jueves, 14 de septiembre de 2017

El pastor que ordenó a Irma detenerse... y falló

El pastor Guillermo Maldonado de la Iglesia el Rey Jesús afirmó que con oración y el poder de Jesús detendría el huracán Irma, el cual no llegaría a La Florida. Después de lo acontecido, ha quedado demostrado que sus oraciones no sirvieron para nada.

"Padre, en el nombre de Jesús, como apóstol con autoridad sobre este territorio, en el nombre de Jesús yo ordeno a los vientos del este, ordeno al huracán, tu nombre es Irma. Irma yo te ordeno en el nombre de Jesús que donde estés ahora, yo te ordeno desintégrate, vete ¡sal fuera de nuestra la costa! ¡vete a lo profundo del mar! Te reprendo Irma"

Pero Irma, no solo no escuchó, sino que golpeó con fuerza a La Florida, Cuba, Puerto Rico y otras islas, siendo catalogado el segundo más poderoso desde que se lleva registros.

Publicación del pastor Maldonado antes de
su milagro fallido. 
Frente a las burlas y críticas, de ateos y sectas rivales, el pastor Maldonado se defendió diciendo que este huracán era una señal de la inminente segunda venida de Jesús. ¡Cómo si inminente fuera más de dos mil años! y agregó que su ministerio ha orado en el pasado para que doce huracanes no llegaran a La Florida y había tenido éxito.

En una transmisión en vivo de Facebook, añadió las siguientes perlas de superstición: "usted sabía que hace dos semanitas hubo un eclipse, y a través de toda la Escritura, después de que se miraba un eclipse hay un patrón de juicio siempre. Y muchas señales dicen que Cristo viene pronto"

Pidió también que "orar con la seguridad de que nuestro Padre Celestial está en control de esta circunstancia." 

Más superstición evangélica

Además del pastor Maldonado, otros líderes evangélicos dieron explicaciones sobrenaturales al fenómeno del huracán Irma con la divinidad.

Uno de ellos es Rick Joyner, fundador y director del ministerio MorningStar. Este teólogo afirma que los huracanes no tienen nada que ver con el cambio climático, pues “el verdadero problema con el clima y todo lo demás en este mundo tiene que ver con el pecado y la maldad. La tierra toda clama a causa del derramamiento de sangre inocente. Esto hace más mal que la eliminación de CO2 o cualquier cosa así”.

Otro presunto  profeta es el pastor Kevin Swanson quien afirmó en su programa de radio que la destrucción de Houston por el huracán Harvey fue un castigo hacia la ciudad por defender abiertamente la agenda LGBT y haber elegido una alcaldesa lesbiana. Él insiste en que éste es un llamado al arrepentimiento nacional.

"Aquí hay una ciudad [hablando de Houston] que se ha jactado de su devoción LGBT, su afinidad por el movimiento de la perversión sexual en América, y ahora está bajo el agua" 

"Jesús envía un mensaje a casa, a menos que los estadounidenses se arrepientan, a menos que Houston se arrepienta, a menos que New Orleans se arrepienta, todos perecerán"

Pastor Kevin Swanson, arriba a la izquierda. Pastor Rick Joyner, arriba a la derecha.
Abajo. Huracán Irma antes de de llegar a Puerto Rico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario