lunes, 5 de agosto de 2013

Ultraortodoxos dan martillazos a bus por no segregar a las mujeres

Los judíos ultraortodoxos en Israel protagonizan con relativa frecuencia noticias por sus posiciones retrógradas. Después de haber llevado una campaña de destrucción de teléfonos inteligentes, protestado por la apertura de negocios en sábado o de la educación para las niñas, tenemos un nuevo caso de protesta pidiendo que las mujeres sean segregadas en los buses. 

Cabe recordar que el el 2011 un acoso similar fue contrarrestado con valentía por Tania Rosenblit, noticia que en su momento comentamos en este blog.


Un grupo de ultra ortodoxos o "haredim" (temerosos de Dios), en Beit Shemesh, atacó a martillazos a un autobús de la empresa Egged una hora después de que un individuo de esa secta fanática judía fuera detenido por la policía, en esa misma calle, por exigirle a una mujer que se siente en parte trasera del ómnibus.

Las ventanas del autobús quedaron completamente destrozadas, aunque la policía apuntó que nadie resultó herido en el violento incidente ocurrido, en pleno mediodía.

La conmoción comenzó cuando un hombre haredí retrasó el autobús, y presuntamente discriminó a una pasajera sentada, exigiéndole que se vaya hacia la parte trasera del vehículo. La policía fue convocada y se llevó detenido al supuesto provocador. Los agentes también se llevaron a una mujer, para ser interrogada, por obstaculizar el arresto.

Además, otros dos hombres ultra ortodoxos fueron detenidos por los disturbios y el bloqueo de un autobús. Al menos tres autobuses fueron atacados con piedras por ultra ortodoxos extremistas, desde que ocurrió ese incidente.

La compañía de autobuses Egged anunció que condena "todo intento de excluir a las mujeres en la esfera pública".

¿Y usted qué opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada