lunes, 16 de agosto de 2010

La mezquita de la discordia 2

Por Wafa Sultan, publicado inicialmente por el Instituto Hudson de New York, mayo de 2010.

La mezquita en la zona cero simboliza una victoria sobre los infieles

Una nueva mezquita se está planeando en Nueva York, cerca de la “Zona Cero”, a dos manzanas de donde el World Trade Center se alazaba antes. Esta mezquita es dirigida por un imán, Feisal Abdul Rauf, fundador de la Iniciativa de Córdoba, que propone convertir la ruinosa Burlington Coat Factory en Park Place en un Centro Cultural Islámico que contendrá una mezquita.

Es fundamental estudiar la ideología supremacista del Islam para poder saber, por ejemplo, que la construcción de una mezquita en especial en la Zona Cero es visto por los musulmanes como una victoria decisiva sobre los infieles, una marca del Islam para establecer su objetivo final: someter a todos los demás al Islam y a la ley Sharia.

Diariamente, en todas partes del mundo, son perpetrados ataques mortales por yihadistas ya sea contra los musulmanes o no, con frecuencia, contra los musulmanes -y sobre todo contra las mujeres musulmanas.

El tipo de terror de la jihad, sin embargo, es sólo una manera de los islamistas para llevar a cabo su misión de hacer que los infieles se sometan a la ley Sharia. Otro método es, como el autor Robert Spencer lo llama, una insidiosa, progresiva “Stealth Jihad”.

Si bien el Sr. Shahzad es el yihadista impaciente que trata de destruir a Occidente a través del terror, también existe el segundo tipo de yihadistas, que es mucho más paciente, y que emplea el “Stealth Jihad”. Los jihadistas Stealth son sutiles en su enfoque y se toman su tiempo para lograr el mismo objetivo de la imposición a todos nosotros del islam y la ley Sharia.

Recientemente, dos episodios separados han puesto de relieve esta sombría realidad. El primero es el intento de atentado de Times Square por el terrorista paquistaní, Faisal Shahzad, denominado por Leon de Winter, uno de los comentaristas clave de la CNN, “El Terrorista por la liquidación de una hipoteca”, el cual dijo: “Se puede confirmar que su casa ha incurrido en impago en los últimos años. Es decir, habría que imaginar, que eso le llevó a mucha presión y causó un montón de angustia a su familia. ”

Para alguien que creció en un país musulmán, como yo lo hice, esto sólo puede ser visto como absurdo.

Quizás debería haber una fatwa formal, un edicto religioso llamado la “ejecución de una hipoteca Jihad”. Sin duda, a los de la Universidad Al Azhar en El Cairo – el epicentro de la jurisprudencia islámica – les puede gustar esta idea: Es una forma eficaz de ocultar la narración verdadera del Islam.

Según el Centro del estudio del Islam político (www.politicalislam.com), en los últimos 1400 años, los musulmanes han asesinado a alrededor de 270 millones de kafir, 60 millones de cristianos, 80 millones de hindúes, alrededor de 10 millones de budistas, y unos 120 millones de esclavos africanos. Hasta hoy, por lo que sabemos, no ha habido ningún reconocimiento oficial o disculpa oficial por cualquier organismo oficial Islámico por estas atrocidades. Esta calamidad no es un fenómeno moderno. Ha tenido lugar desde la creación del Islam hace 1400 años.

Esto es lo que el imán Feisal Abdul Rauf, hace unos años en la Institución Chautauqua en Nueva York: “Siete siglos antes de la Declaración de Independencia fue escrita la Ley Shari’a, que estaba destinada a proteger la vida, la religión, la propiedad, la familia y el bienestar mental. Esta es la razón por la que afirman que Estados Unidos es de hecho un estado conforme a la shari’a”.

El Imán evita mencionar que la ley islámica permite, entre otras prácticas crueles, el golpear a las mujeres para hacerlas obedientes, y que la sharia también todavía consagra la esclavitud. ¿No es eso un poco diferente de este sistema americano de leyes? ¿Acaso el imán recomienda que los EE.UU. incorporen las dos últimas prácticas en nuestro sistema para que sea un “estado conforme al islam”?

El Imam dijo además, en Sydney, Australia, que “EE.UU. y Occidente deben reconocer antes el daño que han hecho a los musulmanes, para que el terrorismo pueda terminar.”

La declaración de guerra contra Occidente – como Bin Laden declaró inicialmente – no era, tenedlo en cuenta, sobre la base de este “daño” supuestamente hecho hacia los musulmanes, sino basado en los hadiz, [los informes sobre los dichos y las actividades de Mohammaed y su compañeros ] de Mohammed en Al-Buchary:

“Se me ha ordenado combatir y matar a toda la humanidad hasta que digan que no hay Dios sino Alá y que Mahoma es el profeta de Allah.”

Este Hadith declara la guerra a los no musulmanes, para subyugarlos bajo el Islam con independencia de lo que hagan. Si el terrorismo es causado por el daño “por parte de Occidente a los musulmanes,” ¿por qué entonces los musulmanes sunitas queman mezquitas chiítas en países como Pakistán e Irak? ¿Por qué razón los islamistas han estado lanzando ácido a los rostros de las mujeres en países como Pakistán, Afganistán, Argelia e Irán? ¿Son estas brutalidades cometidas también porque Occidente perjudica a los musulmanes?

Además, todos sabemos que mientras que los musulmanes pueden construir mezquitas y practicar libremente su religión en Occidente, a los no musulmanes se les prohíbe hacer lo mismo en los países islámicos.¿Es esto acaso tan perjudicial para ellos?

Este imán también declaró: “El método islámico de hacer la guerra no es matar a civiles inocentes. Sino que fueron cristianos los que en la Segunda Guerra Mundial bombardearon a civiles en Dresde e Hiroshima, ninguno de los cuales eran objetivos militares.”

En cuanto a las mujeres, el Imam dice que, con respecto al papel de la mujer y la educación de las mujeres en la mayoría de los países musulmanes, que las mujeres son muy activas e involucradas, y que la misoginia existe principalmente en los países tribales de la Península Arábiga. Esta es una imagen vergonzosa y engañosa. La condición de la mujer en los países musulmanes es una desgracia que el mundo ha pasado por alto durante siglos, y por el que ahora está sufriendo un alto precio al haberlo ignorado.

“Un Dios que odia”, el libro que escribí el año pasado, está dedicado a la memoria de mi sobrina Mayyada, que acabó con su corta vida, cometiendo suicidio para escapar del matrimonio infernal que le imponía la Ley en virtud de la sharia islámica. En este momento hay millones de mujeres que experimentan un sufrimiento inimaginable similar, sancionado en su totalidad por la aprobación tácita de la Sharia. Sus relatos son historias no contadas de la opresión y la miseria impensable.

Ahora tenemos un imán musulmán, que aspira a aplicar la sharia en Occidente, y que es un orador hábil y elocuente, disfrazado de “moderación” musulmana. Él usa Taqiyya, el concepto islámico por el que se pide a los musulmanes que mientan y engañen al enemigo, basándose en el Corán 3:28, para engañar a los no musulmanes y a los que son ingenuos o ignorantes, y que caen directamente en sus manos.

Mientras Feisal Rauf se opone a la estrategia de terror de Shahzas Faisal, ambos comparten el mismo objetivo de subyugar a Occidente en el islam y en ley de la Sharia. Los dos Faisal son por tanto las dos caras de una misma moneda.

En cuanto a la mayoría de nuestra gente de EE.UU., están siendo básicamente mantenidos en la oscuridad, y donde los términos como “terrorismo islámico” y “Jihad” no son aceptables de ahora en adelante.

Informar al público sobre los peligros de los yihadistas es ahora políticamente incorrecto. Así que aquí está la fórmula: Los musulmanes tratan de matar o subvertir los no musulmanes a través de la traición a la patria, mientras que los infieles deben evitar nombrar la doctrina y la teología de la que emana la visión del mundo de los musulmanes. De esta manera, los no musulmanes conceden el permiso a los musulmanes radicales para llevar a a cabo su agenda, en la fase avanzada de coaccionarnos para que capitulemos.

Los llamados “progresistas” y partidarios del diálogo interreligioso en los medios de comunicación, en el mundo académico, y en nuestro gobierno no pueden aceptar que en la ideología del supremacismo del Islam, no hay relativismo moral. No pueden aceptar que cuando se trata al Islam, el multiculturalismo es una calle de sentido único que le sirve al Islam, y únicamente a los intereses del Islam. No hay inclusión de otras “formas” o culturas apoyado en el Corán. Incluso el permitir o acomodar a otros puntos de vista puede costarle a un musulmán la vida.

Bajo la libertad de expresión, los musulmanes, al igual que cualquier otro grupo, tienen derecho a criticar a los demás. Pero, ¿dónde se traza la línea entre la libertad de expresión y un acto de sedición? ¿Dónde está el reconocimiento de que el Islam enseña que la ley Sharia reemplaza a todas las otras leyes – incluida la Constitución de los EE.UU.?

Aquí en los EE.UU., no están aprendiendo una lección a partir de la islamización de Europa: a partir de ahora, nos estamos moviendo en la misma dirección por la misma infiltración mismo, por las mismas tácticas usadas en toda Europa – en los niveles más altos de gobierno, mediante normas de adoctrinamiento de la opinión pública a través de la desinformación; doblemente proporcionada por los medios de comunicación, la intimidación y las amenazas, tanto veladas como públicas.a

Thomas Mann, el escritor alemán, dijo una vez: “La tolerancia es un crimen cuando se aplica al mal.” En ese momento, el Sr. Mann se refería al surgimiento del nazismo en Alemania. Su declaración es una llamada de atención para nosotros hoy, y dice la verdad. Debemos tener el valor y el compromiso de actuar contra estos abusos si la libertad ha de sobrevivir.

¿Y usted qué piensa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada