de las 19.30 horas", señaló el portavoz de la Conferencia Episcopal, Eric de Beukelaer.

Durante el registro, la Policía interrogó a todas las personas presentes, ya fueran obispos o miembros del personal. "No ha sido una experiencia agradable, aunque todo se ha desarrollado de manera correcta", puntualizó.

El portavoz de la Fiscalía de Bruselas, Jean-Marc Meilleur, explicó que los investigadores buscan documentos o pruebas que puedan confirmar las declaraciones recogidas en un reciente sumario abierto por el Ministerio Fiscal, pero se negó a aportar datos sobre la identidad del autor o autores de las declaraciones que incriminan a miembros de la Iglesia. Tampoco quiso precisar quién está en el punto de mira del expediente.

Meilleur afirmó que los investigadores buscan documentos que respalden las declaraciones que apuntan a que los abusos sexuales a menores "que podrían haber sido cometidos por un cierto número de personas en el seno de la Iglesia".

El objetivo del registro es "reunir elementos de prueba", explicó Meilleur.

Los investigadores también acudieron al domicilio del anterior arzobispo, el cardenal Godfried Danneels, quien ocupó el puesto hasta enero pasado, según indicó un portavoz de éste último a la agencia Belga.

Durante el registro los entes estatales utilizaron cámaras para buscar documentos que pudieran haber sido ocultados en las tumbas de los cardenales Josef-Ernest Van Roey y Léon-Joseph Suenes, difuntos arzobispos de Malinas-Bruselas.

Curiosamente el registro se realizó de manera simultanea a una reunión de la Conferencia Episcopal nacional, a la que asiste el nuncio apostólico.

Ya hay documentos eclesiásticos en manos de las autoridades belgas

Eric de Beukelaer, el portavoz lamentó que en otro registro paralelo, la Policía secuestrara todos los documentos de la comisión para la gestión de los casos de abusos sexuales en Bélgica que dirige el experto Peter Adriaenssens a cargo de la Conferencia Episcopal.

"Esto va contra el derecho a la confidencialidad de que se deben beneficiar las víctimas que han decidido dirigirse a esta comisión. Tal acción perjudica por lo tanto gravemente el necesario y excelente trabajo de esta comisión", concluye Beukelaer en la nota.

Secuelas de un duro golpe

La ICAR en Bélgica recibió un duro golpe por la cuestión de la pederastia el pasado 23 de abril, cuando el obispo de la diócesis de Brujas, Roger Vangheluwe, fue cesado por el Papa tras haber reconocido haber abusado sexualmente de un menor cuando era sacerdote.

Las reacción de El Vaticano

El número dos de El Vaticano,el cardenal Tarsicio Bertone, se mostró molesto por el registro policial a la mayor circunscripción administrativa de la ICAR en el Bélgica

El secretario de Estado vaticano dijo que los allanamientos realizados por la policía belga al investigar denuncias de abusos sexuales eran desproporcionados "No hay precedentes para ello, ni siquiera en los regímenes comunistas", dijo Bertone según las agencias.

La Secretaría de Estado del Vaticano expresó "vivo estupor" por "las modalidades" en que fue realizado el registro, así como su "indignación" por el hecho de que "hayan sido incluso violadas las tumbas de los cardenales Jozef-Ernest Van Roey y Léon-Joseph Suenens, difuntos arzobispos de Malines-Bruselas".

"A la consternación por tales acciones, se añade el pesar por algunas infracciones de la confidencialidad, a la que tienen derecho precisamente las víctimas por las cuales se han llevado a cabo estos registros", agregó el Vaticano en alusión al secuestro de algunos documentos internos del arzobispado belga.

¿Y usted qué opina? ¿Cree adecuada el registro del arzobispado? ¿Cree que las investigaciones tomarán mejor rumbo ahora que las autoridades civiles tienen documentos con los registros de las victimas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada