viernes, 13 de diciembre de 2013

El templo que sobrevió al Tifón y biblias para damnificados

El poderoso tifón Haiyán que pasó por Filipinas el 8 de noviembre de 2013 dejó 6,009 muertos, 1779 desaparecidos y cuatro millones sin hogar.

Después del paso de la tormenta se conocieron las fotos del desastre. Una de ellas saltó a las redes sociales por parte de la página oficial de la Iglesia Adventista en Filipinas. En ella se mostraba un templo adventista en la ciudad de Toclobán de pie mientras las viviendas alrededor estaban destruidas.

Lo más curioso fueron las reacciones de miles de creyentes adventistas que calificaron milagroso el evento y daban gracias a su dios por mantener de pie la edificación. Otros lo vieron como señal de que la Iglesia Advenstista del Séptimo Día es la "religión verdadera".


Por ejemplo una persona llamada Vukiva afirmó: "Este es el testimonio para todas las personas para que vean que Dios existe y su iglesia permanece. Cree en dios y te fe en él y serás salvo también"

Una vez conocida las respuestas de los creyentes muchos ateos y agnósticos hicieron las preguntas lógicas ¿Esté es la mejor manera que tiene su dios para manifestarse?, ¿No se debería a que la iglesia estaba hecha de concreto?, ¿Qué moral tiene su dios para mandar una señal por medio de esta destrucción?


A favor de los adventistas hay que afirmar que la agencia de ayuda humanitaria de esta denominación ADRA Internacional trabajó en dos zonas muy afectadas del Norte: Cebú e Iloilo. ADRA envió alimentos y suministros de emergencia a las zonas afectadas. No obstante eso no quita la deficiente lógica a la hora de querer hacer ver este desastre como una señal de la segunda venida Jesús o peor aún creer que un templo de concreto en pie es una manifestación de un milagro divino.

Por su parte la Sociedad bíblica ha hecho un pedido para enviar Biblias a Filipinas en tágalo.  Nora Lucero, directora de la SB de Filipinas, informó que ya se han enviado miles de porciones bíblicas a las agencias de rescate que están trabajando en las zonas de desastre pero que todavía se necesitan alrededor de u$s 100.000.- para llegar a la meta de 50.000 porciones bíblicas y 50.000 Biblias que la SB planea enviar con urgencia. 

Lucero afirmó que "nosotros sabemos que la esperanza verdadera viene de la Palabra de Dios. Es a través de Dios y sus promesas que podemos estar seguros en cuanto a que nuestro futuro está en las manos amorosas de Dios.» Bueno, al menos los adventistas mandaron comida, que resultó más útil.

Para los ateos, las tormentas como Haiyan son prueba de que un dios misericordioso no existe. Sam Harris comentó después del tsunamí de Japón: “O Dios no puede hacer nada para impedir catástrofes como esta, o no le importa, o no existe. Dios es: o impotente, o malvado o imaginario. Elige sabiamente”.

¿Y usted qué opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada