martes, 6 de mayo de 2014

Islamistas secuestran a niñas que estudiaban para venderlas como esposas


Tristes noticias llegan desde Nigeria, en donde el grupo islamista Boko Haram, secuestró a 230 niñas y señoritas de una escuela. Las mujeres con edades que oscilan entre los 10 y 20 años fueron obligadas a subirse a siete camionetas y luego fueron llevadas por los soldados de Alá a la selva húmeda tropical.

Los seguidores fanáticos del Corán consideran que la educación es un pecado y consideran imposible que las mujeres reciban educación. Nigeria se encuentra en una situación desesperada, en la que el norte musulmán se encuentra bajo la sharia o ley islámica y en el que el grupo islamista Boko Haram (que traduce "la educación es un pecado") ha cometido una serie de atentados a iglesias cristianas y escuelas seculares, se opone especialmente a la educación de las mujeres. Según su versión de la sharia, las mujeres deben estar en casa cuidando de los niños y de sus maridos, no en la escuela para aprender a leer y escribir. Boko Haram es responsable de la muerte de 1.500 personas en lo que lleva corrido el 2014 y desea llevar el pensamiento totalitario del islam a toda Nigeria.

El secuestro fue cometido el 14 de abril y se realizó en el pueblo de Chibok, de mayoría cristiana. 

El líder militar y religioso de Boko Haram, Abubakar Shekau, hizo el reclamo en un video de más de una hora de duración, que obtuvo la agencia AFP el lunes 5 de mayo de 2014.

"Yo he secuestrado a sus niñas. Por Alá que las venderé en el mercado... Hay un mercado para vender humanos. Alá me dice que debo venderlas. Él me ordena venderlas. Venderé a las mujeres. Venderé a las mujeres. He dicho que la educación occidental debe cesar. Las niñas, deben abandonar (la escuela) y casarse", añadió Shekau, que aparece vestido con un uniforme militar y de pie frente a un vehículo blindado y dos camionetas con ametralladoras.

Algunas niñas que han escapado narran que han sido insultadas, humilladas y violadas.

Otras monstruosidades recientes de este grupo son:
El 30 de diciembre de 2012 mataron a 15 cristianos a machete en la ciudad de Maiduguri.
En marzo de 2013 asesinó el 3 de marzo a 13 cristianos que se encontraban trabajando en una fábrica; pocos días más tarde, incendió 250 colegios en el Estado de Kano.
En mayo del 2013 asesinó al líder pentecostal Ayo Oritsajafor en la ciudad de Maiduguri, 
En febrero de 2014 Boko Haram acuchilló y quemó al menos 59 estudiantes de una escuela. 
En enero de 2014 masacró a 12 cristianos en el estado de Borno.

Muchos periodistas occidentales, como Gustavo Valdés  de CNN en español mostraron su asombro de que el secuestro de las niñas y que acciones como estas se hagan en nombre de la religión: "Es increíble que en el siglo XXI aún hayan lunáticos que utilicen la religión para realizar acciones como esas, usando a las mujeres como si fueran seres inferiores." 

Si, es lamentable, pero no increíble. No es increíble porque se sigue considerando en el mundo la fe como una virtud y al pensamiento crítico como algo indeseable. Se sigue pidiendo no hablar duro en contra de la religión porque algunas personas se pueden sentir ofendidas. Mientras no se cuestione el islam, el Corán y a su supuesto profeta siempre nacerán fanáticos dispuestos a llevar a la práctica el proyecto político totalitario que contempla en Corán. Al analizar la historia del islam, de su fundador, de la forma como el Corán trata a las mujeres y a los infieles las acciones de Boko Haram no son más que un resultado esperable. Mientras exista la fe religiosa, mientras se consideré que hay un libro sagrado, un profeta incuestionable, la humanidad seguirá teniendo un desangre a manos de quienes dicen actuar en nombre de Alá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada