martes, 18 de marzo de 2014

Ondas gravitacionales desde el Polo Sur confirman el Big Bang

Investigadores con un telescopio en el extremo sur del planeta afirman haber descubierto pruebas distintivas sobre la inflación del universo después del Big Bang debido a patrones de ondulación en la luz temprana del Cosmos, que pueden ser sólo producidos por ondas gravitacionales


Por Glenys Álvarez

Imagina que dejas caer una bola de boliche sobre un trampolín. Así es, a los físicos les encanta usar bolas para explicar cómo funciona el espacio de acuerdo a la Teoría de la Relatividad de Einstein. De hecho, si te vas a YouTube, encontrarás un sinnúmero de personas alrededor de trampolines, mesas de billar y usando canicas, para explicar la gravedad, las órbitas y esa características de distorsión que tiene el espacio. Precisamente, las distorsiones que son creadas por la bola de boliche al caer sobre el trampolín los astrofísicos las corresponden con ondas gravitacionales (mientras más grande sea la bola mayores serán las ondas), un fenómeno que está ardiendo desde ayer por todos los sectores científicos. La noticia del momento.

Imagina ahora que una pequeña canica daba vueltas en el trampolín antes de que la bola de boliche cayera. ¿Qué pasa cuando cae? Pues la canica es atraída hacia ella por las ondas creadas a su alrededor. Las ondas gravitacionales son ondulaciones en el espaciotemporal que viajan despedidas por una fuente de origen. Imagina entonces la fuerza de las ondas gravitaciones despedidas por un agujero negro supermasivo. Poderosas, ¿no?

Por otro lado está la radiación del fondo cósmico de microondas. Esto es algo importante porque hasta ahora es una prueba esencial de la existencia de un comienzo para el universo, de una Gran Explosión. Esta radiación aparece por todos lados en el cosmos, en cualquier dirección que mires ahí está, por supuesto, no la podemos ver con nuestros ojos, fue necesario crear un instrumento que las recogiera. Y así fue, de hecho, nos dicen cosas impresionantes sobre esta radiación. Los astrofísicos mirando profundamente en el Universo, que es lo mismo que mirar su pasado, afirman que pueden ver esta radiación 378,000 años después del Big Bang, eso no es mucho tiempo en astrofísica. También nos dicen que antes de que esta radiación fuera producida por la explosión, el universo era un plasma opaco, caliente y denso que contenía materia y energía. Pensar en eso es excepcional.

Antes de tener estas evidencias sobre la Gran Explosión, la teoría del Estado Estacionario decía que la materia siempre era creada en el Universo mientras éste se expandía. Entonces las cosas cambiaron con el fondo, al parecer, el Universo nació de una gran explosión y, aunque existen aún anomalías sobre la radiación, que debería de ser la misma por todo el Cosmos pero no es así, esa evidencia ha mantenido al Big Bang como la teoría primaria para explicar el universo.

Pues bien, ahora han descubierto nuevas pruebas. El responsable ha sido un telescopio en el Polo Sur que andaba midiendo la polarización de la luz en los primeros años del Cosmos, se llama BICEP2 (Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization 2), y fue fundamental para el descubrimiento. El telescopio permitió a los científicos analizar la polarización de la luz que quedó luego del nacimiento cósmico.

Si el descubrimiento se mantiene luego del escrutinio que se espera para confirmarlo, permanecerá como prueba de cómo el universo se expandió rápidamente en menos de una billonésima de segundo después del Big Bang. Lo que es más, los investigadores descubrieron evidencia directa por primera vez de las ondas gravitacionales, que han sido consideradas los “primeros temblores de la Gran Explosión”.
La observación demuestra la inflación que explica “la 'explosión' en la Gran Explosión”, manifestó en un video de la Universidad de Stanford, Chao-Lin Kuo, profesor asistente de física y colaborador en BICEP2. “La inflación explica por qué tenemos todas estas cosas en el universo”.

Precisamente, otro ejemplo que usan los físicos, además de inflar un globo, es imaginar que horneamos un pastel de pasas. Kent Irwin, físico de Stanford, quien trabajó en los sensores y los sistemas de lectura utilizados en el experimento, explica que a medida que “la harina se expande, la distancia entre todas las pasas aumenta. Todo en el universo que vemos ahora, en un momento antes de la inflación, era más pequeño que un electrón. Y luego se expandió durante la inflación, más rápido que la velocidad de la luz”.

Los investigadores en el telescopio buscaban un tipo específico de polarización llamado “modos-B”, que significa un patrón que se ondula o se ensortija en las orientaciones de polarización de la luz del universo antiguo, un patrón que sólo podría ser creado a partir de las ondas gravitacionales, eso fue lo que encontró BICEP2.

Por supuesto, son unos primeros resultados de algo sumamente importante. Por lo tanto, debemos actuar con cautela al respecto, esperar confirmaciones y refutaciones, como ha ocurrido con la radiación del fondo cósmico, por el momento, todos los caminos sugieren un 'Big Bang' y una rapidísima expansión.

“Tengo muchas ganas de ver estos resultados confirmados o refutados por otros experimentos en los próximo años”, expresó David Spergel, profesor de astrofísica en la Universidad de Princeton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada