domingo, 28 de septiembre de 2014

Las excusas de los religiosos homofóbicos en el caso de Sergio Urrego

El pasado 4 de agosto Sergio Urrego, un adolescente de 16 años se suicidó en Bogotá tras sufrir el acoso de las directivas de su colegio por ser gay. 

El hecho conocido por la opinión pública hasta un mes después generó una gran controversia que tiene a la rectora, a la psicóloga y a un docente con la posibilidad de enfrentar tres cargos criminales. Mientras los hechos judiciales se adelantan, causa extrañeza la reacción del grupo Voto católico, que califica este suicidio como un acto político que busca atacar la libertad religiosa de los colegios católicos. 

El acoso

Según narró la señora Alba Reyes, madre de Sergio, al diario El Espectador, el acoso a su hijo inició cuando uno de sus profesores, el señor Mauricio Ospina, decomisó un celular en el que estaba una foto de Sergio dándose un beso con Danilo, su novio. Danilo y Sergio pertenecían al mismo curso y ya estaban en el último grado de bachillerato. El profesor Ospina consideró terrible esa evidencia y la llevó a la rectora del colegio, la señora Amanda Azucena Castillo Cortés, quien inició una persecución contra Sergio, quien además era abiertamente ateo y se consideraba anarquista.

La psicóloga del Colegio Gimnasio Castillo Campestre, la señorita Ibonn Andrea Cheque Acosta, en lugar de calmar a los profesores y a la rectora y explicarles que la orientación homosexual no es una enfermedad ni una aberración se sumó al acoso. Pidió a los jóvenes contar en su casa su condición, y pidió una terapia psicológica. Sergio fue al psicólogo, quien reportó que no había nada malo en él. Pero este resultado no le gustó a las directivas. Pasado el receso de mitad de año, la psicóloga pidió a Sergio no volver al colegio por no tener este dictamen los requisitos pedidos.

"¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buenas?"  

Libro que mencionó que estaba leyendo la psicóloga
 del colegio de Sergio, antes de que cerrará su cuenta
 en Facebook a raíz del escándalo.
Según una compañera de Sergio “La veedora del colegio, Rosalía Ramírez, y nuestra rectora, Amanda Azucena Castillo, dijeron que no podíamos tener gente como esa en nuestra institución y ahí fue cuando comenzaron los problemas” El problema aumentó cuando Danilo fue retirado por los padres de él y se le prohibió todo contacto con Sergio y demás compañeros. Los padres de Danilo demandaron a Sergio por acoso sexual, y esto agudizó la crisis de Sergio y su familia.

Sergio decidió poner fin a su vida lanzándose desde la terraza de un centro comercial en Bogotá.  En una carta de despedida comentó: “Esta carta se ha escrito con el fin de esclarecer ciertos datos acerca de la denuncia de acoso sexual que han puesto los padres de mi expareja. Lo hago de manera escrita debido al suicidio que he cometido y porque no quiero que los 16 años de vida que tuve se hallen con una oscura mancha llena de mentiras” En su facebook dejó escrito: “Mi sexualidad no es mi pecado, es mi propio paraíso”. 

Quieren aniquilar la libertad religiosa: Voto católico


Sin el menor grado de sonrojo, ni de crítica hacía las directivas del colegio, el grupo voto católico - desde su sitio web católico, afirmó que el suicidio de Sergio era una acto político:
"según la madre del menor, el suicidio fue motivado por la discriminación e “homofobia” de las directivas del colegio al que pertenecía. Por eso el caso se ha convertido en bandera del Lobby LGBT en su arremetida contra la educación católica.... 
"¿Qué significa afirmar que el suicidio de Urrego fue “un acto político”? Esencialmente, que no se trató de un acto desesperado e inconsciente, sino de un acto deliberado y con un objetivo claro, en el marco de la agenda política propia de la ideología con la cual se identificaba."
"Entonces surge la gran pregunta. ¿Por qué se pretende culpar a las directivas de la institución por el suicidio de alguien que exaltaba el suicidio como expresión máxima de “libertad”? Las autoridades, en vez de estar viendo cómo pueden inculpar a la directora del colegio y usar el caso como excusa para la aniquilación de la Libertad Religiosa, deberían estar alarmados por la popularidad que las ideologías suicidas están ganando entre los adolescentes colombianos." 
Es absurdo que se considere que no fue un acto desesperado. La situación de incomunicación con Danilo, la imposibilidad de terminar el bachillerato con sus amigos, la demanda de la familia de Danilo, y las acusaciones de la rectora y dueña del colegio que no era muy amiga de gays, ateos y anarquistas, era una situación que lo estresó en grado sumo. El hecho que él considerara que el suicidio es un acto liberador no excusa a los muy cristianos docentes y directivos docentes.

Hay que fortalecer las familias heterosexuales: Procurador

Esperable también era la respuesta del procurador Alejandro Ordoñez Maldonado, católico lefebvrista, encargado de la guarda de los derechos humanos en Colombia. 

“Hace cerca de dos años la misma Unesco sacó una estadística relativa a los suicidios de los niños en Bogotá de cerca de 80 o 100 suicidios de niños en un año en 2011. Eso lo que demuestra es una patología social pero normalmente las patologías sociales son familiares, la destrucción de la familia trae como consecuencia estas patologías sociales”, dijo el procurador Ordóñez.

Que entre líneas, y conociendo al procurador, significa que es el reemplazo del matrimonio católico por el civil y la unión libre, y la introducción del divorcio la causa del suicidio de Sergio.  

El jefe del Ministerio Público agregó que “el Estado debe estar no solamente preocupado sino diseñar políticas públicas en perspectiva de familia”. Por perspectiva de familia entiéndase solo el matrimonio heterosexual y ojalá por lo católico. Cabe recordar que el procurador Ordoñez considera que no existen las familias homoparentales, a pesar de un fallo de la Corte Constitucional.

Las lagrimas de cocodrilo del concejal de la discriminación

Otro religioso que también reaccionó sin achacar a la homofobia la causa del suicidio fue el concejar pentecostal Marco Fidel Ramírez, quien se autodenomina, el concejal de familia. Curiosamente afirmó: "Lamento profundamente el suicidio de Sergio Urrego. Un inmenso abrazo para toda su familia".

Abrazo que se siente falso, cuando él precisamente twittea casi a diario contra la igualdad LGBTI. Precisamente fueron sus discursos rancios, los del levítico, los del misógino Pablo de Tarso y de los papas los que han fomentado la discriminación que cegó esta vida.  




La Biblia es perjudicial para la salud. Dice este cartel en un plantón de rechazo a la homofobia del Colegio Gimnasio Castillo Campestre el pasado 12 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada