martes, 3 de agosto de 2010

Corte Constitucional de Colombia ampara a los observadores del sábado

La Corte Costitucional de Colombia falló a favor de Héctor Fernando Solórzano, un empleado judicial a quien se le había obligado a asistir los sábados a un curso de méritos en el que aspiraba ascender como juez administrativo.

Solórzano es miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, una denominación protestante que predica la necesidad de guardar el sábado, y lo considera una señal distintiva de los verdaderos creyentes.

Dentro de las consideraciones del fallo se tuvo que "La libertad de religión contempla el derecho de una persona a guardar el sabath, en razón a sus creencias, sin ser sometido a restricciones que no sean razonables ni proporcionadas constitucionalmente"

Como conclusión la Corte dice que "la Sala de Revisión concluye que la libertad de religión de una persona se viola cuando se le obliga a realizar actividades durante el día consagrado al descanso [religioso]"

Este fallo celebrado por los adventistas, y que también favorece a los judíos en Colombia, muestra que una sociedad democrática respeta la libertad religiosa. Cosa muy diferente ocurre en muchos países musulmanes en donde está prohibido enseñar otra religión, y ni que decir del ateísmo y el agnosticismo.

No obstante, el fallo curiosamente es contrario a la escatología adventista. Los adventistas creen, gracias a la profecía de su cofundadora, Elena G. de White, que los Estados Unidos se unirán con el papado para obligar a todo el mundo a observar el domingo como día de reposo. En esta persecución (como la que narrabamos hace poco la de los anabaptistas por parte de protestantes en el siglo XVI), los adventistas serán condenados a muerte.
He aquí algunas de los escritos de la señora White que dan pie a esta creencia:

"Al final de la lucha, toda la cristiandad quedará dividida en dos categorías. La de los que guardaron los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y la de los que adoraron a la Bestia [la Iglesia Católica] y a su imagen y reciben su marca [adoran en domingo]. Si bien la iglesia y el estado se unirán para obligar a "todos, pequeños y grandes, así ricos como pobres, así libres como esclavos" a que tengan "la marca de la Bestia" [es decir, que guarden el domingo] Apocalipsis 15:16, el pueblo de Dios no la tendrá." El Conflicto de los siglos, Pág. 503.

"Una vez que el sábado llegue a ser el punto especial de controversia en toda la cristiandad y las autoridades religiosas y civiles se unan para imponer la observancia del domingo, la negativa persistente, por parte de una pequeña minoría, de ceder a la exigencia popular, la convertirá en objento de execración universal. Se demandará con insistencia que no se tolere a los pocos que se oponen a una institución de la iglesia y a una ley del estado; pues vale más que esos pocos sufran y no que naciones enteras sean precipitadas a la confusión y la anarquía... Este argumento parecerá concluyente y finalmente se expedirá contra todos los que santifiquen el sábado un decreto que los declare merecedores de las penas más severas y autorice al pueblo para que, pasado cierto tiempo los mate. El romanismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en la América del Norte actuarán de la misma manera contra los que honren los principios divinos." El Conflicto de los Siglos, Página 673

Tal parece que la profecía de la señora White está cada vez más lejos de cumplirse. Ya pocos hacen caso a las añejas doctrinas católicas sobre sexo y matrimonio sin divorcio en el Viejo Mundo. La Iglesia Católica mantenía un bastión en Europa en tiempos de la señora White, en el siglo XIX. Muchas iglesias de Francia, Alemania y Holanda son hoy en día bares, cafés o centros comunitarios. Hoy en día, solo Polonía podría ser considerada una nación muy católica. El resto del Viejo Mundo es muy secular, y la religión que más crece es el Islam por la inmigración y las altas tasas de fecundidad. Curiosamente el Señor no le reveló una sola palabra sobre los musulmanes en sus visiones. Estos si verdaderos perseguidores.

Parece también que el día de reposo "verdadero" no es la pelea más fuerte dentro de las denominaciones protestantes, como profetizó la señora White. En la actualidad los episcopalianos y anglicanos están divididos por la ordenación de la mujeres al sacerdocio y aceptar el matrimonio homosexual. La Iglesia Episcopal es la variante norteamericana de la Iglesia Anglicana, propia de Inglaterra, y una de las ramas más grandes del protestantismo en los Estados Unidos y el mundo anglosajón en general. Debates similares han tenido las iglesias luteranas y metodistas. En cuanto a las discusiones más agrias del protestantismo tampoco le salieron las cábalas a doña Elena.

¿Y usted qué piensa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada