miércoles, 24 de octubre de 2012

El valor de una niña y el odio islamista


Sin haber pasado por un siglo de las luces, ni por la ilustración el mundo musulmán se encuentra aún en las cadenas de su tiránica religión. El Islam -que significa sumisión- desea controlar todos los detalles de la vida humana. Y en la interpretación de Mahoma -la paz fue con él más no con sus víctimas- la mujer quedó relegada a la domesticidad y lo privado. Por ello, y siguiendo fielmente el deseo del profeta , los talibanes han prohibido la educación de las mujeres en las zonas por ellos controladas en Pakistán.

El martes 9 de octubre Malala Yousafzai, una niña de catorce años que escribia en un blog en urdu a favor de la educación para las mujeres recibió un disparo en la cabeza cuando volvía del colegio en la ciudad de Mingora, la principal del Valle de Swat. Los atacantes los fundamentalistas musulmanes que prohibieron a las niñas ser educadas.

Malala fue llevada a Inglaterra en donde fue operada en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham en donde le fue extraída una bala alojada en el cuello y cerca de la médula espinal. Pese a que no puede hablar por la traqueotomía que se le practicó, el director del hospital, Dave Rosser, dijo hoy que la niña, de 14 años y que recibió un balazo en la cabeza, se comunica con el equipo médico con notas escritas y adelantó que podrá recuperarse "prácticamente por completo".

"No tenemos ninguna razón para creer que no podrá hablar una vez se le retire el tubo en unas pocas semanas", afirmó Rosser, quien comentó que la niña ya se ha puesto de pie con ayuda del personal del hospital. Según Rosser, hasta dentro de al menos dos semanas recibirá la cirugía reconstructiva.

El ataque del 9 de octubre fue reivindicado por los talibanes, que habían amenazado en el pasado a su familia y que dijeron que matar a Malala era una "obligación bajo la sharía (ley islámica)". Además de la prohibición de educación a las niñas y adolescentes el Talibán ha estado reclutando y adoctrinando adolescentes fáciles de impresionar para que realicen ataques suicidas en Pakistán.

Yousafzai recibió en el 2011 el Premio Nacional de la Paz por su defensa de los derechos humanos frente a los ataques de los integristas talibanes que dominaron el valle del Swat en Pakistán en la ofensiva militar de 2009.




Muchas personas piensan que acciones como las cometidas por el talibán no representan al islam o que tal cosa no está contemplada en el Corán. Ignacio Gutiérrez de Terán, doctor en filología árabe y profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid, le dijo al diario colombiano El Espectador que “la mujer, aun bajo la interpretación más abierta del islam, nunca tendrá igualdad plena con el hombre, pero tampoco una posición tan degradada como pretenden los talibanes”. Pero, Paul Sullivan dice que "El islam tiene poco que ver en esto. La ley talibán es realmente más cercana a las leyes tribales que a la religión musulmana. Los talibanes son un culto que no se representa sino a sí mismo”.

No obstante, es necesario recordar que el carácter del islam es totalitario, y mientras exista esta religión siempre habrán algunos que motivados pro ser estrictos a una verdad que consideran incuestionable terminen haciendo estos actos tan inhumanos.

"No encuentro ninguna diferencia entre el Islam y los fundamentalistas islámicos. Creo que la religión es la raíz, y de la raíz crece el fundamentalismo como un vástago venenoso. Si suprimimos el fundamentalismo y mantenemos la religión, entonces un día u otro el fundamentalismo volverá a crecer. Necesito decir esto porque algunos liberales defienden siempre el Islam y culpan a los fundamentalistas de los problemas. Pero el Islam en sí mismo oprime a las mujeres. El Islam en sí mismo impide la democracia y viola los derechos humanos."  decía la exmusulmana Taslima Nasrin. En mi opinión Nasrin, también amenazada por los fundamentalsitas, no se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada