miércoles, 18 de mayo de 2016

Juez ordena al Padre Chucho abstenerse de invadir parque público


Compartimos una pequeña, pero significativa victoria judicial de activistas ateos de Bogotá, Colombia.

Tomado del comunicado de prensa de la Asociación de Ateos de Bogotá

En fallo de segunda instancia el Juzgado 31 Civil de Bogotá ordenó a la Diócesis de Fontibón y al sacerdote Jesús Hernán Orjuela (Alias Chucho) abstenerse de realizar misas en el Parque Castilla, a fin de velar por el derecho a la recreación, la salud y el uso del espacio público de los niños, vecinos y ciudadanos en general que viven o frecuentan las zonas aledañas al parque y el parque.

Desde el año 2013 el sacerdote Orjuela venía haciendo uso del parque del barrio Castilla para misas campales con sonido profesional los días domingos y los 14 de cada mes. Esto llevó a que un miembro de la Asociación de Ateos de Bogotá tutelara como adulto por los niños y adolescentes que se han visto afectados.

La Diócesis de Fontibón y el padre Orjuela le dijeron al juez en el proceso que se trataba de “una persecución religiosa a la Iglesia Católica”, argumento respaldado por la Junta de Acción Comunal, que dijo que “esto se ha realizado por años” y no veía afectación alguna.

El juez dictaminó que no se trataba de persecución religiosa, pero dejó claro que en este caso “se sale del ámbito de los espacios privados y se traslada al público, en cuyo caso es necesario que esa actividad se realice dentro de unas normas mínimas de convivencia con respeto de los derechos de toda la comunidad y respetando el derecho de los niños a la sana recreación en los espacios que fueron destinados para ello, incluidos los que no pertenecen o no están interesados en participar en dicha actividad. Cuando esto último ocurre, se presenta una colisión de derechos fundamentales”.

En este proceso el Jardín Botánico conceptuó que las actividades del sacerdote sí han afectado la zona verde, mientras que la Secretaría de Ambiente inició proceso sancionatorio contra la parroquia de Orjuela por exceso de ruido en el 2015 y añadió que a sus funcionarios se les había impedido realizar mediciones cuando asistían a las misas campales.

En el fallo el juez pide a la Alcaldía de Kennedy y la Policía que le den estricto cumplimiento a la decisión. También pide a la Personería estar al tanto para que esta situación no se repita.

La acción de tutela se interpuso luego de que el padre Orjuela reincidiera con sus misas campales, a pesar de que en diciembre pasado ya se había dejado claro que él estaba infringiendo la norma. A las deliberaciones del pasado diciembre asistieron el IDRD, la Alcaldía Mayor, la Alcaldía de Kennedy, la ONG Bogotá Atea, feligreses de la parroquia y la Junta de Acción Comunal.

Las ONG Asociación de Ateos de Bogotá y Bogotá Atea manifiestan su satisfacción con el fallo y estarán atentas a que este se cumpla y se haga cumplir por las autoridades distritales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada